Al momento

A prueba: BMW 540iA M Sport, tras los pasos del auto perfecto

Es muy probable que el concepto de auto Premium hoy día se tenga mal entendido. Algunas marcas otorgan esa categoría a ciertos productos gracias que incoporan un amplio nivel de equipamiento o mejor calidad de materiales. Es como querer cobrarte un plato de carne angus como Kobe solo porque tiene más papas o ensalada con aderezo. No digo que sea una carne mala o que no agradezco la guarnición, pero sigue siendo angus.

Los productores de carne Kobe cuida absolutamente todo lo que está alrededor de su crianza: entorno, raza y, evidentemente la alimentación.

Lo mismo pasa en el mundo de los autos. Para que un vehículo sea realmente Premium detrás debe existir una serie de pasos que le permitan verse y sentirse como un auto del mayor nivel de calidad.

bmw_540m_test_11

Exquisito

La percepción es un factor muy importante, sobre todo en el mundo Premium. Las cosas se ven y se siente como tales, no necesitan decirte “mira, es Premium”; así las marcas se van ganando poco a poco el reconocimiento.

Justo eso se percibe cuando te subes al Serie 5. Probablemente esté de más decirlo, pero la sensación de estar en un auto que goza de más de 40 años de existencia como una de las referencias del segmento, evidentemente es de muy buena calidad.

A diferencia de las otras alemanas, BMW sigue fiel (por no decir terca) en apegarse a su concepto de diseño interior minimalista provisto por quien fuera hace más de 15 años el director del área de diseño de BMW: Chris Bangle.

Bangle le aportó el carácter actual a la gama de la marca bávara en todos los sentidos. Si bien con el paso de las generaciones se han ido actualizando ofreciendo algunos atributos como pantallas touch de LED en el equipo del aire acondicionado o un touch pad en el sistema de infotenimiento, digamos que en términos de diseño se mantiene muy fiel a lo visto en la última década.

Por fortuna ahora llega la nueva ola de funcionalidades con movimientos de las manos llamada Control de Gestos que, si bien no aporta al diseño, mejora la funcionalidad. El nuevos Serie 5 te permite operar el equipo de audio o responder llamadas con algunos movimientos de las manos. También podemos revisar cómo se encuentra el auto estacionado con algunos movimientos de las manos a través de cuatro cámaras que representan el auto en 3D y en tiempo real para mires las condiciones del lugar en donde queremos estacionarnos, en la pantalla touch de 12.3 pulgadas. Imaginen la velocidad del procesador para poder hacer eso.

Aunque el control de gestos es fascinante, cuesta trabajo “agarrarle el modo” al inicio. Debes ser muy preciso con las acciones e intervienen algunos factores como la cantidad de incluso de luz (por lo menos en nuestra experiencia de uso) y funciona prácticamente solo para el conductor. Una vez que le has agarrado la onda, es muy fácil de operarlo y se vuelve practiquísimo porque no tienes que quitar para nada la vista del camino.

bmw_540m_test_14

Finalmente, este tipo de soluciones son los primeros pasos para los vehículos totalmente autónomos que seguramente carecerán de mandos o para permitirnos operar los sistemas del auto desde la comodidad del asiento trasero.

Debemos mencionar, también, el head up display con una pantalla mucho más grande, mejores colores y más información que nos permite no quitar la vista del camino aunque con lentes polarizados a veces no se ve muy bien.

bmw_540m_test_09

Semiautónomo

Del mismo modo, la versión que tuvimos para evaluar contaba con varios sistemas de seguridad bajo el nombre de Driving Assistan Plus que le vuelve un auto semiautónomo, que funciona así por cuestiones legales y no necesariamente de las capacidades de los sistemas.

El 540iAM Sport ofrece una serie de radares y una cámara estereoscópica en el parabrisas que permite leer las condiciones del camino (líneas, señalización y otros vehículos), por lo que es posible activar el control de velocidad de crucero adaptativo y un sistema de asistencia para mantener el auto dentro de las líneas del camino.

Bajo condiciones ideales de infraestructura vial (cosa que sucede en la minoría de los caminos en nuestro país), el auto puede mantener velocidad, distancia respecto de los autos que nos preceden, seguir el camino y cambiar de carril sin que nosotros toquemos el volante o pedales. Legalmente no puede hacerlo sin la intervención humana y por ello nos da únicamente ventanas de cinco segundos sin que toquemos el volante. Si no lo hacemos, el sistema emite una alerta y se desactiva. Ideal para largos trayectos de autopista en donde podemos ir más relajados y sabiendo que el auto se mantendrá en el carril aun en curvas (hasta un cierto grado) y sin golpear al coche delante nuestro.

bmw_540m_test_12

Del mismo modo, este modelo incluía dos sistemas de asistencia para estacionamiento que son parte de las tecnologías autónomas de los próximos años: estacionamiento controlado remotamente y Parking Assistant Plus.

