Al momento

A prueba: Toyota Prius C vs bicicleta vs transporte público

Es el híbrido más accesible en México y tiene cartas válidas para convertirse en uno de los favoritos, pero para reconocerlo como el mejor citadino del momento, qué mejor que retarlo en su entorno natural

En una época en la que la gasolina en México ha superado ya los 20 pesos por litro en muchas zonas del país y en la que además se priva la circulación en la CDMX y zonas conurbadas por los altos índices de contaminación atmosférica, comprar un vehículo híbrido tiene mucho sentido. Desafortunadamente, los modelos accesibles en México arrancaban desde los 380,000 pesos hace unos meses, que no es lo que se puede llamar precisamente accesible. Entonces llega Toyota Prius C.

toyota_priusc_bici_11

El Toyota Prius C es el híbrido más accesible en México y también el más pequeño, con 4,050 mm de largo y 2,550 mm entre los ejes sus dimensiones lo colocan justamente en el segmento B, de los hatchbacks subcompactos. Por 319,400 pesos, resulta 64,000 pesos menos costoso que la versión Base del Prius, que es el siguiente híbrido más accesible en nuestro país.

Pero nuestro país comienza a adoptar diferentes medios y alternativas de movilidad como respuesta a la contaminación y los altos costos de los combustibles. Por ello, nos pareció sensato ver los pros y contras de un auto con orientación 100% citadina frente a opciones como la bicicleta o el transporte público.

toyota_priusc_bici_57

La prueba

Para ello establecimos una ruta de evaluación entre los tres medios de movilidad: la ruta del Maratón de la Ciudad de Guadalajara, uno de los mejores de Latinoamérica por su organización y trayecto.

Así, Diego Briseño, del equipo de redacción y pruebas, además de un intenso usuario de la bicicleta, se enfrentaría a los beneficios de rodar en ciudad sobre dos ruedas; mientras que nuestro más grande enemigo de la redacción, “el Hater” de los autos estaría obligado a tomar el transporte público para cumplir con el recorrido.

Nosotros entonces, evaluaríamos el tiempo, confort, consumo y desempeño del Prius C. Arrancamos los tres al mismo tiempo para después reunirnos al final del operativo.

toyota_priusc_bici_31

Así es el Prius C

Aunque este modelo se vende en Japón y otros mercados asiáticos como Toyota Aqua, era lógico que Toyota pudiera capitalizar el gran reconocimiento que tiene el nombre Prius en México con su nuevo híbrido.

Estéticamente se distancia de su hermano mayor, en este caso el diseño es más afilado y para muchos, también será más atractivo. Los faros ovalados con la parrilla central de gran tamaño le dan cierto aire al Ford Fiesta desde ciertos ángulos, mientras que el trasero presenta un esquema algo diferente al de un hatch convencional, porque las calaveras están agrupadas de forma vertical en los costados del portón.

Resaltan los faros delanteros de alta intensidad con tecnología Full LED, que le dan una imagen muy característica en la noche y que francamente tienen un alcance sorprendente.

Por dentro es en donde podemos tener la primera queja, y es que nos queda la impresión de que algunos de los controles son anticuados. A pesar de ser nuevo para nosotros, este producto tiene a la venta algunos años en otros mercados y eso se nota; la pantalla táctil central tiene gráficos que podrían mejorarse y el volante de cuatro radios se percibe ya envejecido; frente a los productos más nuevos de Toyota, ya en la plataforma TNGA como Camry o C-HR la diferencia es aún más notable.

toyota_priusc_bici_33

Los plásticos usados en el interior no tienen queja, incluso tenemos algunos acabados suaves al tacto en un segmento en donde la norma la marcan los plásticos rígidos (y brillantes en algunos casos) y la calidad de ensambles es la típica de Toyota, sólida y con enraces muy bien conseguidos.

El equipamiento es completo, tenemos además de la ya citada pantalla tácil con función de Bluetooth, climatizador electrónico, cámara de visión trasera, computadora de viaje con pantalla a color de 4.2 pulgadas y mandos al volante. Nos sorprende que no tenga una llave inteligente, y aunque seguimos prefiriendo la llave convencional porque parece que sigue la forma más intuitiva de acceder y arrancar un auto, entendemos que algunos podrán extrañar el acceso remoto y arranque con botón.

Nos quedamos, antes que nada, con el equipamiento de seguridad; es sobresaliente en toda la extensión de la palabra. Tenemos control electrónico de estabilidad, anclajes ISOFIX y Latch para sillas infantiles y 9 bolsas de aire (2 frontales, 2 laterales lumbares, 2 de tipo cortina, 2 de cojín y una de rodillas para el conductor), más que ningún otro auto por ese precio o incluso por algunos miles de pesos adicionales.

Al mando

Lo primero que percibimos es lo fácil que resulta encontrar una posición de manejo adecuada para personas de diferentes tallas; el volante tiene ajuste telescópico y de altura y el asiento del conductor tiene seis reglajes manuales.

toyota_priusc_bici_48

Al encender el motor, el auto no hace ningún ruido como es característico en otros híbridos, a no ser que la batería se encuentre descargada. Incluso hace un ruido intencional al movernos en reversa para alertar a los peatones que el auto se encuentra en movimiento.

