Al momento

A prueba: Acura TLX 2018, un sedán confortable que no se olvida de la deportividad

El sedán mediano de la marca de lujo nipona y que en México funge como el buque insignia a falta del RLX, se renovó hace solamente unos meses. El TLX recibe el nuevo ADN de diseño de Acura, ya sin el polémico frente con parrilla cromada del anterior, y en su lugar aparece la parrilla Precision de forma hexagonal. Fuera de los detalles, el cambio no es extremo, pero son precisamente los detalles los que marcan una diferencia.

Probamos la variante más deportiva, denominada A-Spec que agrega algunos detalles estéticos al exterior como los escapes dobles ovalados, acentos en negro brillante y rines de 19 pulgadas. Me parece que en general, el rediseño está bien logrado porque consigue darle un aspecto fresco y atractivo al auto, más aún en la versión tope de gama, a parte de recordarnos casi todo el tiempo que estamos ante un auto que tiene las raíces de la misma marca que nos trajo el NSX híbrido.

acura_tlx_09

El interior echa mano de buenos materiales y ensambles impecables, con asientos forrados en piel y gamuza color negra, un volante de buen tacto y el cambio a través de botones. Lo que aparece como un área de oportunidad y que francamente ya hace notar el paso de los años es el sistema de info-entretenimiento de pantalla doble, que no es muy intuitivo y se vuelve complicado cuando circulamos en tráfico denso, aparte de que algunos gráficos ya se notan superados por su competencia directa en un segmento que va enfocado a clientes muy exigentes y en el que aparecen sistemas de última generación como el iDrive de BMW.

Hay que decirlo, cuenta con interfaces Apple CarPlay y Android Auto que se agradecen, pero su operación no es táctil como esperamos, sino que se hace a través de una perilla. En este sentido, me parece que el sistema de nueva generación que encontramos en productos como el Honda Civic o CR-V hubiera sido una mejor opción, más sencillo, pero también más útil. El sistema sí es más rápido que el del auto anterior y cuenta con controles por voz que hicieron siempre lo que pedí al primer intento.

Contempla asistencias interesantes, tenemos cámaras en prácticamente todos lados, una al frente, a los lados, panorámica y hasta tres ángulos de visión distintos para la trasera. Además, tiene el asistente de cambio involuntario de carril, alerta de tráfico cruzado y alerta de colisión frontal, más el control crucero adaptativo que resulta útil en vías urbanas de alta velocidad para mantener un ritmo constante sin preocuparnos por frenar o acelerar si el flujo de tráfico cambia. Por el precio, el altísimo nivel de equipamiento es una de sus armas más importantes, con un alto valor y mucho, mucho contenido por cada peso pagado.

acura_tlx_16

El manejo del TLX resulta interesante, entendiendo que a pesar de que se presenta como un auto más deportivo, no debe de olvidarse del confort y del lujo que sus clientes esperan, después de todo se trata de un sedán de corte Premium. También es uno de los más pesados comparándolo con autos como el BMW 330i o Audi A4, y aunque es más potente, los alemanes dan una sensación de mayor empuje por las altas cifras de torque provenientes de sus motores turbocargados, que también son más eficientes.

En lo que los alemanes no podrán acercarse es en el apartado de sonido, ya que el V6 tiene un mejor timbre, que se amplifica por encima de las 4,000 revoluciones y da una sensación de refinamiento que difícilmente tendremos en un cualquier bloque de cuatro cilindros. Por debajo de 4,000 revoluciones, la insonorización es impecable, y por momentos puede ser complicado saber si el motor se encuentra siquiera encendido, con vibraciones mínimas.

Tiene cuatro modos de manejo; Normal es el más adecuado para todo tipo de circunstancias, Eco favorece siempre los consumos retardando la respuesta de acelerador y transmisión, Sport mejora la aceleración modificando la respuesta del acelerador y de la caja y Sport + es el más radical, aunque no es recomendable para entornos urbanos y sí dispara los consumos de combustible de forma notable.

acura_tlx_24

El motor es un V6 atmosférico de 3.5 litros que eroga 290 caballos de fuerza y 267 libras-pie de par, acoplado a una caja automática de 9 relaciones con paletas al volante enviando la potencia solamente al eje delantero. A pesar de la potencia, el chasis controla al eje frontal y el torque-steer está muy bien escondido, siendo solo perceptible cuando presionamos el acelerador a fondo desde cero.

Empuja con fuerza, no hay quejas en este sentido y, de hecho, puede parecer que tiene más caballos de los que declara, aunque estos son más perceptibles en un rango alto porque el par llega en su totalidad hasta las 4,500 vueltas y el motor se estira hasta pasadas las 6,500. La caja de desarrollos cortos se acopla correctamente con este motor, manteniéndolo siempre en su punto óptimo de aceleración cuando se le exige, pero pensando también en los consumos cuando circulamos a velocidades crucero de entre 100 y 120 kilómetros por hora.

acura_tlx_22

Dicho esto, me parece un auto con una personalidad mixta, su tamaño y configuración mecánica le permite posicionarse como un auto confortable para largos trayectos o bien, un compañero capaz de atacar caminos de montaña con aplomo y seguridad. Como auto deportivo puro tiene algunas fallas, es un subvirador, más de lo esperado y me parece que esto puede atribuirse a neumáticos de todo clima. Aquí, podría ser atinado tener la opción de incorporar una opción de llantas con un compuesto más suave, especialmente en un auto que sí tiene aspiraciones deportivas y un chasis perfectamente capaz de rodar a altas velocidades.

Entonces, la recomendación podría ser dejar pasar a la variante A-Spec y optar en su lugar por la Advance que cuesta 70,000 pesos menos, con un auto más enfocado al lujo y confort que no sacrifica demasiado en equipamiento. Si por otro lado, se busca un auto más deportivo por este precio, aunque también de menores dimensiones, los alemanes se plantan como una mejor opción por sus esquemas de tracción trasera o integral y motor longitudinal, además de sus motores turbocargados y, en el caso de Audi, cajas automáticas de doble embrague.

Lo más

+Valor por el dinero

+Sonido y refinamiento del motor

+Materiales y ensambles

+Sensación de amplitud

Lo menos

-Consumos

-Info entretenimiento poco amigable

Acura TLX 2018
Motor: V6 3.5 litros; 290hp y 267lb-pie
Transmisiones: Automática; 9 velocidades
Volumen en cajuela: 374 litros
Consumo mixto observado: 9.2km/L
Tanque de combustible: 65 litros
Precios y versiones:
Advance 669,900 pesos
A-Spec (Probada) 739,900 pesos