Al momento

Primer contacto: Manejamos el prototipo nuevo Volkswagen Jetta 2019 antes de su presentación en Detroit

Fuimos parte de un selecto y muy pequeño grupo de analistas invitados por Volkswagen a manejar el nuevo Jetta 2019 previo a su lanzamiento oficial en el Salón de Detroit, el próximo mes de enero. La prueba se hizo totalmente en los adentros de los campos de prueba de la marca en Arizona, Estados Unidos, e incluyó una prueba de alce, un ovalo y una prueba de frenado.

Hay que mencionar que condujimos un prototipo, y que, aunque ya se encuentra muy cerca del producto final, el sedán misterioso vestido de espeso camuflaje negro y blanco no es lo que la marca considera un auto ‘vendible’, es decir, después de las pruebas pertinentes previo al lanzamiento estos autos serán destruidos.

vw_jetta_01

Tras la decepción que significó la sexta generación para los dueños de un Bora (Jetta Mk5), se espera que el nuevo auto retome ese camino intentando entregar sensaciones de alta gama. Yo soy dueño de un Bora y hay un dato curioso que vale la pena mencionar. Cuando se lanzó oficialmente el Jetta Mk5 en Estados Unidos, se presentó como un auto que buscaba competir con Acura y hasta con Volvo, un producto para aquellos que tomarían el camino más largo y sinuoso si había oportunidad, mientras que durante el lanzamiento de la sexta generación se habló solamente de un rival para Toyota Corolla y Honda Civic.

Entonces, ¿a qué apunta el nuevo Jetta? Aparentemente busca ser una buena mezcla entre ambas, un auto grande y espacioso que busca sobresalir finalmente en los Estados Unidos, pero sin las reducciones de costo excesivas que opacaron a la sexta generación. Un foco similar al que tomó Honda con el Civic de más reciente generación y pensando en que a pesar de que habrá un incremento de precios, Virtus llegará para cubrir el espectro en la parte baja que dejarán las versiones de entrada.

_g9a5088

Volvamos al auto, primero el interior, que estaba totalmente tapado por lonas, por lo que no fue posible echar un vistazo al diseño. Solo sabemos que el auto tendrá la misma pantalla táctil de 8 pulgadas usada en los nuevos Tiguan y Golf. No hay un cuadro de instrumentos digital, al menos la versión que probamos no lo tenía, pero sí habrá un esquema nuevo para Volkswagen capaz de mezclar una parte análoga con una digital, para ofrecer un aspecto moderno sin los altos costos que representa el Digital Cockpit de Volkswagen.

Los plásticos se perciben suaves al tacto, afortunadamente muy alejados de lo visto en el Jetta 2011 con un acento tipo aluminio brillante con patrones en puertas que se percibe a simple vista de muy buena calidad. En este sentido, el Jetta es mucho más cercano al nuevo Tiguan que a la anterior generación.

El exterior estaba tapado en su totalidad, pero aún con el camuflaje, podemos asegurar que el diseño tiene alma. Los diseños alemanes normalmente muestran un lateral sin adornos, pero en este caso, el pliegue se fluye por todo el perfil, desde la salpicadera delantera hasta la zona de cajuela es muy marcado, seguramente será bienvenido por todos aquellos que esperaban que Volkswagen arriesgara un poco más con su departamento de diseño, porque es justo lo que han hecho.

jetta_02

Mecánicamente, el auto que manejamos era US-spec, es decir, puede no ser idéntico al que se venderá en México, pero sí muy cercano. Monta el motor 1.4 litros TSI con 150 caballos de fuerza acoplado con una transmisión automática de 8 relaciones proveída por Aisin y muy similar a la que usan BMW, Jaguar y Audi, pero en este caso montada transversalmente. El funcionamiento es más suave que las DSG a bajas velocidades, algo que gusta al cliente estadounidense promedio, pero ojo, porque en México preferimos las DSG y no suena disparatado pensar en que, como ocurrió con Tiguan, a México lleguen las DSG de 6 relaciones.

El tren trasero es un eje torsional semirrígido, pero antes de que brinquen los inconformes, hay que mencionar que el manejo es sumamente neutral, pudiendo superar pruebas de alce en mojado con poca interferencia de los controles de estabilidad y manteniendo el subviraje al mínimo. La marca asegura que un esquema multibrazo que añada peso y reste espacio en el interior para las plazas traseras no era necesario. La prueba no fue patrocinada y con base en la experiencia de manejo, creemos que acertaron.

jetta_04

En el ovalo pudimos alcanzar los 210 kilómetros por hora, velocidad máxima limitada electrónicamente, sin sobresaltos. Eso es lo que tiene usar la plataforma MQB, cuya rigidez torsional permite que el mismo chasis se use en aplicaciones con tracción delantera y hasta 290 caballos de fuerza.

Dinámicamente, el Jetta cumple con creces a pesar de que la suspensión es todavía más suave que la de la sexta generación, esto pensando en los deseos de los clientes estadounidenses tras un extenso estudio de mercado. De nuevo, no suena descabellado pensar en que el auto para México pudiera ser un poco más rígido, con una puesta a punto más cercana a la de los autos para el mercado europeo, que también serán fabricados en Puebla.

jetta_03

Un punto que sí puede ser preocupante es el de la dirección, que se percibe anestesiada y aunque a altas velocidades eso puede ser positivo, si el Jetta busca convertirse en uno de los autos de mejor manejo del segmento, habrá que hacer modificaciones.

Otro punto que destacar, las llantas que montaba nuestro auto de pruebas eran de baja resistencia a la rodadura, pero tradicionalmente, Volkswagen siempre ha usado neumáticos de verano para México en lugar de los de todo clima, por lo que podemos esperar, una vez más, un cambio para el mercado mexicano siempre entendiendo que, aún si no fuera el caso, este esquema de suspensión combinado con los neumáticos de todo clima serán más que suficientes. Si fuera el GLI habría motivos para quejarse, pero francamente no es el caso en un sedán familiar, que será uno de los más balanceados del segmento.

_g9a5047

Con todo, esta experiencia de manejo nos deja con un buen sabor de boca, pero esperaremos hasta que podamos manejar la versión definitiva para venta en México y conocer sus precios y versiones antes de hacer un juicio definitivo y poder compararlo con los que serán sus principales rivales. Mientras, no dejes de echar un vistazo a todos los análisis que hemos hecho del nuevo auto, aquí.