Al momento

Salón de Ginebra 2018: Mercedes-AMG G63, el híper-SUV alemán es ahora más refinado

Mercedes acaba de presentar a la variante preparada por AMG de la recientemente renovada Clase G, agregando elementos estéticos y mecánicos que le otorgan un carácter deportivo muy interesante.

Como te lo platicamos hace apenas un mes, Mercedes-Benz renovó por completo a su todoterreno por excelencia, el Clase G, aquel que fuera concebido como un vehículo militar, que se convertiría en ícono de la marca y que al igual que lo que pasa con el Jeep Wrangler, no pueden perder esos rasgos que los hicieron objetos de culto.

Mercedes-AMG G 63 2018

Durante su larga vida, el Clase G sufrió una transformación muy significativa que lo llevó de ser un todoterreno austero y capaz, a convertirse en una maquina del más exquisito lujo y deportividad que nunca perdió sus capacidades fuera del camino.

Las versiones preparadas por AMG fueron siempre las preferidas de las celebridades, porque sabían combinar a la perfección ese binomio de lujo y deportividad, que transmitía en un símbolo de estatus muy imponente.

Para esta nueva actualización, AMG ha equipado al Clase G con una parrilla especifica, con elementos verticales que recuerdan al Mercedes Benz GT R, unas defensas con tomas de aire más grandes, que continúan en los laterales, por medio de unas salpicaderas ensanchadas que dan cabida a unos enormes neumáticos, montados en unos rines de hasta 22 pulgadas que resaltan el espíritu de altas prestaciones.

Mercedes-AMG G 63 2018

Mecánicamente hablando, monta el V8 biturbo de 4.0 litros que eroga unos bestiales 585 caballos de fuerza y mas de 600 lb-pie de par máximo, disponible entre las 2,500 y 3,500 rpm, que hace una entrega de poder muy lineal y progresiva, con unas ya características salidas de escape laterales que hará las delicias de los entusiastas. El motor tiene su lado responsable, porque adicionado a su brutal potencia, tiene la capacidad de desactivar los cilindros y aumentar la cifra del consumo, aunque siendo honestos, si vas por la versión AMG de cualquier Mercedes, el consumo no es algo que debería importarte en lo más mínimo, sin embargo te lo ofrece.

La caja de relaciones disponible para esta versión es la AMG Speedshift de 9 velocidades y doble embrague, que le permite hacer cambios de manera más rápida y mantener al motor en su rango óptimo de revoluciones, manteniendo el consumo cuando se maneja en modo Confort.

Mercedes-AMG G 63 2018

Al tratarse de la versión deportiva de la Clase G, la distribución de la tracción se distribuye entre los ejes en una proporción de 40% al eje delantero y 60% al eje trasero, en vez de los tradicionales 50/50 de las versiones “normales”, pensado para mejorar la aceleración, no obstante, no ha perdido capacidades para usarse fuera del camino, aún cuenta con caja reductora y con 3 diferenciales bloqueables que le permite sortear casi cualquier accidente geográfico que se cruce en nuestro camino, claro, hasta que los enormes neumáticos y rines lo permitan.

La suspensión para esta versión cuenta con una ajuste automático de la amortiguación que ajusta la respuesta en función del modo de manejo seleccionado de manera electrónica por medio del AMG Dynamic Select que permite seleccionar modos de manejo tanto sobre la carretera, como fuera de ella, alterando la respuesta del conjunto mecánico.

Mercedes-AMG G 63 2018

Al interior, se agregan elementos que lo vuelven más deportivo, como insertos en cromo y aluminio cepillado junto con tapicerías específicas para la versión, así como un volante achatado e insertos en fibra de carbono que resaltan el lujo y la deportividad.

A pesar de no ser un vehículo de alto volumen de ventas, es notable la importancia que la Clase G tiene para Mercedes-Benz, presentándonos sus versiones deportivas a escasas semanas de su presentación inicial en Detroit. Es el buque insignia, el referente. El Gelandewagen es el auto al que todos relacionamos con la marca de la estrella, es ahí precisamente que recae su importancia.