Al momento

Mazda presentará en Tokio a la evolución del espectacular RX Vision Concept con motor Wankel y planes de llevarlo a producción

¿Qué harías si te dijéramos que el hermoso y espectacular RX Vision Concept que se presentó hace un par de años está contemplado para producción? Cualquiera que haya sido tu respuesta, puedes empezar a hacerlo, porque Mazda tiene planes de revivir a la familia RX con motor Wankel rotativo.

Tras el fin de la producción del RX-8 con el ultimo motor Wankel, acontecimiento lamentado por entusiastas en todo el mundo, Mazda insistió con que la tecnología no estaba muerta y seguirían trabajando con ella. Ahora todo parece tomar forma con nuevas patentes correspondientes a esta técnica.

mazda_rx_vision_07

Ahora, Mazda asegura que tendrá un nuevo concepto con motor Wankel listo para el próximo Salón de Tokio que abrirá sus puertas en el mes de octubre. De acuerdo con Auto Express, el nuevo auto expande las fronteras de esta tecnología y en adición a la revelación del nuevo auto, Mazda confirmó que siguen trabajando con la evolución del motor Wankel.

Actualmente se trabaja en el caso de negocio para asegurar que cuando el nuevo RX-9 alcance producción, estipulada para 2020, sea también un proyecto rentable para la marca de Hiroshima. Auto Express preguntó si el nuevo auto pudiera ser un híbrido, y el ejecutivo de Mazda solamente declaró que era posible, aunque prefería un auto con motor rotativo totalmente.

mazda_rx_vision_03

Un motor híbrido sería ideal para este auto, nuevo buque insignia de la marca y también una buena estrategia para promover a los futuros híbridos accesibles de la marca. Un motor eléctrico complementando al Wankel rotativo de gasolina tiene sentido, porque daría potencia instantáneamente desde bajas revoluciones, punto en donde el Wankel batalla para acelerar. El motor Wankel podría tomar el dominio en el rango alto de revoluciones, entendiendo que estos motores alcanzan 9,000 revoluciones por minuto sin mucho problema.

Adicionalmente, el motor eléctrico podría compensar al Wankel en otros de sus puntos débiles, los consumos y altas emisiones, razón por la cual dejó de fabricarse el RX-8 hace algunos años. Ahora que Mazda ha establecido una alianza estratégica con Toyota para el desarrollo de trenes motores híbridos, todo parece tener mucho sentido.