Al momento

Mercedes-Benz Clase G, interior de lujo para el utilitario que nació pensado para el ejercito

Es difícil creer que después de 38 años en el mercado la Clase G de Mercedes-Benz este apenas por recibir su segunda generación, pues comenzó su vida como una SUV ruda, con motores diésel de 6 cilindros pensados para el ejercito, aunque luego llegaron los V8 y V12; difícil de lastimar por su objetivo militar, fue refinándose poco a poco hasta tomar un segundo aire y convertirse en un referente dentro del segmento de las SUVs de lujo. Es por eso que para la segunda generación Mercedes-Benz no se limita en cuanto a lujo y comodidad se refiere, pues quiere volver a tener un parteaguas en el segmento.

El interior estará mas enfocado a lo que Clase S nos presenta, con acabados y materiales lujosos dignos de un vehículo premium que se enfoca a un mercado que toma en cuenta hasta el mas mínimo detalle en los interiores, y sobre todo, busca exclusividad, pero sin dejar a un lado ciertos puntos clave que caracterizan a la clase G como lo son el enorme espacio al techo o un pilar A tan delgado como un bate de baseball, sin embargo el salto hacia delante tecnológicamente es considerable.

g-class_03

 

Comencemos con la parte mecánica del Clase G, específicamente con el motor, pues se sabe que para esta nueva generación Mercedes-Benz equipara a la G500 con un bloque 4.0 litros V8 biturbo, asimismo, se planea la opción de un motor de 6 cilindros en línea de 2.9 litros y la inevitable adición de un 4 cilindros turbodiésel a la lista con estas nueva opciones de motorización, en donde algunas de ellas contarán con tecnologías como desactivación de cilindros o un sistema eléctrico de 48 volts de apoyo. El rendimiento de combustible estará en su mejor momento, la mala noticia es que no equipara caja de cambios manual para en su lugar utilizar a la actual reina de las transmisiones de Mercedes-Benz, una automática de nueve escalones al frente que dará poder en todo momento a los cuatro neumáticos.

El interior es el que recibirá un cambio significativo, pues la tecnología no hará falta a bordo. A pesar de mantener algunos de los detalles característicos de esta SUV, el gran salto lo notaremos tanto en la pantalla de 12.3 pulgadas cubierta con cristal como consola central, la misma que encontramos en sus hermanos Clase E y Clase S, desde donde podremos controlar la mayoría de los mandos del vehículo y obtener la información disponible, esto se traduce en una menor cantidad de botones y un uso intuitivo.

g-class_05

 

 

La clave que Mercedes-Benz eligió para la Clase G es la simpleza y sencillez y eso se nota, moviendo muchos botones y reubicando algunos de ellos en el volante, además de añadir el pequeño trackpad como el que se incorpora en el resto de la gama para controlar algunos aspectos de la consola central, pensando en que el conductor no pierda la vista del camino en ningún momento.

En equipamiento, Mercedes-Benz Clase G equipará un sistema con Android Auto y Apple CarPlay, carga inductiva de celular, dos conexiones USB al frente y una más atrás, asientos con adaptador para tabletas, aire acondicionado de triple zona y quemacocos panorámico de gran tamaño que no afectará a la gran altura a al techo que caracteriza a la clase G, que originalmente estaba pensado para que los militares pudieran entrar con sus cascos puestos al vehículo y no perder tiempo.

g-class_04

 

Esperemos a que Mercedes-Benz nos revele de manera oficial a la segunda generación de una de sus SUVS mas emblemáticas, con un gran camino por recorrer y, especialmente, un legado que defender contra competidores como Land Rover o Jeep, los cuales ya se encuentran en una etapa de renovación para ofrecer los mejores productos al mercado y no quedarse atrás en la carrera de ventas, teniendo siempre en mente que por precio y cualidades, el Clase G es un auto muy específico que tiene una de sus principales fortalezas en la exclusividad que llega con ventas no tan altas.