Al momento

A prueba: Ford EcoSport 2018, apuntando por el equipo y las prestaciones

Ford ha renovado a la integrante más pequeña de su extensa familia de SUVs y regresa con mucho equipo y un diseño un poco más amable que lo posiciona como una de las mejores opciones del segmento.

El cambio de media vida que Ford le realizó a la EcoSport, nos presenta un producto muy completo que integra un diseño más acorde al resto de la familia del óvalo azul junto con un renovado interior cargado de equipo, que lo vuelve un producto muy competente en el segmento de las mini-SUVs, en donde rivales como Nissan Kicks o Honda HR-V son los protagonistas principales.

Diseño mejorado

Al exterior, nos encontramos con una actualización del diseño que lo pone a la par de la gama de camionetas de la marca del óvalo azul, con una parrilla hexagonal y unos faros que la ponen al día integrándola al lenguaje de diseño junto actual con la Escape y la Edge.

ford-ecosport2018_26

Los faros delanteros incluyen iluminación diurna por medio de LEDs e integra las direccionales y faros de niebla en un grupo óptico independiente del principal. En la parte trasera, las calaveras presentan un diseño más estilizado en las cuales se esconde la manija para acceder a la cajuela.

En el costado observamos un perfil mucho más cargado hacia la tendencia de los SUVs, con una mayor altura libre al piso, comparado con los rivales orientados hacia los crossovers y continúa montando la llanta de refacción por fuera de la tapa de la cajuela, como sello característico del modelo.

En cuanto a dimensiones se refiere, la EcoSport se presenta como la más pequeña del segmento, con una cota apenas por debajo de los 4 metros, lo cual se traduce en una mejor maniobrabilidad en maniobras citadinas, pero le resta espacio interior.

Mucho motor

La renovación no se queda únicamente en el apartado estético, también encontramos la opción de dos motorizaciones, entre las que se incluyen una de tres cilindros de 1.5 litros, de 121 hp, acoplada a una caja manual de 5 velocidades y un bloque de 2.0 litros de desplazamiento que entrega 164 hp y 146 l pie de torque, convirtiéndola en la opción más potente del segmento.

ford-ecosport2018_18

Mientras que la opción de la motorización de tres cilindros está disponible únicamente para la versión de entrada del pequeño SUV, con un claro enfoque hacia los consumos contenidos. El motor de 2 litros está reservado para los modelos más equipados con un foco completamente volcado hacia las sensaciones dinámicas, e incorporan de una caja automática convencional de 6 velocidades, que deja a un lado a la problemática PowerShift.

La respuesta del propulsor es muy evidente y hace notar su cifra elevada de potencia y de torque al momento de incorporarse a una vía rápida, sin embargo, la caja automática, muestra cierto retraso al seleccionar una relación, lo que nos hace revolucionar más el motor y nos castiga en los consumos, y es que no cuenta con algún selector de tipo de manejo.

ford-ecosport2018_25

En las pruebas de aceleración de 0 a 100 km/h conseguimos una buena cifra de 13.6 s, que aunque se trata de la SUV subcompacta más potente del mercado, se entiende que por el peso, el tipo de carrocería y la caja automática de accionamiento lento, es la mejor cifra que se puede conseguir.

Nuestra unidad contaba con paletas de cambio detrás del volante, pero no siempre obedece a los cambios que deseamos manteniendo siempre las revoluciones encima de los esperado. Las cifras de consumo en ciudad no superaron los 8 km/l.

Andar silencioso

Una de las mejoras más perceptibles de la EcoSoprt, es la mejorada calidad de marcha, que filtra muy bien las imperfecciones del camino y mantiene una buena insonorización al interior gracias a un muy buen ensamble que no presenta ruidos parásitos al circular incluso por caminos empedrados y de mala calidad.

ford-ecosport2018_09

Aunque el balanceo es inevitable en este tipo de vehículos, el manejar la EcoSport, no es muy evidente y permite una circulación a buen ritmo de manera confiada. El eje posterior casi no se insinúa en maniobras de emergencia, además las asistencias electrónicas, lo mantienen a raya.

El motor es muy silencioso y no transmite vibración alguna, al momento de estar en ralentí, lo cual junto con un asistente de arranque en pendientes, nos hizo pensar más de una vez que contaba con un sistema de Start/Stop.

La dirección es asistida eléctricamente, y se encuentra orientada también hacía el manejo confortable, con un tacto muy suave que le ayuda en las maniobras de estacionamiento principalmente. El modelo de prueba equipa un sistema que varía la suavidad de la dirección, conforme ganamos velocidad, aunque no es muy perceptible la diferencia, aún así logra transmitir lo que las ruedas están haciendo.

Apretada calidad

En el interior nos encontramos un habitáculo reducido, en donde pasa factura las compactas dimensiones exteriores. En las plazas delanteras, se percibe mucho confort, y gran espacio. Sin embargo, los pasajeros traseros sufrirán al ir detrás de un conductor alto, por el espacio justo para piernas. Aunque encontramos buen espacio para hombros y una muy agradable espacio por debajo del asiento delantero para colocar los pies. Además de que el túnel de escape es muy bajo permitiendo colocar a un tercer pasajero, de preferencia un niño.

ford-ecosport2018_10

La cajuela, a pesar de que no tiene que cargar la llanta de refacción se percibe pequeña, con 352 litros, aunque tiene un novedoso sistema que permite variar la altura del piso de la cajuela para permitir tener un piso plano al momento de abatir la segunda fila, que dicho sea de paso, es en proporción 60/40.

