Al momento

Foto espía: Volkswagen T-Cross 2019 ya se pasea en el frío de los países nórdicos

Cada invierno llegan a los países nórdicos decenas de ingenieros automotrices de distintas marcas, que buscan poner a prueba a los últimos prototipos de sus marcas en climas extremos. Este invierno no será la excepción, y uno de los primeros autos que ha sido cazado es el nuevo Volkswagen T-Cross, el futuro SUV subcompacto de la marca teutona que buscará competir con ofertas como Chevrolet Trax, Ford EcoSport, Nissan Kicks y Hyundai Creta, entre otras.

Es una de las primeras imágenes que tenemos del T-Cross, nos llega de parte de nuestros colegas de Autoblog Argentina, y afortunadamente no lleva demasiado camuflaje encima, lo que nos permite observar algunas de las líneas y proporciones, que compartirá con otros modelos del Grupo Volkswagen montados sobre la plataforma MQB A0 (Polo, Virtus, Ibiza y Arona) pero específicamente con su primo español, el SEAT Arona. Dado el carácter global de este nuevo modelo, las pruebas se realizan tanto en Europa como en Brasil, China e India, mercados clave para este nuevo modelo y que también estarán encargados de producirlo para todo el mundo.

tcross_01

En Europa será el escalón de entrada de la gama de SUVs de Volkswagen, ubicándose por debajo de T-Roc, pero en Hispanoamérica quedará posicionada por encima de la futura T-Track, aunque seguirá por debajo de la Volkswagen Tiguan y Tharu, este último se producirá en Puebla a partir de 2019 como un escalón medio entre T-Cross y Tiguan.

Su debut internacional está indicado para el Salón de Ginebra durante el próximo mes de marzo, y la versión producida en Brasil que llegará a México se dará a conocer un par de meses más adelante con la misma plataforma moderna, aunque con algunos cambios pensados para competir en un mercado diferente que exige productos con especificaciones distintas. Podría, por ejemplo, incorporar una fascia de distinta manufactura pensando en costos de reparación como sucede con el Polo, pero estructuralmente será idéntica a la versión europea.

Spy-Photo

Al montarse sobre la plataforma MQB A0 podemos esperar motores de TSI de última generación, entre ellos, un 1.0 litros tri-cilíndrico con 125hp y 148lb-pie de par que debutó recientemente en SEAT Toledo y SEAT Ibiza. Además, habrá un 1.6 litros de cuatro cilindros atmosférico con 110 caballos para las versiones de entrada acoplado a cajas manuales o automáticas de 6 marchas.

También aprovechando el chasis MQB A0 y entendiendo los beneficios de rigidez que este presenta, no sería descabellado pensar en que pudiera obtener los mismos resultados de choque en las pruebas de Latin NCAP que obtuvo su hermano menor, el Polo. Tendría, además, bolsas de aire frontales y laterales con protección para cabeza y control electrónico de estabilidad.