Al momento

A prueba: Hyundai Accent y las razones por las que es una buena compra

Como ya lo hemos dicho, el segmento de los sedanes subcompacto está viviendo una especie de revolución desde hace algunos años. Modelos como el Vento, el 301 o Rio, solo por citar algunos, han cambiado mucho el concepto de este apartado de la industria: no por ser sedanes subcompactos deben ser baratos en todos los sentidos.

La cereza del pastel es el nuevo mexicano, el Hyundai Accent. Desarrollado sobre la plataforma del Kia Rio, Hyundai le da una reinterpretación sumamente interesante y hace un enfoque de precios y equipamiento que le hacen verse como una de las mejores compras del segmento, pues creemos que tiene los argumentos para ponerse a pelear al tú por tu con modelos como el Sonic de Chevrolet o Versa de Nissan quienes lideran las ventas.

Checa el análisis comparativo entre Kia Rio Sedán, Toyota Yaris R, Nissan Versa, VW Vento y Hyundai Accent

hyundai_accent_test_04

Sin queja

Aunque el diseño es subjetivo, no podemos negar que este sedán cuenta con proporciones mucho más cercanas a un compacto (léase su hermano mayor el Elantra) cosa que cualquier comprador agradece.

Del mismo modo, desde la versión de entrada, el equipamiento es más que competente. El Accent echa mano de una gama de tres versiones (GL, GL Mid y GLS), las dos primeras con cajas manuales o automática tradicional de seis cambios y la GLS como el tope de marca que fue justo la variante que pudimos evaluar.

hyundai_accent_test_07
De hecho, debemos destacar, que tiene un rango de precios mucho más interesante que el de su hermano Rio Sedán, arrancando con un precio más bajo y terminando con uno ligeramente más alto, pero mejor equipado (sobre todo en calidad de materiales). Vaya, tenemos un espectro más amplio de opciones.

Checa el equipamiento de cada una de las versiones del Hyundai Accent

La versión GLS destaca por un equipamiento bastante completo que vuelve a poner la vara alta en el segmento. Si ya lo habían hecho Vento, Rio o 301, ahora Accent le da una vuelta de tuerca más, enfocado principalmente a la percepción de calidad. Es una combinación interesante entre equipamiento y calidad percibida en general del producto que es lo que nos deja con un buen sabor de boca.

hyundai_accent_test_16

El equipo destaca por embellecedores exteriores que le hacen lucir un pasito por encima, como una parrilla cromada, retrovisores con luces direccionales, rines de 17 pulgadas y calaveras de LED, además de faros de niebla. Por dentro también la marca le apuesta a mejor contenido visual que genera una sensación de mayor calidad: volante y palanca forrada en piel, asientos en vinipiel y consola y paneles de las puertas también con materiales similares y suaves al tacto.

El equipamiento de confort incluye el acceso y encendido del motor con llave de presencia, climatizador, pantalla táctil de 7 pulgadas con Apple Car Play & Android Auto y otros detalles que suman como un equipo de sonido con seis bocinas o que todos los vidrios eléctricos sean de un solo toque.

En materia de seguridad, esta versión full cuenta con frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS, control de estabilidad, seis bolsas de aire y sistema de asistencia de arranque en pendiente.

Por el precio que ofrece, al momento de la edición de esta prueba, de 285,400 pesos, es una de las opciones más completas del mercado, puesto que modelos con equipamiento similar (sobre todo el tema de piel y materiales interiores) están cerca de la barrera de los 300 mil o más.

Mejorable sí, que las versiones intermedias se limiten a ofrecer solo doble airbag frontal, pero es que, si lo hicieran, el Rio estaría en serios problemas y creemos que debe haber un acuerdo no escrito entre ambas marcas; puede ser.

Aun así, no nos parece justificable, nos encantaría que Hyundai también le apostara fuertemente el equipamiento de seguridad, así la versión intermedia sería todavía una mejor compra.

Por otro lado, el espacio, lo que debería ser uno de sus fuertes, es suficiente para llevar a cuatro adultos y algunas maletas: 387 litros de capacidad de cajuela lo ubican en el promedio del segmento, superado por modelos como el Peugeot 301 (con 607L), VW Vento (455L) o Versa (460L). También vale destacar que tenemos buen espacio para cabeza que favorece mucho la sensación de habitabilidad.

hyundai_accent_test_06

¿Y cómo se maneja?

A diferencia de su primo hermano, el Rio, el modelo de Hyundai presume de un habitáculo más silencioso y una marcha más suave. El motor, como tal, no ofrece cambios significativos en su desempeño, de hecho lo notamos hasta más mesurado. Como prueba basta checar el dato de aceleración que nos entregó: 14.2 s desde 0 hasta los 100 km/h, vs 12.7 s que obtuvo el Rio. Vaya, recordemos que tuvimos una variante manual en las pruebas del modelo de Kia, así es que nos parece una cifra decente para los 121hp que tiene el cuatro cilindros de 1.6 litros y caja automática.

hyundai_accent_test_05

Con la frenada sucede algo similar: 42.9m desde los 100 km/h vs 42.0m del Rio. Solo que notamos una sensación muy extraña en la frenada de emergencia desde los 100 km/h a 0 en el Hyundai: el pedal es duro y tarda en reaccionar ante la petición de frenada. De hecho, la cifra no es de las mejores en el segmento a pesar de contar con frenos de disco en las cuatro ruedas.

El consumo, del mismo modo, es elevado para el segmento: 9 km/l en ciudad, cuando tenemos modelos que pueden superar los 11, como el Chevrolet Sonic. En autopista las cosas mejoran un poco con 16.8 km/l a 90 km/h.

Sus números no son malos, no es el mejor ni el peor, se ubica en la zona media de tabla. Si acaso solo los frenos serían lo más mejorable dada su respuesta ante las frenadas de pánico; notamos que si modulamos la presión pueden ofrecer mejor sensación pero no mejora la distancia de frenado.

Buen jugador

En resumidas cuentas creemos que el Accent es una de las mejores compras en la versión más equipada puesto que ofrece uno de los mejores interiores y sensación de calidad del segmento, de la mano de un equipamiento más que justo en el segmento.

Es una ventaja hoy en día para todos los compradores que existan modelos de estas características porque, salvo el espacio y un motor más robusto, no tienen nada que pedirle (y en algunos casos viene mejor equipado) que los hermanos mayores de los sedanes compactos.

Hyundai Accent
Motor: 4 cilindros, 1.6L, 121hp y 111lb/pie
Transmisión automática 6 velocidades
Consumo oficial: Ciudad: 16.1 km/l
Carretera: 23.5 km/l
Consumo en pruebas: Ciudad: 9.0 km/l
Carretera: 16.8 km/l
Combinado: 12.1 km/l
Cajuela: 387L
*0 a 100 km/h: 14.2s
*100 a 0 km/h: 42.9m
Versiones y precios:
GL: 224,300 (Man) 240,300 (Aut)
MID: 241,700 (Man) 256,500 (Aut)
GLS: 291,200 (Aut)
Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox de Vbox México