Al momento

Primer contacto: Peugeot 208 PureTech, turbo y eficiente desde 299,900 pesos

El motor PureTech de 3 cilindros turbocargado llega ahora al Peugeot 208, y ya lo manejamos.

Peugeot presentó a inicios de este año al nuevo bloque tri cilíndrico con el regreso del SUV 2008 y entonces prometieron que el mismo motor aparecería también en el subcompacto de la marca, el 208.

El segmento de los hatchbacks subcompactos con pequeños motores turbocargados, que dan una sensación de manejo más deportiva está creciendo, y ahora Peugeot se suma a la competencia con el nuevo 208 PureTech, que monta un motor turbo de 1.2 litros y 3 cilindros que entrega 110 hp y la cifra de par motor más alta del segmento, 151 lb-pie.

peugeot_208_launch_10

Recordando, primero llegó a México el SEAT Ibiza con un motor similar, cuando en 2013 se introdujeron las variantes con motor 1.2 TSI de 105 hp, entonces de cuatro cilindros. Aunque la nueva generación tardó unos meses en montar un motor similar, la espera valió la pena, porque ahora incorpora el novísimo motor 1.0 TSI con 110 hp y 148 lb-pie de par, que es con el que compite el nuevo 208.

También llegó a México en 2017 el Suzuki Swift Boosterjet, con un motor de 1.0 y 3 cilindros muy similar al que montan SEAT Ibiza y Peugeot 208, aunque en este caso tiene la ventaja de ser el más accesible y por una diferencia considerable.

El nuevo motor llega en la versión Allure del 208 y es el primero que llega a México con el año modelo 2019. El motor HDI turbodiésel tendrá una versión Active de entrada también con caja de cambios manual, y el tope de gama será el motor de 1.6 litros en Acabado Allure Pack, el único que tendrá caja automática.

peugeot_208_launch_06

La nueva versión que manejamos será, entonces, el intermedio de la gama del 208, pero tiene el motor más atractivo y el equipamiento es igualmente completo. Incorpora rines de aluminio de 16 pulgadas, faros con proyector y LED de marcha diurna, pantalla táctil de 7 pulgadas con interfaces Android Auto y Apple CarPlay, clima electrónico de doble zona, control de velocidad crucero, mandos al volante, sensores de reversa y computadora de viaje.

En tema de seguridad, incorpora control electrónico de estabilidad, anclajes para sillas ISOFIX y 4 bolsas de aire, dos frontales y dos laterales lumbares. Por el precio, sí extrañamos las de tipo cortina y tampoco cuenta con llave inteligente, quemacocos eléctrico y cámara de reversa, que podrán ser importantes para algunos de los clientes prospecto.

peugeot_208_launch_15

Motor y manejo

El nuevo motor para el 208 es sin duda el protagonista. El bloque desplaza 1.2 litros y es un 20 por ciento más grande que los de sus rivales, además de contar con un turbocargador de tipo twin scroll cuyas turbinas tienen dos configuraciones que permiten que los gases de escape las hagan girar más pronto y así mitigan el turbo lag.

Uno de los puntos más interesantes es la forma en la que empuja en los rangos medios y bajos, con muy poco retraso y una entrega de par sobresaliente entre 2,000 y 4,500 revoluciones.

Como es común con este tipo de motores, en altas revoluciones la respuesta ya no es la misma porque la curva de par comienza a caer y la potencia no es suficiente para suplirla, por lo que no es realmente convenientes llevar al motor más allá de las 5,200 rpm, aunque el corte de inyección llegue hasta las 6,200. Por esta razón, me parece que estos motores guardan muchas semejanzas con los motores diésel, la forma en la que entregan el torque.

La caja es una manual de 5 relaciones que parece ideal para trabajar en conjunto con el motor. Con una entrega de par importante en el rango medio, una caja de 6 relaciones sencillamente no es necesaria porque la de 5 permite mantenernos en el punto óptimo, con una quinta relación que pone a girar al motor en un punto en donde podemos acelerar con facilidad sin tener forzosamente que reducir a cuarta.

También hay una reducción importante en los consumos de combustible, que se acercan mucho a los números que nos entrega el diésel. En autopista a ritmos razonables no es complicado encontrar un promedio de 22 km/L, que si subimos un poco la velocidad no se ven demasiado afectados; lo menos que observamos en autopistas sinuosas y con ritmo alegre fueron 15.8 km/L y en ciudad, el sistema Stop&Start ayuda apagando el motor cuando estamos detenidos para alcanzar hasta 14.4 km/L.

También me gustó mucho la dirección, es muy precisa, más de lo que recuerdo en otros 208. Con menos peso sobre el eje delantero, la razón puede ser el motor, además de que la sensación es la de un auto que, si bien no tiene tintes deportivos claros, es muy ágil.

Ahora lee

>> A prueba: Peugeot 2008, refinamiento con toque deportivo

>> Oficial: SEAT Ibiza ya incorpora 6 bolsas de aire en todas sus versiones

>> #RetoViajarEnFamilia: SEAT Toledo 1.0 TSI, eficiente y versátil