Al momento

Tesla reporta pérdidas de 619 millones de dólares y retrasa (una vez más) sus objetivos de producción

Model 3

Los volúmenes de producción para el nuevo Tesla Model 3, el auto que traería grandes volúmenes de ventas para la marca por ser más accesible que el resto de la gama ha vuelto a retrasarse. Tesla esperaba poder producir el Model 3 a razón de 5,000 unidades por semana a partir del mes de diciembre, pero ese objetivo no llegará sino hasta el primer trimestre de 2018.

Este retraso se debe a que existen algunos cuellos de botella en el proceso de producción, y era difícil predecir cuanto tiempo tomaría arreglarlos. El problema está en el módulo que ensambla las baterías, en donde la marca tuvo que rediseñar gran parte del proceso productivo.

La firma también reportó la perdida trimestral más grande de su historia, con 619.4 millones de dólares en el tercer cuarto de 2017. Este número fue más bajo que las expectativas de muchos analistas, pero mandó las acciones de Tesla hacia abajo en un 5 por ciento.

El plan de viablidad de la marca a mediano y largo plazo depende en gran parte del Model 3, que con su precio de salida de 35,000 dólares resulta más accesible que los Model S y Model X. Tesla pretende comercializar 500,000 autos en 2018, la mayoría de ellos siendo Model 3. No obstante, la marca produjo solamente 260 autos en el tercer trimestre, frente a los 1,500 que planeaba originalmente.

El retraso en la producción del Model 3 representa también un retraso en ventas, que se verá reflejado en las entradas de dinero de la marca, aparte de que podría ocurrir que algunos de los más de 500,000 clientes que ya han hecho un depósito por el Model 3 pudieran pedir su dinero de regreso.