Al momento

Análisis futuro: Volkswagen Polo, Virtus y T-Cross, la ofensiva de subcompactos de la marca en México se basará en la plataforma MQB A0

El nuevo Polo ya se presentó en Brasil y se encuentra actualmente en proceso de preventa. El modelo que probó Latin NCAP y que obtuvo las 5 estrellas en la prueba de impacto no es el auto europeo, sino el auto que se fabrica en Brasil para toda la región, incluyendo a México.

El Polo usa una estructura idéntica al del auto europeo, incluyendo la plataforma MQB A0, una de las principales razones del buen resultado obtenido. Sabemos que de esta plataforma se derivará toda la estrategia de Volkswagen para el segmento de los subcompactos, contemplando más adelante a un sedán que se llamará Virtus, un SUV de nombre T-Cross y un pickup mediano ubicado entre Saveiro y Amarok, conocido internamente como Proyecto Bala de Plata.

mqb_a0_brasil

Para esta gama, se ha desarrollado una nueva familia de motores y transmisiones. De acceso está el motor 1.0 atmosférico de 3 cilindros con 75hp que tenemos también en el up!, seguido por un 1.6 litros también atmosférico, pero de 4 cilindros con 110hp y como la cereza del pastel, el ‘200 TSI’ de 1.0 litros con 115 caballos de fuerza. Las transmisiones serán manuales de 5 marchas para los motores aspirados o una Tiptronic de 6 cambios para los modelos turboalimentados, esto para reducir costos respecto a las DSG que montan en Europa.

Llama especialmente la atención la cifra de par del motor TSI tricilíndrico de 1.0 litros, puesto que entrega 148lb-pie de torsión desde un rango muy bajo. El torque es idéntico al del actual propulsor 1.4 TSI que utilizan los SEAT León de acceso y Audi A1.

De esta forma, queda clara la estrategia de la marca para el desarrollo y producción de sus autos globales en el hemisferio occidental; Sudamérica se encarga de los modelos de entrada sobre la plataforma A0 (Polo, Virtus, T-Cross y ‘Bala de Plata’), México hace lo propio en Puebla con la gama de compactos (Golf, Tiguan y Jetta Mk7) y finalmente, Estados Unidos produce en Chattanooga, Tennessee a los modelos más grandes (Passat y Atlas).

polo_brasil_05

Empezando por el Polo…

El Polo es el primer auto de la familia MQB A0 que conocemos y del cual ya tenemos absoluta certeza sobre cómo será. El Polo, a su vez, nos da una idea muy clara sobre la apariencia, equipamiento y motorizaciones del resto de sus hermanos. Estéticamente no es igual al modelo de Europa y cambia la fascia delantera por una con un aspecto más robusto, imaginamos, para mantener los costos de reparación bajos, misma razón por la cual el up! para Hispanoamérica intercambió el medallón trasero de vidrio que lleva en Europa por uno de lámina.

Derecha: Frontal VW Polo Sudamérica (amarillo) Izquierda: VW Polo Europa (naranja)

Derecha: Frontal VW Polo Sudamérica (amarillo)
Izquierda: Frontal VW Polo Europa (naranja)

Las cotas son prácticamente idénticas a las del Polo del viejo continente, con la misma distancia entre ejes y ancho de vía que lo hacen ver más plantado y sólido que el actual. Solamente gana 4mm de longitud total, cortesía del nuevo diseño de la fascia frontal. La plataforma MQB A0 usa una mayor cantidad de acero de alta resistencia respecto a la PQ25 que utilizan los Polo y Vento 2017, por lo que se consigue una mejor rigidez torsional al tiempo que se reduce el peso en vacío hasta en 60 kilogramos, dependiendo de la versión.

Esperamos que a nuestra tierra llegue con los dos motores más potentes con los que se ofrecerá en Brasil, tanto el 1.6 litros de 110 caballos para versiones de acceso como también el 1.0 TSI para variantes tope de gama. En el país carioca la preventa ha comenzado con un mix de tres versiones, pero es muy probable que la especificación para México cambie totalmente, haciendo de serie lo que allá es opcional y viceversa.

polo_brasil_04

Sabemos que todas las versiones tendrán equipo eléctrico, control manual de clima y ordenador de viaje, pero de ahí en adelante las combinaciones de contenido son muy variadas. Lo que tendrá de serie y lo que no tendrá dependerá de los gustos locales.

Puede incorporar pantalla táctil de 6.5 o de 8 pulgadas con AppConnect e interfaces Android Auto y Apple CarPlay, mandos al volante, rines de acero de 15 o de aluminio de 15, 16 o 17 pulgadas, faros de niebla con función ‘cornering’, sensores de estacionamiento, llave inteligente, paletas de cambio al volante, sensores automáticos para faros y limpiaparabrisas, control electrónico de clima de doble zona, cámara de visión posterior y mando de instrumentos digital; este último resulta idéntico al que monta el modelo para el viejo continente.

polo_brasil_06

De hecho, lo único que podemos recordar que no equipa ni como opción comparado con el auto para venta en Europa son las asistencias de conducción, con el control crucero adaptativo, alerta de colisión frontal con frenado autónomo, alerta de tráfico cruzado y asistente para mantenimiento de carril.

