Al momento

#RetoPerformance: VW Amarok 2018

VW no es una marca que destaque particularmente por la producción de pick-ups. De hecho, es el segmento en el que menos versiones ha ofrecido históricamente, pero lo que ha producido goza de una reputación que le pone al nivel de las enormes marcas dedicadas a ello.
Y la mejor prueba es la VW Amarok, una pick-up mediana que tiene ya siete años de presencia en nuestro país y que quien la conduce siempre tendrá una buena referencia de sus capacidades, pero, sobre todo, de su manejo.
Por ello es que para la actualización que sufre como modelo 2018 es que hemos decidido realizar una prueba especial para evaluar a la pick-up en todos los entornos posibles de uso, porque una de sus grandes novedades es el empleo de un robusto y efectivo V6 que hace de su manejo una delicia cuasi deportiva.

performancetest_vw_amarok_2018_09

Brecha, off road y autopista
Un vehículo de estas características, hoy día tiene la exigencia de cubrir varios aspectos de uso; desde ser un auto para el día a día, útil para la familia o las compras del súper, hasta destinarlo para el trabajo o uso rudo.
Por ello es que en nuestro #RetoPerformance, una serie de pruebas en las que llevamos los autos un paso más allá de las pruebas que hacemos semanalmente, decidimos usarlo desde vehículo de apoyo para cargar equipo de grabación, regalos navideños o llevar niños a la escuela y pasando por cargar bicis para salir de la ciudad, hasta conducir hacia uno de los destinos predilectos de la zona occidente del país: Sierra de Tapalpa. Sin embargo, éste último tramo de la prueba no lo hicimos por el camino convencional, sino por la zona de terracería, una serie de brechas con algunos pasos complicados off-road y de forma irregular que son alternativos a las carreteras y autopistas y los favoritos de los grupos de jeeperos o cuatrimotos.


En total son más de 135 km de caminos en mal estado que no representaron ningún problema para la camioneta. De hecho, los disfrutamos y mucho.
Evidentemente en ello colabora muchísimo el sistema de tracción integral 4motion que echa mano de un diferencial Torsen que permite variar la entrega de torque entre cada uno de los ejes de acuerdo a la velocidad de giro, lo que le hace sumamente efectivo en manejo tanto en carretera como fuera de ella pues siempre tendremos torque en el eje y la rueda que lo necesite en pro de ofrecer un manejo seguro y efectivo.

También es un producto que permite cargar hasta una tonelada que, con el propulsor que tenemos bajo el cofre, lo hace sin preocupaciones. Se agradece que la caja ya venga cubierta para no preocuparnos por rayarla y ganchos de agarre para carga.
Así es que decidimos cargar con más de 450 leños de madera para pasar un fin de semana calientito en una cabaña de la fría sierra de Tapalpa. Funcional, efectiva y de una respuesta envidiable

performancetest_vw_amarok_2018_02

¿El GTI de las pick-ups?
Es imposible no tomarle referencia al hot hatch por excelencia cuando manejamos una pick-up con tan buen propulsor. El tren motor que emplea la nueva Amarok con el 3.0 litros de 225 hp y bestiales 369 lb/pie de torque, acoplados a una caja de ocho cambios pero de accionar muy rápido, le otorgan un desempeño que incluso algunos que se dicen deportivos no son capaces de entregar. De hecho, también incluye cambios manuales, pero por si sola es muy efectiva.

En nuestras pruebas conseguimos 8.3 segundos de aceleración desde parado y hasta los 100 km/h. Es un dato sobresaliente. La caja automática es rapidísima y el motor sube de vueltas con alegría y es que tenemos un rango de entrega de torque más amplio de lo esperado (desde las 1,000 rpm y hasta la zona roja es contundente) que le permite catapultarse cambio a cambio.
La velocidad máxima supera fácilmente los 170 km/h, que me parece considerablemente alta para el segmento.

