Al momento

Ford, Mercedes y BMW tienen mucho que perder si la guerra comercial de Trump con China continua

La guerra comercial entre China y Estados Unidos contempla impuestos hasta del 25 por ciento a productos de las industrias de la automoción y aeronáutica.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que impondría tarifas comerciales del 25 por ciento a una lista de 1,300 bienes, que tienen un valor anual de 50,000 millones de dólares. Acto seguido, el ministro de comercio chino anuncio su propia tarifa a una lista de 106 productos estadounidenses, también con un valor de 50,000 millones de dólares.

Mercedes-Benz GLE, W 166, face lift 2015

Si esta llamada guerra no se detiene, los productos en las respectivas listas de ambos países tendrán que pagar un impuesto del 25 por ciento de su valor para venderse en el país otro país. Los coches fabricados en Estados Unidos que quieran venderse en China lo tendrán y también los autos chinos para venta en Estados Unidos, aunque esta última situación es mínima comparada con los que se exportan hacia China.

Tres marcas que saldrían golpeadas serían Daimler, BMW y Ford, aunque la marca del óvalo azul recibiría el impacto dos veces. Mercedes-Benz y BMW producen SUVs Premium en Estados Unidos que envían a China, un mercado hambriento por este tipo de productos. Mercedes-Benz produce la GLE en Alabama, y BMW la X5 en Carolina, y en futuro será esa misma planta la encargada de producir también la X7. Si estos SUVs alemanes de origen americano se exportan a China, estarían sujetos al impuesto ya mencionado.

bmw_x5m_01

No obstante, Ford podría tener el peor impacto. Lincoln ha comenzado a ganar empuje en el prometedor mercado chino, que gusta de sedanes grandes, suaves y lujosos y de crossovers con estilo diferente, como los productos que vende Lincoln. Sin embargo, todos los autos que vende Lincoln en China son americanos; Lincoln no tiene factorías en China, como Cadillac, por ejemplo.

Un impuesto a los modelos de Lincoln podría reducir considerablemente los márgenes de utilidad y/o elevar los precios dramáticamente, lo que la privaría de seguir creciendo en el mercado automotriz más importante a nivel mundial.

2017-lincoln-continental001-1

Además, el golpe sería doble, porque como sabemos Ford ya no producirá a la próxima generación del Focus en Norteamérica, y planea suministrar al compacto de nueva generación desde China para todo el continente. Así, los productos chinos de Ford entrando a Estados Unidos estarían sujetos al impuesto, y también los productos estadounidenses en exportados a China.

Tesla no se queda atrás, porque China representa prácticamente un 20 por ciento de las ventas globales, y la totalidad de sus productos estarían sujetos al impuesto. La menos afectada podría ser General Motors porque prácticamente no exporta de Estados Unidos hacia China y solamente importa de China a los modelos Buick Envision y Cadillac CT6 Plug-in, ambos productos Premium que teóricamente podrían soportar el peso del incremento.

Ahora lee

>> El impuesto de Trump al acero y aluminio impactará a la industria y a los clientes

>> Esto es lo que los economistas piensan de las renegociaciones del TLCAN que terminarán pronto

>> ¿Efecto Trump? La producción de la Ram HD se mudará de Saltillo a Estados Unidos en 2020, pero FCA no retira inversión ni empleos de México