Al momento

A prueba: BMW X2, haciendo alarde del estilo

Hemos puesto a prueba a la más reciente adición de la familia X de BMW, una pequeña SUV llena de estilo, y con un corte completamente personal que privilegia el estilo sobre la practicidad

El aumento en la demanda de nuevos productos con carrocerías tipo SUV ha aumentado de manera significativa, por lo que los fabricantes en general se han dedicado a llenar el mercado con múltiples opciones que pretenden responder a las necesidades de todos los clientes, y a veces, crear necesidades muy puntuales para atacar los gustos de los clientes que aprecian el estilo y la personalización sobre el espacio y la comodidad. Es justo para lo que BMW ha creado a la X2, un SUV que ellos denominan como un SAC, un Sport Activity Coupé.

De formas muy atractivas, la nueva X2 presenta un producto muy bien logrado, que se aleja ser catalogado como un vehículo de entrada, carente de personalidad. Por el contrario, podemos encontrar muchos detalles únicos muy cuidados, que nos confirman su orientación personal y de lujo.

bmw_x2_20

Agresividad atractiva

Estéticamente hablando, la X2 incorpora muchos detalles estéticos provenientes de la última hornada de vehículos de la marca germana, de los que destaca al frente, los grupos ópticos de tecnología LED que, junto con un cofre con líneas muy marcadas, otorga un frontal muy agresivo.

La típica parrilla doble de BMW también presenta una nueva disposición con elementos más anchos, mientras que la fascia presenta unas tomas de aire de grandes dimensiones que, a los costados, hace uso de formas triangulares para enfatizar el carácter de agresividad.

Al pertenecer a la versión más equipada M Sport X, tiene detalles en la carrocería que, con un exclusivo terminado gris satinado, a primera vista pareciera que es de los plásticos negros comúnmente utilizados en las SUVs, en realidad tiene muy buena estética y se extiende alrededor de toda la camioneta.

En el costado, la silueta nos deja observar una línea de techo más baja que en la X1 con una caída muy pronunciada hacia la parte trasera, que a su vez forma un poste C más grueso que acomoda un logotipo de la casa bávara muy al estilo de los coupés de los años 70. Mientras que en la parte baja encontramos una moldura plástica a color de la carrocería para completar el look.

bmw_x2_9

En la parte trasera, la estética continua con la sensación de agresividad, con unas calaveras alargadas, similares a lo que tenemos en el renovado Serie 1. También, tenemos un spoiler en la parte alta del pequeño medallón y en la parte baja un pequeño difusor con el mismo terminado gris, enmarca una salida doble de escape, que alardea sus intenciones velocistas.

La unidad de prueba que tuvimos estaba configurada con opcionales hasta el tope, de los cuales los hermosos rines de aluminio de 20 pulgadas de doble tono eran una de ellas.

bmw_x2_interior

Lujo estrecho

Por dentro nos encontramos con una cabina lujosa, pero menos propositiva, que hace uso de muy buenos materiales y un ensamble muy bueno, con enraces bien logrados e insertos muy interesantes.

El espacio dentro de la cabina no es muy amplio, a pesar de que se cuenta con un techo panorámico que ayuda con la sensación de espacio, pero que debido a las caprichosas formas de la camioneta, como el techo bajo, es fácil entender la verdadera orientación personal de la pequeña SUV. Incluso es complicado ingresar para personas de buena estatura.

bmw_x2_interior13

Pero aún así, la postura de manejo es bastante buena con unos asientos de muy buena sujeción, que vienen tapizados en alcántara con tela, pero que, en nuestra X2 de prueba, venía con la opción de piel de muy buena calidad.

Es fácil encontrar la posición óptima de manejo, con muy buena visibilidad hacia el frente, porque para la parte posterior no es muy buena, por el medallón pequeño y los postes C muy gruesos.

El espacio para los ocupantes traseros es apenas suficiente, aunque sorprende en el espacio para cabeza, incluso con la pronunciada caída del techo.

De igual manera, la cajuela con 470 litros, es generosa y cuenta con apertura eléctrica. Además de contar con un espacio extra por debajo del piso de la cajuela, donde normalmente se ubicaría la llanta de refacción. Lo que la pone por encima de la Audi Q2, al menos en espacio.

bmw_x2_cajuela

La lista de equipo disponible para la versión más equipada de la X2 también es suficiente, con climatizador de doble zona, clúster con pantalla digital y sonido de alta fidelidad, a la cual se le puede agregar muchísimo equipo por medio de las opciones de BMW.

Nuestra pequeña X2 contaba con casi todas las opciones disponibles a su disposición, de la que destaca una pantalla táctil de 8.8 pulgadas, con sistema mejorado de navegación, y la posibilidad de conectar nuestro teléfono a la interfaz de Apple CarPlay de manera inalámbrica, y no, no hay opción para Android Auto. Dentro del paquete de navegación también se incluye un head-up display mediante el cual podemos visualizar diferentes advertencias y seleccionar la fuente de audio junto con los mandos al volante.

