Al momento

Estos son los 5 vehículos que podrían revitalizar a Chrysler

Chrysler no tuvo mucha atención en el más reciente plan de producto de FCA, pero estos autos la pondrían de regreso el mapa.

Dentro del plan de producto 2022 de FCA se presentaron nuevos autos para Alfa Romeo, Jeep, Maserati, Ram y FIAT, pero tanto Chrysler como Lancia y Dodge no aparecieron en los planes. Esto no quiere decir que vayan a desaparecer como se reportaba hace unos días, pero sí se hace evidente que Chrysler y Dodge se mantendrán exclusivamente en México, Estados Unidos y Canadá, mientras que la icónica Lancia tendrá presencia únicamente en el mercado italiano.

Dodge funge como la marca de acceso que además tiene presencia en el nicho de los deportivos con Charger y Challenger, además de las versiones Hellcat de ambos. En México ha acudido a productos de FIAT para cubrir el segmento de acceso, y de momento, cumple.

Sin embargo, creemos que Chrysler, un ícono de la industria estadounidense tendría mucho potencial si recibiera nuevos productos. Estos son los que creemos podrían inyectarle vida nuevamente. De momento, parece que el 300 se despedirá para hacer lugar a las nuevas generaciones de Charger y Challenger, y sí veremos a una nueva crossover para 7 pasajeros de Chrysler para mediados de 2019.

Dodge_Dart_2016_04

Chrysler 100

Este auto estuvo en los planes de FCA previamente y, de hecho, lo confirmaron para producción en la presentación del pasado plan de producto. La producción debía comenzar en 2016 como un sedán compacto de acceso a la gama, por debajo del 200 que fue descontinuado.

La idea era la de tener un sedán del segmento C basada en la plataforma CUSW que trajera un mayor volumen a la marca. Aunque el mercado americano no busca autos compactos, pudo transformarse en un hatchback con toque deportivo, al estilo del Mazda3 o Volkswagen Golf para lanzar a Chrysler en el mercado europeo, en donde los hatchbacks compactos siguen mandando a pesar del boom de SUVs.

Más adelante, esperaríamos una versión eléctrica o híbrida que se ajuste a lo que pedirá el mercado en años próximos años. El tren motor existe porque se usa en el FIAT 500e, con nuevas generaciones en camino, y entonces tendríamos un rival interesante para el Nissan Leaf o Chevrolet Bolt EV.

chrysler-java_concept-2000

Chrysler Java

En el Salón de Frankfurt de 1999 Chrysler le presentó a Europa su idea de cómo debía ser un auto urbano. Una silueta diferente y propositiva con un motor de 1.4 litros y 85 hp, poco pretencioso, pero interesante para los mercados europeos y también para los países en vías de desarrollo que aun compran este tipo de autos por montones.

Aunque fue anterior a los años de Chrysler dentro del Grupo FCA, con la adquisición por parte de FIAT tendría todavía más sentido, porque pocas marcas en el mundo tienen la experiencia que tiene FIAT con los autos subcompactos. Tienen las plataformas para hacerlo realidad, motores y hasta factorías para producirlo en Europa y Sudamérica.

Nunca se concretó, pero si una versión moderna llegara a producción lo imaginamos como un mellizo del FIAT Panda, aunque con un motor ligeramente más potente para diferenciarse, con más tecnología y mejores acabados. Es decir, seguiría siendo un subcompacto, pero apuntando a la parte alta del segmento en donde aparecen productos como Mazda2, Kia Rio, Hyundai Accent o Honda Fit.

LAAS15-FIAT124S-1

Chrysler Crossfire

El deportivo de Chrysler se vendió brevemente entre los años de 2004 y 2008 y no tuvo el éxito esperado, pero eso ocurrió en gran parte porque la ejecución del producto no fue la adecuada y porque el diseño era controversial. Se montaba sobre la plataforma del Mercedes-Benz SLK e incluso echaba mano del mismo motor, un V6 de 3.2 litros con 215 hp que luego recibió un supercargador en versiones SRT6 para alcanzar los 330 hp.

La receta era la correcta, un deportivo biplaza con motor delantero longitudinal y propulsión posterior, pero las suspensiones se suavizaron demasiado respecto del roadster alemán para encantar al mercado estadounidense y la dirección perdió tacto, cosas que jamás se esperan en un deportivo.

La reinterpretación del Crossfire tiene sentido porque recordemos que actualmente Mazda fabrica en Hiroshima al FIAT 124 en la plataforma del fantástico MX-5. En teoría al menos, un tercer derivado para Chrysler no sería demasiado costoso de desarrollar porque la base ya existe, además de que hubiéramos tenido el manejo fino del MX-5 con la confiabilidad que caracteriza al producto japonés. Ganar-ganar, ¿no?

chrysler-300_srt_widebody_002

 

Chrysler 300

El Chrysler 300 está basado en una plataforma antigua de Mercedes-Benz, en verdad antigua, porque se trata de la misma que usaba el Clase E W124 de los noventa. Para la segunda generación del Chrysler 300 y Dodge Charger se mejoraron algunos puntos y se renovó el chasis, aunque el diseño básico era el mismo.

Pensamos que una nueva generación del Chrysler 300 sería exitosa, como el sedán de representación de Chrysler; aunque ya basado en la plataforma Giorgio del Alfa Romeo Giulia, más ligera, rígida y dinámica.

Sería más corto, pasando del segmento full size al de los medianos, pero con la tracción posterior hubiera tenido el dinamismo que los sedanes medianos no tienen, a la vez que podría mantener el peso bajo control. Motores turbo más pequeños e incluso propulsión eléctrica serían interesantes para adaptarse a las necesidades del futuro.

nassau

Chrysler Nassau

El mercado pide SUVs, así lo ideal sería darles SUVs. La rentabilidad de estos productos es además muy alta, y podrían tomarse como base a productos ya existentes tales como el Jeep Compass, pero con una puesta a punto más suave pensando en tener un producto más orientado al lujo, y no un brutal todoterreno como es el Compass en versiones Trailhawk.

El concepto de Nassau se presentó en 2007 y originalmente estaba basado en la plataforma LX de tracción posterior del primer 300, pero la reinterpretación para producción hubiera echado mano de una plataforma más tradicional, con tracción delantera o integral e incluso la posibilidad de ofrecer espacio para 5 o 7 pasajeros, como hacen Volkswagen Tiguan o Nissan X-Trail.

Mecánicamente, el bloque Tigershark de 2.4 litros y 180 hp acoplado a la transmisión automática de 9 relaciones sería la elección más sensata, pero un 2.0 litros turbo como el que monta opcionalmente la Cherokee en Estados Unidos también suena interesante, además de que este propulsor puede acoplarse con un sistema híbrido para mejorar los consumos.

Ahora lee

>> Plan FCA 2022: Alfa Romeo tendrá dos nuevos SUVs y regresan los 8C y GTV

>> Plan FCA 2022: Ram sí producirá al TRX como rival de Lobo Raptor

>> Plan FCA 2022: El futuro de Jeep es muy prometedor