Al momento

Salón de Los Ángeles 2017: Lincoln MKC 2019, actualización de media vida para el crossover Premium con el nuevo ADN de familia

Lincoln finalmente descubre a la nueva MKC, que llegará a los concesionarios en el segundo o tercer trimestre de 2018 con nuevas asistencias a la conducción y detalles especiales para sus dueños. Aparece una versión Black Label con equipamiento personalizado, que permitirá elegir entre varios tratamientos para el interior según los gustos particulares de cada comprador.

El diseño ahora encarna lo visto en los últimos lanzamientos de la firma, con una parrilla inspirada en la de los nuevos Continental, Navigator y MKZ, además de iluminación de bienvenida debajo de las puertas delanteras al abrir acercarse con el control en la bolsa. Ahora, también incorpora alerta pre-colisión con frenado autónomo capaz de detectar tanto autos como peatones, además de alertas de mantenimiento de carril, estacionamiento automatizado y alerta de punto ciego.

lincoln-mkc-02

El tratamiento Black Label del que te hablamos incluirá, al menos en los Estados Unidos, un detallado estético del vehículo cada año, lavadas ilimitadas en el concesionario y acceso a una lista de restaurantes exclusivos con una experiencia especial creada por chefs reconocidos. La temática de los tres acabados Black Label puede incluir cuero Venetian Vianca White, acabados en Alcántara y piel con madera Ziricote o un interior inspirado en el mundo del teatro, perforaciones tipo diamante y piel Venetian Jet Black con acentos en color rojo.

También estará disponible un interior en color Verde Rialto con madera color ceniza y la opción de incorporar asientos calefactados y enfriados con techo de vidrio panorámico. Cuando el auto entre al concesionario para el servicio, un representante pasará por el auto y dejará un Lincoln de préstamo mientras este está listo, para luego llevarlo de nuevo a donde el cliente ordene.

lincoln-mkc-05

Mecánicamente no hay cambios, mantiene el mismo chasis compartido con Ford Escape y los motores turbocargados de 2.0 y 2.3 litros de desplazamiento con 245 y 285 caballos de fuerza, respectivamente, siendo el segundo el que seguramente veremos en tierras aztecas. La conectividad corre a cargo del sistema Sync 3 con Android Auto y Apple CarPlay, con entrada para USB.

Con este rediseño de media vida, la nueva MKC, cuya primera iteración se lanzó en 2014, buscará mantenerse competitiva frente a rivales como Cadillac XT5, Buick Envision, Acura RDX, BMW X3, Mercedes-Benz GLC y Audi Q5.