La unidad que tuvimos a prueba pertenece a la versión Titanium que equipa vestiduras de piel de muy buena calidad y un color claro que junto con el quemacocos eléctrico permiten una muy buena entrada de luz ayudando a la percepción de espacio interior.

La posición de manejo que ofrecen los asientos, se aprecia elevada, muy al gusto de los clientes de este tipo de vehículos, lo que permite una muy buena visibilidad hacia el frente. Hacia atrás, la visibilidad es poca, debido a un medallón trasero muy alto, menos mal que incorpora cámara de reversa.

El frente, el tablero cambia de diseño completamente, dejando atrás las formas caprichosas de aquel tablero heredado del Fiesta, con un muy perceptible aumento de la calidad de los materiales, que en la parte alta del tablero se presentan suaves al tacto con un curioso patrón cuadriculado, en lo que a primera vista parece ser el granulado encontrado en la mayoría de los plásticos de los interiores automotrices.

ford-ecosport2018_11

En los plásticos más bajos, ya encontramos superficies rígidas pero de buena calidad, que gracias al tono beige claro que tiene, se aprecia de buen gusto, Además todos los ensambles se sienten sólidos sin presentar ruidos al interior de la cabina.

Equipo suficiente

Una de las mejoras que más se aprecian de la nueva EcoSport es el abundante equipo que se integra a la más pequeña de las SUVs de la marca americana. Empezando por una enorme pantalla de 8 pulgadas táctil que incorpora el sistema SYNC3, que integra navegador propio y un sistema de sonido con 7 bocinas, en ésta la versión Titanium.

El sistema SYNC3 es uno de los mejores sistemas de info entretenimiento del mercado, que además se muestra en una pantalla con muy buena iluminación y contraste, buenos gráficos y una respuesta inmediata a los comandos táctiles; la integración con Android Auto y Apple CarPlay simplemente mejora la experiencia multimedia a bordo.

De igual manera, cuenta con 2 entradas USB al frente y dos tomas de corriente de 12V, que van situadas al frente en el tablero y en las plazas traseras junto al asiento del lado derecho.

También encontramos climatizador automático de una zona, que gracias al nuevo diseño del tablero posiciona las salidas centrales de ventilación por debajo de lo acostumbrado, haciendo que el aire de las salidas centrales, salga más abajo de lo que estamos acostumbrados, pero como buen coche americano, enfría bien y rápido.

El volante que se encuentra forrado de piel con muy buen tacto, cuenta con los controles del audio y del teléfono así como los del control crucero y de la computadora de viaje, que cabe resaltar se muestra como una pantalla monocromática muy pequeña que demerita el cuidado interior.

Con toda seguridad

En el apartado de seguridad, encontramos hasta 6 bolsas de aire en las versiones Trend y Titanuim, mientras que la versión de entrada solamente se equipan 2 bolsas para los ocupantes delanteros. En nuestra EcoSport de pruebas, se encuentran también asistencia de frenado de emergencia y un asistente de arranque en pendientes.

El sistema de frenos se presenta en un esquema de discos al frente y tambores atrás con sistema ABS y distribución electrónica de frenado que otorgan un tacto de pedal bastante esponjoso que alarga la distancia de frenado, en nuestras pruebas nos arrojó un dato de 42.1 m en la prueba de frenado de emergencia de 100 a 0 km/h. Además el sistema presenta una fatiga muy evidente que alarga aún más la distancia de frenado.

En la fila trasera encontramos los sistemas de anclaje para sillas de bebé que aumentan la seguridad de la familia a bordo, y también se incluyen cabeceras para las tres plazas posteriores, que se pueden abatir para no estorbar la reducida vista hacia atrás.

También incorpora una cámara de reversa con sensores de estacionamiento, que ayuda al momento de estacionarse, aunque hay que tomar en cuenta que la llanta de refacción se encuentra montada por fuera de la tapa de la cajuela, y que los sensores no toman en cuenta. Además de que se encuentra montada muy por debajo en la fascia trasera y proporciona una vista muy a ras de piso que puede exagerar los objetos que se encuentran cerca, pero nada de que preocuparse.

Dura batalla

La gama de la EcoSport consta de 3 versiones, que comienzan en un precio de $289,300 para versión Impulse que monta el tres cilindros de 1.5 litros, hasta los $362,300 para la versión Titanium con el motor 2.0 y todo el equipo disponible.

ford-ecosport2018_32

La lista de sus rivales es muy extensa, podemos encontrar a la Chevrolet Trax, Honda HR-V, Hyundai Creta, Mazda CX-3, Peugeot 2008, Renault Duster y Suzuki S-Cross. Pero si la enfrentamos contra el líder de ventas del segmento, la Nissan Kicks. Podemos notar que presenta una mucho mejor calidad de materiales interiores y también de marcha, con un andar muy refinado y además con una respuesta mucho más dinámica del tren motriz.

No cabe duda de que el enfoque de la renovada EcoSport apuntan a los clientes quienes buscan específicamente un mejor equipo junto con una muy buena calidad de marcha, mientras que el espacio interior o los consumos son secundarios.

Recomendamos leer:

>> Prueba mediano plazo: Nissan Kicks 2018, ¿Qué la hace un superventas?

>> Ford prepara 2 nuevas SUVs, una de ellas es Bronco

>> A prueba: Chevrolet Trax 2017 y analizamos toda la oferta de SUVs subcompactos