Al momento

China va en serio: 10 por ciento de las ventas totales de autos nuevos en 2019 tendrán que ser eléctricos

China ha probado nuevamente que los esfuerzos por mejorar la calidad del aire y disminuir las emisiones contaminantes son muy serios. Han introducido nuevas leyes que forzarán a las armadoras a incrementar la porción de vehículos limpios que venden en su territorio, o deberán afrontar grandes multas.

Estas normas aplican para armadoras que produzcan o importen más de 30,000 vehículos al año, y se estipula que deberán declarar como mínimo, que un 10 por ciento de todas las ventas son Vehículos de Nuevas Energías (NEV) para 2019, elevándose al 12 por ciento en 2020. Estos autos NEV contemplan a propulsores puramente eléctricos o de hidrógeno, con emisiones de CO2 de 0 g/km.

Originalmente, estas reglas que funcionan a través de un sistema de créditos iban a introducirse para el año 2018, pero fueron retrasadas un año ante la demanda de los fabricantes chinos como metas ‘demasiado ambiciosas’.

BAIC-EV

A parte de reducir las emisiones, China espera que estas normativas para vender más autos eléctricos le permitan reducir considerablemente su dependencia en combustibles fósiles, en un parque vehicular de alrededor de 200 millones de unidades.

El apetito del país asiático por autos de bajas emisiones podría suponer también la apertura final de los autos eléctricos para las masas, ya que con un mayor volumen de ventas sería posible aplicar economías de escala para reducir los precios finales en todo el mundo. Esta normativa también pondrá a trabajar a todas las armadoras que busquen tener éxito en China.

En los primeros siete meses del 2017, la armadora local BYD ha entregado 46,855 autos con algún tipo de electrificación, mientras que BAIC vendió 36,084 unidades.