Al momento

Primer contacto: Volkswagen Golf R 2018, sigue siendo el rey

Se había anunciado su llegada a México desde hace un par de años, pero Volkswagen prefirió esperar al rediseño de media vida para introducirlo al mercado mexicano y ahora, ya conocido como Golf 7.5, aparece la versión más deportiva y radical, que se encuentra ubicada un peldaño por encima del Golf GTI en cuanto a deportividad y capacidades respecta.

Pude probar a fondo al nuevo Golf R en el autódromo de Yucatán, un complejo prácticamente nuevo que cuenta con un trazado técnico, con curvas rápidas y eses lentas, perfecto para poner a prueba al hot-hatchback más capaz que ha creado Volkswagen en la historia.

Entiendo que quizá el Golf R no vaya a pasar una gran parte de su vida en pista, porque al final de cuentas sigue siendo un Golf y la puesta a punto no es tan radical como, por ejemplo, sí lo son Honda Civic Type R o Ford Focus RS, pero ese factor es precisamente el que lo engrandece. Que un auto sea tan capaz en un circuito, entendiendo que también es refinado y sobrio, ideal para las labores de trayectos citadinos, lo hace todavía más atractivo.

volkswagen_golf_r_autologia_12-fileminimizer

El Golf R echa mano del ubicuo propulsor 2.0 litros TSI turbocargado de Volkswagen en su iteración más potente, este motor aparece también con puestas a punto menos radicales en Tiguan, Beetle Dune, Jetta GLI, Golf GTI y Atlas/Terramont, a parte de una variedad de productos de la gama de Audi y SEAT. En este caso eroga 290 caballos de fuerza y 280 libras-pie de par, acoplados únicamente a una caja automática DSG de 7 relaciones y enviando la potencia a las cuatro ruedas, cortesía del sistema de tracción integral 4Motion.

Platicando con la marca pregunté porqué no teníamos en México los 306 caballos que tiene la versión para venta en Europa y la respuesta fue lógica: homologación. El auto tendría que recibir gasolina de 95 octanos para entregar los 306 caballos, combustible que no tenemos en nuestro país, por eso fue preferente rebajar ligeramente la potencia final para reportar la cifra que el auto verdaderamente conseguirá con las gasolinas que se pueden adquirir en México y, de paso, para no sacrificar la durabilidad del motor a largo plazo.

volkswagen_golf_r_autologia_03

A diferencia del Golf R que se vende en nuestro vecino país del norte, el nuestro también llega directamente desde Wolfsburg, Alemania, pero con especificación europea. Sí, la versión de Estados Unidos monta una caja de 6 relaciones y no contempla el freno de estacionamiento electrónico que sí tenemos en México.

La caja será perfecta para todo uso, y aunque en circuito seguramente hubiera sido más divertido tener una caja manual, me parece que la transmisión DSG le viene mejor al carácter del auto por la polivalencia que demuestra. Por su parte, el sistema 4Motion usa un diferencial tipo Haldex que en esencia envía la potencia al eje delantero la mayor parte del tiempo, pero intuye con la información del ángulo de giro de la dirección, posición del acelerador y marcha engranada el momento en el que el auto podría comenzar a perder tracción para enviar torque al eje trasero antes de que esto suceda.

volkswagen_golf_r_autologia_10-fileminimizer

El motor empuja con fuerza desde el ralentí y no desfallece hasta pasadas las 6,500 vueltas, punto en el que la mecatrónica de la caja hace el cambio de marcha ascendente por sí mismo aun si vamos rodando con el modo manual.  Esta aplicación de la caja DSG es sublime en su accionar e incluso cuenta con Launch Control, que puede ser activado apagando el control de estabilidad, con el volante recto y la caja en modo Sport. Entonces pisamos acelerador y freno a fondo al mismo tiempo y el embrague se accionará en el momento en el que sueltes el pedal del freno, trabajando en conjunto con la tracción 4Motion para lanzar al auto como una bala a los 100km/h en menos de 5 segundos.

Cuenta con tres modos de manejo predeterminados, Normal, Eco y Race, más el modo Individual que, como dicta su nombre, permite elegir individualmente los parámetros de transmisión, dirección y escape, permitiendo que tengamos, por ejemplo, una caja con comportamiento deportivo combinado con un escape más silencioso y una dirección más suave y cómoda. Por su parte, el control de estabilidad tiene tres modalidades, encendido, totalmente apagado o bien, ESC Sport, que me permitió jugar con el auto antes de intervenir, haciéndolo solamente cuando detecta que al conductor se le ha terminado el talento y está a punto de perder el control.

