Al momento

Toyota tendrá vehículos que se comunican con otros para evitar accidentes

Con estos sistemas las tazas de mortalidad en el camino bajarán drásticamente; esta tecnología tiene años en desarrollo, pero Toyota ya ha dado el paso definitivamente.

Imagina que vas circulando por una de las vías de alta velocidad en tu cuidad, y al llegar a una intersección, otro conductor que busca cruzar recibe una señal directamente a su auto desde el tuyo avisándole que te aproximas a alta velocidad, para prevenirlo de cruzar y así evitar una colisión que podría ser fatal para ambos. De esto precisamente trata la tecnología que Toyota pondrá en sus autos para 2021.

La marca desea adoptar estos sistemas dedicados de comunicación de corto alcance (DSRC, en inglés) en los Estados Unidos para la mayoría de su gama a mediados de la década entrante, y esperan que ahora que hizo oficial su programa, otros fabricantes la sigan.

toyota_dsrc_02

Esta tecnología habilita la conexión entre vehículos (V2V) y también con la infraestructura alrededor de ellos (V2I), y se envía información de forma anónima sobre velocidad, dirección y aceleración, que puede ser usada por otros dispositivos para ayudar a los conductores a evitar colisiones. Además, este sistema también le hace saber a los conductores sobre posibles riesgos en el camino, como vehículos detenidos o de baja velocidad y alertarlos sobre señales de tráfico que puedan ser difíciles de notar.

Además, podría ser útil para ayudar a los conductores a adelantar en carreteras de contrasentido cuando, por ejemplo, circulemos detrás de un vehículo sobredimensionado, y la visibilidad sea casi nula.

El sistema comunica a través de 7 canales en el espectro de 5.9 GHz que ha sido dedicado en Estados Unidos a Sistema de Transporte Inteligentes. Este sistema no requiere de acceso a una red de datos, por lo que no habrá cargos a través del recibo del teléfono celular.

toyota_dsrc_03

La información se envía hasta 10 veces por segundo a vehículos cercanos, para que estos a su vez puedan identificar riesgos y evitar choques inminentes.

Con la mira en el futuro, estas tecnologías ayudarán a entregar mayores beneficios a los conductores, conjugándose con sensores, radares y cámaras. DSRC pueden adaptarse con la tecnología de sensores a bordo para crear sistemas automatizados que permitan tener trayectos más seguros, confiables y cómodos.

Toyota ya tiene un antecedente con esta tecnología, porque se convirtió en la primera compañía del mundo que puso en el mercado estos sistemas, que comenzaron a venderse en Japón a partir del año 2015 en Toyota y Lexus. En este momento, ya hay más 100,000 unidades con tecnologías V2V y V2I circulando por las calles de Japón.