Sobresaliente también el sistema de frenos con una respuesta muy efectica; la primera de nuestras frenadas nos dio 46m de distancia desde los 100 km/h, un buen dato considerando segmento y peso, sin embargo, conforme fuimos realizando más pruebas, el sistema mostró su resistencia a la fatiga e incluso mejoró sus datos. Al final la mejor distancia de frenado fue de 44.6m.
Pero mejor aún es su manejo. La dirección, eléctrica con asistencia variable “servotronic” es efectivísima, rápida y sorprendentemente suave y precisa en su operación. Comunica muy bien qué pasa en cada una de las ruedas y eso le entrega un saborcito que no se encuentra en el resto de los rivales.

performancetest_vw_amarok_2018_07
De hecho, se disfruta y mucho su manejo en autopista o una zona de curvas. En la prueba pudimos también conducir por un camino de montaña con curvas muy cerradas y el aplomo del eje posterior es sobresaliente. Obedece con garantías las exigencias de la dirección. No dudamos en pensar en ocasiones (salvo por la lógicamente marcha algo saltona en caminos de mal firme) que estuviéramos manejando un SUV. Nuevamente la referencia obligada es al efectivo diferencial Torsen para el sistema de tracción integral.
También merece mención su consumo. A pesar de que VW no ofrecía el V6 en la Amarok, el considerablemente aumento de potencia y torque no son directamente proporcionales al consumo. Oficialmente apenas consume 1 km/litro más vs la variante de 4 cilindros y 180 caballos.
En nuestras pruebas logramos 11.3 km/l. Pero del mismo modo es sobresaliente lo silencioso que es el propulsor hacia la cabina. Está muy bien insonorizada y la suavidad de operación es también de destacarse. Insistimos, nos da sensaciones de SUV más que de pick-up en ciertas condiciones.

performancetest_vw_amarok_2018_19

Renovada
Todo ello viene de la mano de un renovado look que cambia parrilla, faros y fascia, además de rines y estribos nuevos que le hacen lucir mucho más actual con la gama de la marca. También se revisan calaveras y por dentro tenemos un rediseño en la pantalla central, que ahora es de 6.5 pulgadas, táctil, con el nuevo menú del grupo y posibilidad de conectar Apple Car Play y Android Auto.
Los asientos son de piel con una sujeción lateral que sorprenden: es firme, acomodan muy bien y uno no lo entiende en el principio, pero una vez que se maneja entendemos el porqué de su perfil.

Atrás el espacio es justo para tres adultos, todos con cabeceras y cinturones de tres puntos. La banca puede abatirse en 60/40 y permitirnos cargar cosas de buen tamaño y volumen en la cabina interior. Completa un volante multifunciones y un climatizador de doble zona.
Los interiores son de plásticos duros, que algunos de quienes la vieron se quejaron un poco de ello. A mí me parecen suficientemente buenos para un auto de trabajo, cuyo foco es más rudo y que seguramente los veremos lleno de polvo muy seguido por lo que con ese material es mucho más fácil de limpiar.
Y a pesar de ello, el ensamble no tiene queja, muy buen armado que promueve una cabina, como ya lo dijimos, bastante silenciosa.

performancetest_vw_amarok_2018_05

De lo mejor
El segmento es muy peleado, uno de los más deseados porque no son las pick-up full size por las que hay pagar 30 o 40% más de costo, pero que sí entregan capacidades dinámicas y de carga muy cercanas.
El nivel de equipamiento es más que competente pero donde Amarok destaca principalmente es por su dinámica de conducción, potencia y torque, así como capacidades de medianas a altas en off-road. No hay un modelo tan ágil y ofrece un encanto que suma a un segmento que ya de por sí es uno de los más deseados del momento.

VW Amarok
Motor: V6, 3.0L, 225hp y 369lb/pie
Transmisión Automática 8 velocidades
Consumo oficial: Ciudad: N.D.
Carretera: N.D.
Consumo en pruebas: Autopista: 16.2 km/l
Combinado: 11.3 km/l
Capacidad de carga: 1,042 kg
*0 a 100 km/h: 8.3s
*100 a 0 km/h: 44.3m
Versiones y precios:
Hihgline 4Motion: 650,000 pesos
Highline 4Motion V6: 780,000 pesos
Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox de Vbox México