El primero requiere de una llave específica muy similar a un teléfono, con pantalla touch y posibilidad de conocer el estado del vehículo, programar o encender el aire acondicionado, encenderlo y apagarlo remotamente o incluso estacionarlo en lugares estrechos de manera remota. ¿Inútil? En nuestra experiencia fue criticado por algunos miembros de nuestra comunidad, pero en la práctica nos parece fascinante que se puede operar de este modo. Insistimos, es la premisa de todos los sistemas que deberán incorporar los vehículos autónomos.

bmw_540m_test_07

Exquisito

A todo ello hay que agregarle que es un verdadero tanque. No tiene reparo en rodar a altas velocidades con un aplomo que solo un sedán Premium es capaz de entregar. La dirección, con variación de resistencia de acuerdo a la velocidad, es impecable y si algo de verdad sorprende de estos autos, es su capacidad para ser cómodos en ciudad, imparables en autopista y hasta comunicativos en caminos de montaña: se disfruta su manejo como pocos autos. Es de esos que uno quiere manejar por horas.

Como buen alemán, su mejor valor está en su conducción. Acelera como un verdadero demonio. En nuestras pruebas conseguimos el 0 a 100 km/h en tan solo 6.5 s; muy cerca de la cifra oficial. La frenada, efectivísima vía unos frenos especiales por el paquete M, en 39.2 m desde los 100 km/h. Además, una mordida efectiva, contundente y muy, muy resistente a la fatiga.

bmw_540m_test_13

El seis en línea es una de las más grandes joyas que ha concebido BMW en la historia. Es sinónimo de eficiencia y deportividad. Bien lo podemos ver en un Serie 5 que una X6 o un M2 y en todos los casos, es una delicia de funcionamiento. Le otorga al 540 una dosis de deportividad que agradecemos enormemente.

Ofrece también el sistema Adaptive Drive con controles dinámicos para las suspensiones y barras estabilizadoras activas que reducen el rolling de la carrocería. De esto modo se suman cinco modos de manejo (Eco Pro, Comfort, Sport, Sport+ e individual) en los que se puede variar respuesta de la dirección, motor, caja y suspensiones.

 

La diferencia de desempeño entre cada uno de los modos es mucho más evidente que nunca. El modo Eco Pro le hace comportarse como si acabáramos de despertarnos. Todo sucede con lentitud o mejor dicho, suavidad. Del otro lado, al modo Sport+ el conjunto se dispone a obtener el máximo rendimiento del motor y la caja de ocho relaciones; las suspensiones son más firmes e incluso el clúster de información reemplaza los azules del modo económico por unos rojos intensos espectaculares.

Todo ello queda, además, claramente deportivo vía el equipamiento paquete M específico que se ofrecía en la versión de pruebas: volante con levas de cambio y asientos deportivos con ajuste de anchura, insertos de aluminio con acabado perlado, frenos M con pinzas azules, paquete aerodinámico de fascias delantera y trasera y estribos laterales, además de rines específicos. El remate final, un efectivo sistema de aire acondicionado electrónico de cuatro zonas con hasta 4 aromas diferentes. ¿Algo que te haga falta?

bmw_540m_test_08

“Solo” unos cientos de miles

El Serie 540 en su versión “normal” cuesta por encima del millón de pesos. La versión que tuvimos para evaluar, con todo el equipamiento mencionado, se ubica en 1,414,500 pesos, una cantidad considerable, pero nos parece justa (no, nos es que los podamos pagar, pero si lo ubicamos en su segmento es de las mejores compras por la carga tecnológica que ofrece).

Mercedes en la versión de entrada con la potencia y mecánica similar al 540, cuesta 100 mil pesos más; el equipo AMG se cobra por separado y no ofrece el sistema de control por gestos o de estacionamiento con las cámaras surround view y el también estacionamiento remoto. También se le pueden agregar sistemas de conducción semiautónoma, pero con costo.  Seguramente no llegará al precio del 540 pues no ofrece al final, el mismo nivel de equipamiento.

Con Audi sucede más o menos lo mismo. No se puede llegar al nivel de equipamiento  que ofrece el 540, lo que a la larga nos parece más valioso por el tema de exclusividad y personalización que ya en este tipo de sedanes Premium juega un rol importante.

El A6 con la gama S Line se ubica también por encima del 540 de entrada alrededor de unos 40 mil pesos, pero hablamos ya de una variante sport muy bien equipada de materiales. Mismo caso, no hay paquetes de frenos, cámara sourround 3D y los elementos que ya mencionamos diferenciadores del BMW.

BMW 540iA M Sport
Motor: 6 en línea, 3.0L, 340hp y 332lb/pìe
Transmisión Automática 8 velocidades
Consumo oficial: Combinado: 14.1 km/l
Consumo en pruebas: Combinado: 9.3 km/l
Cajuela: 530L
*0 a 100 km/h: 6.5s
*100 a 0 km/h: 39.2m
Versiones y precios:
540iA M Sport: 1,414,500 pesos
Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox de Vbox México