Al momento

Cómo cambiar un neumático en 7 sencillos pasos

Cambiar una llanta puede aparentar ser bastante difícil, pero la realidad es que con el conocimiento adecuado es una de las actividades más sencillas de hacer en temas automotrices.

Probablemente no lo tengas en mente, pero nadie está exento de sufrir alguna ponchadura, y la realidad es que si no sabes efectuar el cambio, puede quitarte mucho tiempo innecesario.

Aunque aún no te haya pasado, te recomendamos tener los conocimientos básicos para saber cambiar una llanta. Según sabemos, el 92 por ciento de los conductores y conductoras, no realizan por ellos mismos el cambio de los neumáticos. La cifra es lamentable, ya que se gasta tiempo y dinero innecesario por una acción verdaderamente sencilla.

llantas-autologia

Seguridad primero

Para cambiar una rueda necesitamos detenernos en un lugar seguro. Es imperante que lo hagamos en un lugar con luz y que no esté colocado a la mitad de una curva.

Es muy importante que utilicemos nuestros triángulos reflectantes y los posicionemos a unos 50 metros (unos 100 pasos) de la posición de nuestro auto.

Afloja con el coche apoyado

Si olvidas este paso no podrás aflojar los tornillos con el coche elevado. El peso del coche te ayudará a poder desatornillar con facilidad y te ahorrará mucho trabajo y energía.

Es importante que solamente aflojes, no debes de quitar los tornillos en este paso.

Coloca el gato en el lugar apropiado

Dependiendo del coche, existen lugares específicos en donde se colocan los gatos. Digamos que cada gato, está creado para poder levantar a un coche en especial. En caso de que no encuentres el punto, ojea en tu manual o busca un apartado de acero que no te ocasione problemas al soportar el peso.

Hacia arriba

Levanta el vehículo en una superficie plana. Es importante que esta acción la hagas sin ningún tipo de inclinación, ya que de lo contrario el coche se podría venir abajo por temas de gravedad.

Tienes que elevar el coche hasta que tu neumático ya no toque el suelo y puedas comenzar a trabajar en el.

Cambio de neumático

Una vez que removiste todos los birlos y utilizaste el de seguridad (normalmente se encuentra en la caja de herramientas), procede a quitar la llanta y ten muy claro las posiciones de los birlos.

Digamos que las cuerdas de los birlos tienen memoria y es importante que los coloques en el mismo lugar para poder apretar. Aconsejamos que hagas esta acción sentado. que la llanta esté a la altura de tus rodillas y que te apoyes con tus piernas para apuntar de mejor forma la llanta.

Tuercas al “llegue”

Una vez que el neumático esté centrado y tengas ubicados los puntos para los tornillos, ve colocando uno por uno sin apretarlos. Una vez que hayas colocado todos, comienza a apretar con tus manos hasta donde ya no puedas más.

Aprieta bien y conoce tu llanta

Con el coche abajo, es momento de apretar los birlos con nuestra llave y darle la fuerza necesaria para que no tengas un problema después.

Es importante que sepas que llanta acabas de poner. Puede ser repuesto idéntico o una simple llanta de emergencia. Si la llanta es igual a la que quitaste, asegúrate de monitorear presión, y si la llanta es de repuesto, únicamente podrás circular hasta 80 km/h.