En el circuito, me sorprendió la rapidez de la dirección que da menos de dos vueltas de tope a tope, y pude entrar a curvas cerradas manteniendo ambas manos en posición 9 y 3 y sin girar demasiado, sumando al sabor claramente deportivo de este modelo.

volkswagen_golf_r_autologia_06

También fue una muy grata sorpresa ver cómo los 13 autos que estaban disponibles para prueba realizaron ejercicios sin detenerse durante más de 5 horas, y los frenos fueron tan efectivos al terminar como lo eran cuando comenzamos con las pruebas, sin llegar a fatigarse a pesar de las repetidas frenadas desde 180km/h tras la recta principal y entrando a la primera curva.

En curvas lentas, debo recalcar la capacidad que tiene para moverse sin perder tracción, subvirando de forma controlable únicamente cuando excedí los límites que, por cierto, son muy altos. También pude provocarlo transfiriendo los pesos para conseguir un sobreviraje mínimo y colocar el eje trasero en el trazado tal cual lo quería, con un paso por curva fenomenal.

Es uno de esos autos que hace sentir como un profesional hasta al conductor más inexperto, perdonando casi todos los errores que pude cometer aun con las asistencias apagadas, lo que habla de la fantástica puesta a punto del chasis y del ya citado sistema de tracción integral.

volkswagen_golf_r_autologia_13-fileminimizer

Si ya hablábamos de la dualidad con la que cuenta el Golf R, el interior acentúa este punto. Es el mismo que el de los Golf que ya conocemos, con ensambles muy bien logrados y materiales de primera clase, incluida piel auténtica tipo Vienna en asientos y volante con acentos de tipo fibra de carbono y el logo ‘R’ bordado en el respaldo.

Me parece justo hacer una mención especial del sistema de info-entretenimiento, cuya pantalla de 8 pulgadas es rapidísima a los mandos y cuenta con una interfaz fácil de usar y gráficos que no se verían fuera de lugar en alguna de las mejores tabletas portátiles del mercado.

A pesar de llegar únicamente con una carrocería de tres puertas, los asientos traseros son útiles para dos pasajeros de buena talla y el acceso es relativamente sencillo, ya que los asientos delanteros se doblan y deslizan con solo jalar una palanca y vuelven a su posición original sin que sea necesario volver a acomodarlos.

volkswagen_golf_r_autologia_11-fileminimizer

Entonces, el Golf R llega a México finalmente después de mucho esperarlo. Me queda claro que para aquellos que busquen un auto puro para manejar en pista el Civic Type R podría ser más efectivo, pero dudo que consiga realizar las labores de conducción citadina con la facilidad y efectividad con la que lo consigue el Golf R. Por otro lado, el BMW M140i con su motor de 6 cilindros, 340hp y tracción posterior quizá sea más atractivo para los puristas, pero el volumen interior es reducido gracias a un túnel de transmisión más marcado, y me parece muy difícil de creer que pueda conseguir mejores tiempos de vuelta en manos de un conductor promedio. Estoy seguro de que, si intentara manejar un M140i en un circuito con la misma intensidad con la que manejé el Golf, hubiera perdido el control del auto en más de una ocasión.

El Golf R aparece como una alternativa interesantísima por 674,900 pesos, con un completo equipamiento que incluye pantalla táctil de 8 pulgadas con Android Auto, Apple CarPlay y sistema de navegación, asientos de piel, clima electrónico de doble zona, quemacocos eléctrico, rines de aluminio de 19 pulgadas, mandos al volante y computadora de viaje.

volkswagen_golf_r_autologia_01

Para entender al Golf R debemos entender también a la esencia del hot-hatch como tal, porque es precisamente lo que es este auto. Un hot-hatch es un auto deportivo que debe ser capaz de hacerlo todo, desde proporcionar un medio de transporte cómodo y seguro para uso cotidiano, hasta viajes en autopista con la familia y sin olvidarse de las visitas a circuitos para trackdays ocasionalmente o conducción deportiva en un camino de montaña solo por el goce de hacerlo.

Los hatchbacks tienen la ventaja del espacio, pero desde el inicio ya están comprometidos hasta cierto punto, ya que para conseguir hacerlo todo, el motor debe ir al frente para mantener el espacio razonable en el compartimento de los pasajeros. También es importante que la suspensión pueda tener un sabor deportivo sin llegar a ser tan radical como para volverse incómoda en uso cotidiano, más con los caminos que tenemos en gran parte de nuestro país.

volkswagen_golf_r_autologia_14-fileminimizer

Es ahí en donde el Golf R destaca y esa la razón por la que creo que es el mejor hatchback deportivo que hay a la venta actualmente en nuestro país, y con diferencia. Sin ser el más rápido en circuito, consigue todo lo que un hatchback de esta envergadura debe poder hacer; es efectivo, cómodo, emocionante, rápido y sobrio, todo al mismo tiempo, una receta que, de momento, nadie ha conseguido igualar.