En cuanto a seguridad, ya sabemos que este Polo obtuvo la máxima calificación en las pruebas de Latin NCAP. Todas las versiones salen de la línea de ensamble con frenos ABS y al menos dos bolsas de aire, pero conforme se escala en la gama a la versión Comfortline se montan también las bolsas de aire laterales con protección lumbar, de tórax y de cabeza y el control electrónico de estabilidad. En este caso, creemos que así lo veremos en nuestros lares.

polo_brasil_09

Hay una omisión importante en la gama de motores que acabamos especificar, y es que el motor 2.0 TSI con 200hp para la versión más rabiosa brilla por su ausencia. El Polo GTI será el único que no llegará a México desde Brasil, ya que como sucede con el actual, la nueva generación seguirá ensamblándose para todo el mundo en la planta de Navarra, España.

Volkswagen Virtus recreación a computadora, fuente: Megautos

Volkswagen Virtus; recreación a computadora, fuente: Megautos

Volkswagen Virtus

De la misma forma en que hoy tenemos a Polo y Polo Sedan a la venta en México, la nueva generación también contempla una variante de tres volúmenes, que dejará de llamarse Vento con esta nueva entrega. El Virtus se presentará en Sudamérica en un par de meses más y llegará a México casi al mismo tiempo que el Polo. De hecho, parece viable que Volkswagen retrase ligeramente la llegada de Polo para presentarlos en tierra azteca de forma simultánea.

No nos queda claro todavía si este auto será el reemplazo inmediato del Vento, pero con los números de ventas de este modelo rozando las nubes parecería ilógico que Volkswagen lo saque de circulación. Apostamos a que, al menos los primeros años, Vento y Virtus convivirán en la gama de autos subcompactos de la firma en México, antes de que India haga también el cambio generacional y comience a fabricar al Virtus como relevo definitivo del Vento que conocemos.

ginebra_vw_virtus_12

Virtus será seguramente el auto que se posicionará como el más moderno y tecnológico, colocándose en la parte alta del segmento por precios desde los 240,000 y hasta los 290,000 pesos y compitiendo principalmente contra Kia Rio Sedán, Hyundai Accent, Toyota Yaris R y Chevrolet Sonic, por nombrar a algunos solamente.

Por su parte, Vento debería dejar de lado a las versiones tope, para pasar a ofrecerse únicamente con acabados básicos y compitiendo por debajo de los 220,000 pesos en un mercado enfocado al volumen y muy sensible al precio final, frente a Nissan Versa o Toyota Yaris Sedán, por ejemplo.

Entendiendo que aun con la edad, el Vento sigue siendo un auto confiable, seguro y bien equipado, esta parece ser la alternativa obvia.

Volkswagen T-Cross recreación a computadora, fuente: indianautosblog

Volkswagen T-Cross recreación a computadora, fuente: indianautosblog

Volkswagen T-Cross, el mini-SUV que la marca necesita con urgencia en México

El tercer modelo derivado de la plataforma MQB A0 para Sudamérica será un SUV subcompacto, segmento cuyas ventas se elevan como la espuma y en el cual Volkswagen no tiene presencia actualmente. Con la noticia definitiva de que no se comercializará al T-Roc en México, T-Cross será la carta fuerte de la firma para competir contra Nissan Kicks, Honda HR-V y Chevrolet Trax, las tres mejor vendidas de la categoría.

La mejor idea de cómo resultará el producto final la tendremos mirando al mellizo español, el SEAT Arona. A diferencia de T-Roc, Arona usa la plataforma A0 y sí se comercializará en México. Los detalles de T-Cross son escasos, pero esperamos que sea a Polo lo que Arona es a Ibiza.

Deberá compartir la gama de motores con los Polo y Virtus, con un diseño interior cuasi calcado y opciones de equipamiento muy similares, aunque agregando, quizá, un techo panorámico y pinturas bitono para ir acorde al segmento.

Volkswagen T-Cross Concept

Volkswagen T-Cross Concept

Estéticamente, podemos esperar que muestre cierto parecido al T-Cross Breeze Concept, pero guardando distancias y evidentemente olvidándose de la configuración de dos puertas, optando en su lugar por una más práctica y tradicional de cuatro accesos.

Volkswagen T-Cross Concept

Volkswagen T-Cross Concept

T-Cross se presentará en Sudamérica ya entrado el año 2018 y a México se presupuesta su llegada para el segundo semestre de aquel año.

Proyecto Bala de Plata

Es el último auto de la estrategia y en este caso, su llegada sí podría estar en duda. No tiene nombre todavía y aunque la estructura es la misma que Polo, Virtus y T-Cross hay que recordar que este segmento es, de momento, inexistente en nuestro país, aunque en la región Mercosur tendría rivales como Renault Duster Oroch y FIAT Toro.

Pickup Proyecto Bala de Plata; recreación a computadora, fuente: Car and Driver Brasil

Pickup Proyecto Bala de Plata; recreación a computadora, fuente: Car and Driver Brasil

Se adelanta un aspecto más utilitario y robusto y la posibilidad de incorporar un motor más potente para realizar las labores de carga y arrastre. Las posibilidades son muchas, pero apostamos por el bloque 1.4 TSI con 150hp de los Volkswagen Golf y Tiguan o hasta un TDI, que sería idóneo.

De hecho, en Sudamérica ya han cazado a mulas de pruebas de esta nueva pickup usando la carrocería de un Volkswagen CrossGolf, por lo que se confirma que, a pesar de que la base será la MQB A0, compartirá componentes con la plataforma MQB de mayor tamaño, usada tanto en Golf como en Tiguan.