Al momento

Toyota crea el motor de 2.0 litros más eficiente de la historia

El departamento de desarrollo e investigación de Toyota ha dado un gran salto tecnológico y presenta un nuevo motor más eficiente, transmisión y sistema de tracción total.

Toyota ha anunciado el día de hoy una mejora a todo su sistema de propulsión para la nueva generación de sus vehículos basados sobre la plataforma TNGA. Toyota declara que dichas mejoras reducen sus emisiones de CO2 al menos en un 18%.

La estrella de este anuncio es un destello de esperanza para los motores de combustión interna, un bloque totalmente nuevo de 4 cilindros con 2.0 litros de desplazamiento, bajo el nombre DFE, el cual tiene una eficiencia térmica de 40 por ciento, lo que se traduce en el motor de combustión interna de 2.0 litros con mejor eficiencia en el mundo, teniendo en cuenta que el promedio del mercado mundial se encuentra en un 25 por ciento. Si este motor se acoplara a un sistema híbrido, la eficiencia térmica se elevaría a 42 por ciento, igualando al actual bloque 1.8 litros del Prius, pero con un mejor desempeño gracias al mayor desplazamiento.

¿Cómo logra esto Toyota?

Basados en las mejoras realizadas al motor de 1.8 litros, Toyota ha incluido entre las modificaciones un ángulo de válvula más largo, un sistema de recuperación de calor que reduce la pérdida de energía en el sistema de escape y un sistema de enfriamiento mejorado. Otra de las partes importantes de este motor es la mejora de la mezcla estequiométrica, gracias a que las cabezas de las válvulas están cortadas con láser y el puerto de mezcla e inyección directa varían dependiendo de la necesidad.

La potencia total declarada para este motor es de 169 caballos de fuerza y 127 libras-pie de par, según la marca, la cifra máxima de torque la tendremos disponible desde bajas revoluciones hasta la línea roja. Toyota espera que esta unidad cumpla con las futuras regulaciones de emisiones, las cuales cada vez se han vuelto más estrictas y han orillado a las marcas a buscar mejores alternativas.

Otra de las noticias lanzadas por Toyota es la creación de una nueva transmisión llamada Direct Shift- CVT, la cual es la primera transmisión CVT en incluir un engrane de arranque que es usado cuando ponemos en movimiento al vehículo o lo llevamos a bajas velocidades. El uso de un engrane se traduce en una aceleración más potente para después delegar el trabajo a el cinturón de la caja, el cual ha sido reducido en tamaño y las relaciones del radio de cambios han sido ampliadas en 15 por ciento y mejorado su velocidad en un 20 por ciento. Esta caja eleva por sí sola en 6 por ciento la eficiencia de combustible con respecto a la antigua unidad CVT, además de eliminar esa sensación elástica característica de las CVTs a bajas velocidades gracias al engrane convencional para el arranque.

También, se ha desarrollado una nueva transmisión manual de seis velocidades, casi una pulgada más corta y 7 kg más liviana, la cual lleva por nombre iMT o Intelligent Manual Transmission, que es capaz de controlar las revoluciones de manera electrónica mientras se realizan los cambios de velocidad para no perder potencia.

Por si no fueran suficientes noticias, la casa japonesa también ha desarrollado dos nuevos sistemas de tracción total: Dynamic Torque Vectoring AWD y E-Four 4WD.

La primera de estas tecnologías funciona con la distribución de manera independiente del poder del motor a los dos ejes usando lo que Toyota declara como “el sistema de transferencia de poder entre eje delantero y trasero más rápido del mundo” además de tener altas prestaciones para off-road y la opción de volverse de tracción delantera cuando así se requiera, al bloquear la transferencia de poder al eje posterior y de paso ahorrar combustible.

El otro sistema de tracción, E-Four AWD, está pensado para la gama híbrida de la marca, la cual centra el poder en el eje trasero gracias a los motores eléctricos para así dotar de una buena cantidad de torque a este eje e incluso, darle algunas prestaciones off-road.

EL nuevo sistema de propulsión se espera que haga su debut en el nuevo Toyota Corolla 2019 ya que entraría a reemplazar el actual bloque 1.8 litros que equipa en el mercado, lo cual significaría una mejora de potencia y torque para este sedán japonés con una buena popularidad en el mercado internacional. También podríamos verlo en otros autos basados en la plataforma TNGA, como lo son Camry y C-HR, aunque nada está confirmado de momento.

Lecturas que quizá puedan interesarte:

>> Toyota Yaris 2018 Hatchback hace su llegada a México

>> Prueba mediano plazo: Toyota Prius 2018, consumo de ¡24.3 km/l!

>> Toyota Yaris R 2018 ahora con control de estabilidad para México