Echa mano de un motor térmico de 1.5 litros y 4 cilindros con ciclo Atkinson, que prioriza los consumos por encima de la potencia y especialmente, el par motor. Por sí solo, entrega 72 hp y 82 lb/pie de fuerza, pero trabaja en conjunto con un motor eléctrico tipo sincrónico con imanes permanentes que entrega 60 hp y 125 lb/pie al instante, alimentado por baterías de níquel-hidruro.

toyota_priusc_bici_26

La potencia total del sistema es de 99 hp y el resultado es un auto que se siente mucho más veloz de lo que sugieren los números, en parte porque si necesitamos ganar velocidad con prontitud el par del motor eléctrico se hace sentir.

Se une con una caja de engranes planetarios que emula el funcionamiento de un variador continuo, aunque su construcción es la de un convertidor de torque convencional. En este sentido, me gusta más que las CVT que encontramos comúnmente porque disfraza los malos hábitos que pueden llegar a tener las CVT; esa sensación de banda elástica y el ruido característico es menor.

El sistema híbrido trabaja de forma muy interesante e incluso tenemos un botón con modo EV que, cuando la batería tiene más del 40 por ciento de la carga permite mover al auto sin encender el motor de gasolina por un rango determinado. La clave para conseguir los mejores los consumos en un entorno urbano es aprender a frenar

Si, por el contrario, aceleramos a fondo, el sistema entiende que necesitamos ser más rápidos y pone a trabajar a ambos motores en conjunto para lograrlo, a costa de reducir drásticamente los consumos.

Los frenos son regenerativos y se sienten, hay un punto muerto en el recorrido del pedal antes de sentir la mordida de las balatas, pero en este caso podemos entenderlo porque en mayor o menor medida es así con casi todos los híbridos que hemos probado.

En nuestras pruebas, la combinación de ambos motores nos dio 13.5 s para conseguir el 0 a 100 km/h, un dato bastante bueno para el tamaño del auto. La frenada es mejorable, el mejor dato fue de 47.4m, bastante para su tamaño sobre todo y además con una fatiga evidente, en parte, claramente, a los frenos regenerativos que son más pesados y menos efectivos.

toyota_priusc_bici_14

¿Me conviene un Prius C?

No tiene un rival directo en cuanto a tren motor, pero sí hay otros productos de precio y tamaño similar que consiguen consumos igualmente sorprendentes, pero acuden a diferentes tácticas.

Por ejemplo el Peugeot 208 HDI (286,900 pesos) será imbatible si tus trayectos frecuentes son en la autopista a velocidades crucero de más de 100 km/h, y es en este punto precisamente en donde los híbridos tienen menos beneficios porque deben poner a trabajar al motor de gasolina a marchas forzadas.

toyota_priusc_bici_29

También existen las alternativas de gasolina pero con motores pequeños y turbocargadores, que logran un buen balance en manejo mixto. Tenemos a Suzuki Swift Boosterjet, SEAT Ibiza FR 1.0 TSI y Peugeot 208 PureTech. De inicio, Ibiza y 208 cuentan solamente con una transmisión manual acoplada, mientras que el Swift es el más accesible con caja automática (285,990 pesos), pero también se siente menos refinado.

Entonces, Prius C aparece como una alternativa para recorridos en ciudades con tráfico lento y pensando en que puede hacer viajes ocasionales en autopista. La dosis de equipamiento, especialmente de seguridad, le favorece y el precio no es disparatado, costando apenas un poco más que autos del mismo tamaño con motores convencionales de 1.6 litros y 4 cilindros que no se le acercan en términos de eficiencia y ahorro.

Es efectivo, accesible pero pequeño también.

toyota_priusc_bici_03

Y entonces, ¿qué es mejor?

Frente a la bicicleta evidentemente logramos mejores tiempos, pero se debe, principalmente, por la falta de infraestructrura para rodar con seguridad por nuestras calles.

Recorrimos el tramo en 1h 32 minutos, mientras que Diego, en la bicicleta, hizo alrededor de 2h 10 minutos; considerablemente más, pero es que el tráfico, la poca cultura vial de los automovilistas y la misma calidad de las calles, entronques o glorietas, que afectan el desempeño.

En los mismos recorridos donde existían ciclovías, Diego rodaba a la par del auto. También es cierto que un recorrido de 42 km diarios puede considerarse como demasiado para el día a día de la bicicleta; en distancias más cortas, probablemente unos 10 o 15 km por tramo puede sí ser mucho más sensato.

toyota_priusc_bici_58-jpeg

Nos sorprendió mucho el consumo del auto. A diferencia del Prius, el C sí requiere de ciertos cuidados con la conducción. Si no somos mesurados podemos “echar a perder nuestras cifras” y dispararse hasta unos malos 14.5 km /l.

Aun así, después de nuestra ruta citadina, la media de consumo de acuerdo con la computadora fue de alrededor de 22.7 km/l. Imbatible

Y si hablamos del transporte público, los tiempos y distancia se multiplican, tanto así, que nuestro probador del mismo, de plano, desertó y se robó una camioneta de la redacción.

Toyota Prius C
Motor: 4 cil, 1.5L, 72hp y 82lb/pie
Motor eléctrico: 60hp y 125lb/pie
Transmisión CVT
Consumo en pruebas Ciudad: 22.7 km/l
Cajuela 430L
*0 a 100 km/h: 13.5s
*100 a 0 km/h: 47.4m
Versiones y precios:
Toyota Prius C: 319,400 pesos
*Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Vbox México a 1,650 msnm

Ahora lee

>> Prueba Mediano Plazo: Toyota Prius 2018, consumo de ¡24.3 km/l!

>> Ford planea ofrecer motores híbridos para todos sus SUVs y pick-ups

>> La nueva generación del VW Golf tendrá sistema híbrido de 48V