Al momento

Primer vistazo: Chevrolet Corvette ZR1 2019, 755 caballos de músculo americano para despedir al C7

Se termina la especulación, filtraciones y fotos espía. El Corvette ZR1 ya está aquí y ha llegado con 755 caballos de fuerza y toda su gloria. Estéticamente el auto es más agresivo incluso que el actual Z06, incorporando tomas de aire frontales que no se verían fuera de lugar en un auto de competición, junto con faldones laterales y un enorme alerón trasero preparado para pegar al auto al piso a muy altas velocidades. Es el Corvette más genial jamás creado, y vaya que este auto tiene una historia memorable.

Como no podía ser diferente tratándose de un Corvette, el nuevo ZR1 está propulsado por un motor de 8 cilindros acomodados en V que toma el nombre LT5, igual que el código de motor que llevaba el ZR-1 de los noventas. Desplaza 6.2 litros y está supercargado, pero es mucho más que un Z06 potenciado con electrónica porque el supercargador es un 52 por ciento más grande y el cuerpo de aceleración tiene un diámetro de casi 10 centímetros. ¿El resultado? 755 caballos de fuerza a las 6,300 vueltas y 715 libras-pie de par a 4,400rpm, un incremento de 115 caballos respecto al anterior ZR1.

corvette_zr1_04

El propulsor echa mano de inyección directa e indirecta para optimizar el flujo de combustible en ciertas circunstancias, además de mitigar la carbonización en los inyectores que es común en los propulsores con esta tecnología en altas temperaturas. El compresor e interenfriador son tan grandes que el cofre tuvo que tener una apertura en el medio, razón por la cual el auto no pasó las regulaciones para protección a peatones en el continente europeo. El cofre entero fue planeado para alimentar al enorme compresor con aire fresco, y se agregan 4 radiadores a la cuenta del Z06 para un nuevo total de 13.

De nuevo, tratándose de un Corvette era imposible pensar en complejos sistemas de tracción integral, por eso el auto envía la potencia solamente al tren posterior a través de cajas manuales de 7 relaciones o bien, una automática de 8, ambas idénticas a las unidades que encontramos en el Z06. Con todo este poder en las ruedas traseras era importante asegurar que pudiera ponerse en pavimento de forma eficiente, por eso el ZR1 gira alrededor de su propia aerodinámica, buscando agarre sin arrastre. Hay varios paquetes aerodinámicos, pero el más sencillo de todos mejora el agarre hasta en un 70 por ciento respecto del Z06, y permite velocidades máximas de hasta 338 kilómetros por hora.

corvette_zr1_08

El segundo paquete es ajustable y de hecho reduce la velocidad tope, pero trae consigo aún más agarre y se monta directamente en el chasis para no romper el medallón trasero. Finalmente, el paquete ZTK agrega un disfusor frontal con fibra de carbono, neumáticos Michelin Pilot Sport Cup y una puesta a punto más agresiva para el chasis y la suspensión magnética. La suspensión no es ajustable, pero usa materiales avanzados compuestos y aluminio.

El auto para el debut usa en paquete de diseño especial denominado Sebring Orange que suma pintura naranja y calípers de freno del mismo color. Por dentro, los cinturones y costuras son de color naranja, mientras que el terminado del tablero es de color bronce cepillado. Los asientos están tapizados en piel auténtica tipo Nappa y como opción se puede elegir un volante de fibra de carbono, audio Bose y diferentes asientos con niveles variables de agarre.

corvette_zr1_02

El auto tendrá un precio cercano a los 120,000 dólares y aunque su debut oficial tuvo lugar en el Salón de Dubái, es prácticamente un hecho que lo veremos en el Salón de Los Ángeles hacia finales de mes. Con este auto, Chevrolet despide a la séptima generación del Corvette, ya que la octava será una revolución en toda regla, muy probablemente con motor híbridos y motor central, como lo hacen los superautos europeos.