Al momento

5 pruebas que las marcas realizan a sus autos en clima extremo

Cada modelo que llega al piso de los concesionarios ha pasado por una extensa serie de pruebas que aseguran un correcto funcionamiento de sus componentes, muchas de ellas se realizan bajo el extremo clima del Círculo Polar Ártico.

Los fabricantes se tienen que asegurar de que cada modelo nuevo sea capaz de resistir las condiciones de manejo independientemente del mercado al que sea dirigido, por ello es que realizan una extensa serie de pruebas bajo climas y situaciones extremas, para asegurar que los componentes funcionen de manera correcta en el ciclo de vida del producto.

Los modelos nuevos generalmente recorren una considerable cantidad de kilómetros por diversas partes del mundo, para poder anticipar los diferentes climas y situaciones que se puedan presentar en la vida diaria de sus clientes y SEAT nos muestra parte de la pruebas que realizan en el Ártico para asegurarse de que sus modelos y sus componentes funcionen como deben bajo cualquier situación.

Con un equipo que consta de hasta 150 técnicos e ingenieros, durante 4 meses de crudo invierno y con temperaturas que alcanzan los -35 grados centígrados, SEAT realiza una serie de pruebas en un hostil escenario que incluye un lago congelado con una capa de hasta 60 cm de hielo que lo convierte en una pista de pruebas muy peculiar.

Control de estabilidad

Dentro de las pruebas que realiza, destacan la del control de estabilidad que se desarrolla en el mencionado lago congelado que tiene una superficie de 6 km cuadrados, en donde circulan por un circuito circular que tiene la intención de poner a prueba el control de estabilidad, que actúa para mantener la trazada.

Test de frenada

En una pista de 200 m de longitud, se realiza una prueba de frenada sobre una superficie mixta, con carriles de alta y baja adherencia, que permite calibrar los sistemas de frenado, junto con el control antibloqueo ABS, para asegurar una detención pronta y sin sobresaltos en cualquier situación.

Prueba de aspiración

Durante esta prueba, el vehículo de pruebas circula detrás de otro vehículo que genera una nube de nieve con la finalidad de comprobar que el filtro de aire del motor no sea obstruido y se pierda potencia debido a ello. La prueba consiste en un recorrido de 50 km circulando a 80 km/h, para comprobar la efectividad del sistema del filtro de aire.

Análisis de ruidos

Es muy común en los automóviles que conforme va pasando el tiempo, aparezcan ruidos en los componentes. Sin embargo, esta prueba en el frío extremo, hace que las piezas que conforman a nuestro auto, se contraigan, poniendo en evidencia piezas que suenan de manera prematura. Para detectarlos, hacen circular al vehículo en cuestión sobre diferentes superficies dentro de las cuales destaca un tramo de 30m repleto de bandas rugosas a bajas velocidades de entre 20 y 30 km/h.

30,000 km de uso intensivo.

Durante los meses de prueba en los climas de frío extremo del Ártico, se acumulan hasta 30,000 km en diferentes condiciones, que sirven para analizar el desgaste prematuro que pueden sufrir los nuevos modelos, y proyectarlos al paso de los años, con la información obtenida por los ingenieros.

Estas 5 pruebas son una pequeña parte de los test a los que los autos son sometidos durante su etapa de pruebas para asegurar que los conductores obtengan un auto que es capaz de resistir los climas extremos y que funcionará correctamente en el día a día, antes de que lleguen al piso de ventas.

Recomendamos leer

>> Test técnico: Volkswagen Jetta VII 2019, la evolución esperada

>> Test técnico: Neumáticos, comparamos desempeño, eficiencia y relación valor/precio de cuatro segmentos

>> SEAT busca fabricar autos en Latinoamérica, ¿viable o no?