Al momento

Audi tendrá que llamar a revisión a 60,000 unidades de los nuevos A6 y A7 con motor V6 TDI

Stadler admite la instalación de más dispositivos ilegales en motores diésel en los nuevos A6 y A7.

Esta vez, la compañía que creó la tecnología central del escándalo del Dieselgate, ya con un costo de 25,000 millones de libras, acepta que ha instalado dispositivos ilegales para burlar las reglas de emisiones de forma inadvertida.

Rupert Stadler, CEO de la marca ha admitido a los accionistas, de los cuales el 99 por ciento son del Grupo Volkswagen, que han tenido que detener las ventas del recién estrenado A6 y su hermano mayor A7 después de descubrir el software ilegal.

audi_50_tdi

 

Sin dar más detalles sobre este software ilegal, Stadler admitió que su equipo de ingeniería cometió un grave error al no retirar esta tecnología de los nuevos motores y que fue un descuido no hacerlo, de alrededor de 60,000 unidades.

Stadler admitió que Audi se encontraba trabajando de cerca con la autoridad alemana (el ministro de transporte, KBA) y espera presentar una solución pronto.

Stadler aclaró que este software no fue creado de manera deliberada para manipular las emisiones de sus motores diésel, aunque el reconocimiento de la causa parece sugerir que Audi no puede encontrar aún todo su software ilegal tras haber buscado, presumiblemente con entusiasmo, después de 31 meses.

20-2019-audi-a7-fd-1

El ministro de transporte alemán ha convocado a la mesa directiva de Audi en la ciudad de Berlín para entrar en diálogos oficiales sobre este software ilegal, mismas que podrían tornarse difíciles para la marca que fue el centro en el Dieselgate. La crisis entera giró alrededor de la implementación de un software que Audi desarrolló como un software para mejorar las cualidades acústicas del auto.

Los fiscales de Munich han asaltado las oficinas centrales de Audi y las casas de sus directivos en varias ocasiones desde que el Dieselgate salió a la luz en septiembre de 2015, y han anunciado que incrementarán la investigación para incluir a los nuevos A6 y A7.

Esta no sería la primera vez que se instala software ilegal en Alemania de manera accidental, porque BMW se acercó al KBA este año para admitir que había equipado a 11,400 unidades de los 750d y M550d con software incorrecto. Negó que el software fuera ilegal, solamente admitió que era para otro motor de 6 cilindros.

05-2019-audi-a7-fd-1

BMW también fue asaltada por los fiscales, aunque ha sido uno de los fabricantes más sólidos en cuanto al software que instala en sus autos diésel.

Aún no se ha aclarado hacia que mercados fueron exportadas las más de 60,000 unidades de A6 y A7 que echan mano del bloque V6 TDI, sin embargo, la marca ha informado que quien sea dueño de cualquiera de estos dos modelos puede ponerse en contacto con el centro de atención Audi para solicitar el estado de su vehículo y ver si es necesaria una revisión.

Ahora lee:

>>Nissan anuncia la muerte de sus motores diésel en Europa

>> Bosch anuncia un sistema que podría salvar al diésel

>> El diésel renacerá, declara Volkswagen