Al momento

Cadillac celebra sus primeros campeonatos en la serie IMSA con ediciones especiales del CTS-V y ATS-V

Este fue el primer año de competición para el DPI Daytona Protoype, un vehiculo que se presento el año pasado con el cual la marca quería entrar de lleno al campeonato de resistencia de la IMSA, y terminada la temporada de este año, Cadillac trajo a casa dos títulos, tanto el de fabricante como el de piloto, es por eso que la firma quiso celebrar a lo grande y creó dos versiones especiales de sus sedanes más rápidos, el CTS-V y el ATS-V.

2018-cadillac-ats-v-and-cts-v-championship-editions-006-1

Aunque básicamente la edición especial se basa en un tratamiento de etiquetas, podemos decir que se hacen que el coche sea mas atractivo de lo normal, con acentos blancos, grises y rojos que vienen de la inspiración del coche de competición, acompañados de un trabajo de cualquier color que te guste, siempre y cuando sea blanco o negro, además de adoptar un nuevo quemacocos, acentos en fibra de carbono y un interior en color rojo y negro con asientos Recaro. Como paquete opcional está disponible una transmisión automática de ocho relaciones para el ATS-V, un recopilador de datos para pista y volante y palanca de cambios bordados.

Otro punto a favor de estas ediciones especiales se lo lleva el precio, pues aunque sea difícil de creer, esta versión especial del ATS-V con todos los embellecedores,  cuesta 72,190 dólares, dejándolo casi 2,000 dólares abajo del precio de la versión normal del sedán, mientras que para el CTS-V, la versión especial vale 105,730 dólares, lo que supone un incremento considerable a comparación de un CTS-V normal con todos los opcionales posibles, lo que en ese caso solamente  quedaría en tu criterio que tanto vale el sentirse especial.