Al momento

Dieselgate: Volkswagen es multado con 1,000 millones de euros por el gobierno alemán

Los fiscales alemanes encuentran culpable a Volkswagen por manipular emisiones; el fabricante alemán no apelará a la sanción

Volkswagen ha sido multado por 1,000 millones de euros (24,264.29 mdp) por las autoridades alemanas por manipular las emisiones en 10.7 millones de autos vendidos entre 2007 y 2015.

La multa es una de las más altas jamás impuests por los fiscales alemanes, y llega como respuesta a las “funciones impermisibles de software” encontradas en los autos.

2.0 TDI Biturbo Motor mit 176 kW / 240 PS

En respuesta, Volkswagen ha confirmado que no apelará, pero considera ahora que todos los procedimientos legales en su contra en Europa han quedado establecidos.

“Siguiendo las examinaciones, Volkswagen AG aceptó la multa y no presentará una apelación en contra de ella. Volkswagen AG, al hacer esto, acepta la responsabilidad en la crisis del diésel y considera este punto como un paso importante hacia la superación del último,” decía la compañía en un comunicado presentado hace unas horas.

La última multa es una continuación de las ofensas por las cuales el fabricante fue encontrado culpable en los Estados Unidos, en donde Volkswagen aceptó pagar 4,300 millones de dólares (88,862.08 mdp) para resolver cargos civiles y criminales en su contra.

vw_golf_75_launch_12

Volkswagen ha resguardado unos impresionantes 26,000 millones de euros (63,0871.44 mdp) para cubrir los costos de reparación, y pagar multas, relacionadas con el Dieselgate, que se estima involucra a casi 11 millones de vehículos en todo el mundo.

Comentando sobre la multa, el nuevo CEO Herbert Diess, dijo: “Trabajamos con vigor para superar nuestro pasado.”

“Otros pasos son necesarios para restaurar la confianza en la compañía y la industria.”

Ahora lee

>> Rupert Stadler se encuentra bajo la mira como uno de los responsables del Dieselgate

>> Para Audi, el Dieselgate aún no ha terminado

>> Mercedes-Benz podría llamar a 600,000 vehículos diésel gracias a una sospecha de emisiones