Al momento

Estos son los discos de freno de Bosch que mantienen limpios los rines y reducen las emisiones contaminantes

Cuando hablamos de tecnologías innovadoras en el área de emisiones, pocas veces tendremos al sistema de frenos presente, porque generalmente pensaremos antes en un tren motor híbrido, aerodinámica, desactivación de cilindros o hasta neumáticos de baja resistencia. Sabemos que los gases que emanan del escape son la principal causa de emisiones, no obstante, también, el polvo que emana de las balatas también pone su granito de arena.

Bosch, una de las principales proveedoras de la industria automotriz, ha desarrollado discos de frenos cubiertos de tungsteno que reducen la emisión de polvo desde los frenos hasta en un 90 por ciento relativo a lo que tenemos hoy en día. El polvo sale de los frenos por la fricción entre la pastilla y los rotores, y esta compuesto por un 92 por ciento hierro, y el resto es carbono y fibras que se desgastan al frenar.

disc-brake-bosch

Quizá no parezca una tecnología tan atractiva o innovdora, quizá porque damos por hecho que los frenos son como deben ser y no hay margen de mejora, pero nadie se opondría a tener frenos que además de ser amigables con el medio ambiente, tengan una mayor duración promedio, hasta el doble de lo que duran unos discos de freno como los conocemos hoy en día. Además, iDisc reduce las expulsiones de polvo y por consiguiente los rines no se ensucian y el desempeño es el mismo que el de los rotores carbonocerámicos en términos de mordiente y fatiga.

Estos discos no se oxidan, y mientras los frenos comienzan a usarse, obtienen un terminado pulido que resulta más visualmente más atractivo. No todo son buenas noticias, porque el precio es tres veces mayor que el de los discos convencionales, aunque siguen costando una fracción comparados con los carbonocerámicos y una vez que alcancen la producción en masa, esto podría disminuir los precios de venta al público aún más.

disco_bosch_tungsteno