Al momento

Nueva York 2018: Cadillac CT6 V-Sport estrena un V8 exclusivo

Cadillac renueva a su buque insignia y agrega un motor V8 DOHC bi-turbo con hasta 550 hp, que no se usará para ningún otro auto de General Motors, ¿o sí?

Con la actualización al Cadillac CT6 para 2019, Cadillac da la bienvenida al CT6 V-Sport con una nueva estrategia de versiones y terminados, además de tener un nuevo aspecto. Al frente destaca la incorporación de faros y fascias más delgadas con un énfasis en la parrilla de panal, y los LEDs de marcha diurna son más sustanciales gracias a que los faros son más pequeños.

ct6_03

Lo que es más interesante es la aparición de un motor que ya se conocía gracias a algunas filtraciones, pero que se pensaba sería utilizado en el nuevo Chevrolet Corvette. Un motor V8 bi-turbo de 4.2 litros totalmente nuevo, que no comparte nada con el 6.2 litros más que el conteo total de pistones. A diferencia del motor de 6.2 litros que General Motors monta en sus SUVs y en Camaro y Corvette, tenemos un doble árbol de levas a la cabeza y 32 válvulas, como el antiguo Northstar V8.

Este motor tiene un par de turbocargadores montados en el valle de la ‘V’, y será fabricado a mano por ingenieros previamente seleccionados en la planta de alto desempeño de Bowling Green, Kentucky. Bloque, cabezas y pistones son de aluminio, cuenta con inyección directa, desactivación de cilindros, sistema variable de presión de aceite y una relación de compresión de 9.8:1.

Es por el lugar de producción, compartido con el Corvette, que inicialmente se especuló con que pudiéramos ver a este nuevo propulsor en deportivo de Chevrolet, pero durante la conferencia de prensa en la que se presentó oficialmente el nuevo Cadillac CT6 2019, el CEO de Cadillac, Johan de Nysschen, negó totalmente todos los rumores.

ct6_04

En esta aplicación entrega 550 hp y unas bestiales 627 lb-pie de par, aunque más adelante habrá una versión con 500 hp y 553 lb-pie en otros productos de la marca que no han sido mencionados aún, pero esperamos que pudieran ser los ATS y CTS. La tracción es integral, y se acopla a una transmisión automática de 10 cambios.

Aunque este sedán tiene toques claramente deportivos, como la suspensión magnética adaptable y ruedas traseras direccionables afinadas en pista, desearíamos que este motor se montara en un auto todavía más deportivo. De Nysschen mencionó que no será así, pero sabemos que habrá, además, una versión con 5.5 litros de desplazamiento capaz de más de 700 hp, y ese sería el motor que veríamos, seguramente en el próximo Corvette.