Al momento

Aston Martin Vantage GTE está listo para dominar Le Mans en el 2018

Por si no fuera suficiente la reciente revelación por parte de Aston Martin del nuevo Vantage 2019, la marca británica nos dio a conocer el vehiculo que será encargado de competir por el título en campeonato mundial de resistencia y seguir los pasos de su antecesor, el Aston Martin Vantage GTE V8.

Creado para cumplir con las estrictas normas de la FIA, el Vantage GTE competirá en la categoría GTE del campeonato mundial de resistencia, pero para lograr dicha acción, el vehículo tuvo ciertas modificaciones tanto en el tren motriz como en el chasis y aerodinámica, las cuales fueron supervisadas por Dan Sauers, quien en su momento hizo lo mismo con el V8 Vantage GTE actual, de la sede central de Aston Martin en Banbury, Reino Unido.

aston-martin-racing-2018-vantage-gte-aston-martin-vantage-02-1

Es notorio que la carrocería está basada en la versión de calle, pero con cortes más agresivos, con una parrilla más grande, conductos de aire extras en el cofre, el escape ahora sobresale por la parte de los guardafangos delanteros y la adición de un alerón masivo y un difusor trasero de igual tamaño no pasa por desapercibido.

Por la parte interior, Aston Martin se ha enfocado en la reducción de peso, es por eso que los cómodos asientos de piel son reemplazados por asientos de competición de fibra de carbono, al igual que la mayoría de sus componentes que fueron reemplazados por materiales de pocos kilos y dejar solamente lo necesario para detener la báscula en 1245 kg, a pesar de que le es montada una jaula antivuelco por cuestiones de seguridad.

El desarrollo de esta bestia de competición ha contado con el apoyo de marcas como Alcon, quienes fueron los encargados de que el Vantage GTE frene de manera correcta con discos hiperventilados con calipers de 6 pistones al frente y 4 en la parte posterior, Ohlins contribuyó con amortiguadores regulables de 5 posiciones mientras que Michelin desarrolló unos neumáticos específicos para esta versión.

aston-martin-racing-2018-vantage-gte-11-1

Esta versión de competición GTE ha sido puesta a prueba por más de 13,000 kilómetros, incluida una prueba de 30 horas sin descanso en el circuito de Navarra en España, para demostrar su fiabilidad y resistencia ante altas exigencias por lapsos de tiempo extensos.