Al momento

BMW alcanza la meta de colocar 100,000 EVs en 2017, y ya trabaja en su siguiente gran avance tecnológico

La firma bávara se encuentra de manteles largos, pues este lunes anunció que ha conseguido colocar 100,000 vehículos eléctricos alrededor del mundo en el 2017, alcanzando así la meta que ellos mismos se impusieron a inicios del año, gracias en parte a la creciente demanda europea por este tipo automóviles, especialmente por el BMW i3 y el Serie 2 Active Tourer Plug-in Hybrid, mismo que se comercializa en nuestro país.

Esta cifra representa un incremento de mas del 60 por ciento respecto a los 62,200 vehículos vendidos por BMW en 2016, por este motivo, la firma espera para el 2018 un otro crecimiento considerable en las ventas y ha apostado por un adelanto tecnológico importante en cuestión de movilidad eléctrica, baterías de estado sólido para sus futuros EVs, entre ellos los 12 modelos eléctricos planeados para el 2025 de los cuales se esperan números de autonomía de hasta 700 kilómetros.

The BMW all electric i Vision Dynamics concept car is displayed at the Los Angeles Auto Show in Los Angeles

Para lograr dicho objetivo, BMW ha creado una alianza con Solid Power, una compañía estadounidense que tiene más de 5 años de experiencia en baterías de estado sólido, con miras al desarrollo de la siguiente generación de tecnología de baterías para su uso en los vehículos eléctricos y así alcanzar los niveles de desempeño deseados por BMW, de los cuales aún no se ha mencionado ningún detalle en especial. BMW planea bajar el costo de los vehículos eléctricos con esta inversión en el desarrollo de baterías poderosas y accesibles a la vez.

Las baterías de estado sólido son una tecnología importante para el mercado de los EVs, pues representan un salto hacia adelante sobre las baterías de ion-litio, remplazando líquido o gel por un material sólido y conductivo que entre otros beneficios, ofrece mayor capacidad de carga y una seguridad mayor al no tener riesgos de derrames en caso de accidente. Marcas como Toyota ya han anunciado planes para invertir en estas tecnologías y la consideran un parteaguas en el futuro de la movilidad sustentable. BMW se suma a la lista.