El sistema de sonido equipado también es opcional, con múltiples bocinas y subwoofer, firmado por Harman Kardon de muy buena respuesta.

Pero también tenemos equipo de serie que hace la diferencia a bordo, como la cámara de reversa con sensores de estacionamiento, que también proyecta los obstáculos al momento de estacionarnos, compensando la mala visibilidad hacia atrás.

Propulsión adecuada

bmw_x2_motor

Debajo del cofre, encontramos el conocido motor de 4 cilindros y 2 litros de desplazamiento, turbocargado, que genera 192 caballos de fuerza y 206 libras-pie de torque, que, a través de una caja de doble embrague de 7 velocidades, manda toda la fuerza a las ruedas delanteras, sí a las ruedas delanteras.

La respuesta del motor es bastante efectiva en función del modo de manejo seleccionado, que muestra mucha diferencia entre los modos EcoPro y Sport, el primero mostrando una respuesta tardía al pisar el acelerado y la Sport con un sentir más explosivo.

Durante nuestras pruebas dinámicas, nos fue posible conseguir una cifra de 9.04 segundos al acelerar de 0 a los 100 km/h, entregando una buena respuesta tanto del 4 cilindros, como de la caja, que hace los cambios de manera rápida sin perder el empuje.

DCIM100MEDIADJI_0051.JPG

En el frenado también tuvimos muy buena respuesta, frenando desde los 100 km/h hasta 0 en apenas 38.9m, cifra esperada en el paquete de frenos M, también equipados de manera opcional y que presentan una muy buena sensación y resistencia a la fatiga.

Pero, así como la respuesta del propulsor es muy sensible al modo de manejo seleccionado, también lo es el consumo, durante nuestras pruebas conseguimos 9.8 km/l, alternando entre los modos Eco-Pro y Sport mientras circulábamos en la ciudad.

La calidad de marcha es buena, pero debido a que contamos con las llantas opcionales de perfil muy bajo, se filtran muchas de las irregularidades del camino, sin llegar a ser incómoda.

Costosa seguridad

bmw_x2_interior_headup

En cuanto a seguridad, tenemos como equipo estándar frenos de disco mejorados, incluídos en el paquete M Sport, con sistemas electrónicos de estabilidad y tracción, frenos ABS, 6 bolsas de aire y anclajes ISOFIX en las plazas traseras.

Pero como la camioneta que tuvimos a prueba estaba equipada con todo lo disponible, también tuvimos acceso a el paquete de asistencias a la conducción, que también muestra advertencias a través del Head-Up Display.

bmw_x2_interior20

Dentro de dicho paquete tenemos advertencia de colisión frontal con detección de peatones, control crucero con limitador de velocidad y asistente de cambio involuntario de carril, que mediante vibraciones en el volante, nos avisa de un desplazamiento involuntario.

Pero que, debido a que calza llantas de perfil tan bajo, es difícil distinguir las vibraciones de dicho sistema con las imperfecciones de las calles. Además de funcionar solamente en las escasas calles con excelente balizamiento de nuestras ciudades.

Oferta exclusiva

BMW plantea con la introducción de la X2 a su gama de SUVs, un enfoque diferente a lo que vimos cuando probamos a la Q2 de Audi (su principal rival), alejándose de ofrecer un producto de entrada, con múltiples carencias, para centrarse en un producto que abra las puertas del mundo Premium, con los terminados y equipo esperados de una marca con la reputación de BMW. Contrario a lo que vemos de la mano de Mercedes-Benz y su GLA.

Sin embargo, al ofrecer toda esta nueva faceta Premium, también el precio a pagar es correspondiente a ese nicho, que muestra casi la misma sensibilidad con el configurador, como el consumo en modo Sport.

La versión más equipada M Sport X, tiene un precio de lista de 659,900. Pero al incluír todos los opcionales que nuestra unidad de prueba montaba, el precio se eleva hasta los 850 mil pesos, lo que consideramos algo excesivo, si consideramos que las características realmente sobresalientes de la X2, son opcionales.

BMW X2
Motor: 4 en línea, 2.0L Turbo de 192hp y 206b/pie
Transmisión: Automática DSG, 7 relaciones
Consumo oficial: Combinado: 16.6 km/l
Consumo en pruebas: Ciudad: 9.8 km/l
Autopista: N.D.
Combinado: N.D.
Cajuela: 470 L
*0 a 100 km/h: 9.04
*100 a 0 km/h: 38.9 s
Versiones y precios:
S Drive 20iA Executive Plus $599,900
S Drive 20iA M Sport $659,900
S Drive 20iA M Sport X $659,900
 Unidad probada (opcionales) $853,576 aprox.
*Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Vbox México

Ahora lee:

>>>A prueba: Audi Q2 2018, lo mejor de un hatchback y un crossover

>>>Ginebra 2018: Llega la nueva BMW X4

>>>Pekín 2018: BMW Concept iX1 se presenta como el nuevo capítulo de movilidad electrificada de la marca bávara