Al momento

No te acordabas: Volkswagen Golf GTI W12-650, el hatchback con motor de Bentley y 640 hp

Volkswagen creó en 2007 este bestial Golf usando piezas de Audi, Bentley y Lamborghini; fue una sorpresa para sus fans en Wörthersee.

La reunión y exposición de amantes de Golf GTI más grande y anticipada de todas ha empezado en la ciudad de Wörthersee, y aunque este año se presenta un prototipo listo para producción del Golf GTI TCR, recordamos al GTI más potente y bestial jamás creado, que se presentó en el mismo evento, hace 11 años.

Volkswagen Studie Golf GTI W12

Este GTI fue un estudio de diseño que Volkswagen nunca tuvo intención de producir, pero que creo especialmente para sorprender a los entusiastas de GTI en todo el mundo, que viajan junto con sus coches cada año desde todos los rincones del mundo. Tanta lealtad a la marca merecía un auto como estos.

Mecánica

El Golf GTI W12-650 tomó muchos de los componentes más novedosos de Grupo Volkswagen en ese momento. A diferencia de los Golf conocidos hasta el momento, este tenía el motor montado en posición longitudinal central, justo por delante del eje trasero que, por cierto, era el mismo que Lamborghini usaba en el Gallardo, incluyendo el sistema de frenos.

Volkswagen Studie Golf GTI W12 /W12-Zylinder, 650 PS (477 kW bei 6.000 U/min)

El motor era un bestial W12 biturbo de 6.0 litros con 640 hp (dos VR6 de 3.0 litros unidos al mismo cigüeñal), acoplado a una caja de cambios del sedán de lujo de Volkswagen, el Phaeton. También tomó el submarco trasero del primer Audi R8, que convivía maravillosamente bien con el eje del Gallardo, porque la arquitectura de ambos era la misma, y los frenos delanteros de un Audi RS4.

El resultado era un hatchback de tracción trasera que aceleraba de 0 a 100 km/h en 3.7 segundos y alcanzaba una máxima de 320 km/h, superando los registros de los súper autos más potentes del momento, como el Ferrari F430 o el propio Audi R8.

GTI-Treffen Woerthersee 2007/Volkswagen Studie Golf GTI W12

Lo increíble era que el interior no tenía cambios frente al de un Golf convencional (además de no tener asientos traseros, porque ese espacio lo ocupaba el motor) por lo que manejarlo era toda una sorpresa. Esperabas el desempeño de un Golf GTI convencional, que con 200 hp en ese momento ya era muy bueno, pero te sorprendía un empuje brutal y un sonido muy diferente al de los 4 cilindros turbo del Golf GTI Mk5.

Finalmente, estaba el hecho de que, al ser un ejercicio de diseño, muchos de los botones interiores no funcionaban. Las paletas de cambio estaban desconectadas y las perillas del aire acondicionado eran no más que un adorno.

Lo único parecido que hemos visto desde entonces está en el territorio de los super autos, pero jamás en hot-hatch. Actualmente, el Golf de producción más potente de la historia, con 290 hp no se acerca a los números de aquel W12-650. Hubieron ejercicios de diseño similares, como el Golf Design Vision GTI de 2013 con motor V6 y 500 hp o el Golf R 400 de 2014, pero ninguno tenía la potencia y brutalidad del W12. Tampoco hubo otro auto que fuera tan especial, en el sentido en el que no exisitó un auto que usara tal cantidad de piezas especiales de marcas especializadas en súper autos.

clio_v6

No fueron los primeros ni los únicos…

Volkswagen no fue la única marca que se animó a crear un hatchback con motor central, Renault lo hizo con el Clío V6 a comienzos de la década pasada y de hecho lo puso a la venta. Algunas unidades de las Series I y II llegaron a México y seguramente están muy bien resguardadas por coleccionistas en este momento con un valor que aumenta cada minuto que pasa.

Ahora lee

>> Volkswagen Citi Golf, el Caribe Mk1 que se vendió en Sudáfrica hasta 2009

>> Así es el motor VR5, de 5 cilindros en V que seguro no conocías

>> Un viaje por las 7 generaciones del Volkswagen Jetta