Al momento

TVR Griffith 2018, así es el nuevo deportivo británico

Fue en julio de 2012 cuando la marca británica asentada en Blackpool, comenzó a recorrer el camino que la llevaría al cese de actividades. En ese entonces, pese a estar bajo el cobijo del millonario ruso Nikolai Smolensky, los números comenzaron a tornarse rojos y TVR terminó por declararse en bancarrota.

Es cierto, muchas marcas artesanales pequeñas como Fisker, Spyker o Ariel, han tenido una fuerte lucha para sobrevivir en los años recientes. La falta de ingresos siempre es un problema cuando se voltea a ver a este tipo de coches creados únicamente para un fin.

TVR está de vuelta y lo hace con estilo.  La marca británica finalmente lanza a su nuevo modelo después de 10 años sin actividad y como ya habíamos adelantado, se llamará Griffith.

Si bien es cierto que el diseño del nuevo coche es sumamente evolutivo, hay que decir que conserva mucho del lenguaje visual que acompañó a prácticamente todos sus antecesores. Si somos sinceros, la estructura exterior es bastante discreta, aunque la dinámica no lo debe de ser tanto.

El eje trasero es el que, para nosotros, está mejor rematado. Avistamos un enorme difusor de aire terminado en fibra de carbono, una alerón trasero funcional y unos grupos ópticos obscurecidos que nos dejan claro que estamos ante un vehículo bastante potente, radical y divertido.

tvr-griffith-6

La propuesta de TVR en el apartado mecánico inicia con un V8 atmosférico y una transmisión de accionamiento manual Tremec con seis velocidades. En estas fechas, este tipo de mecánicas se aplauden y se agradecen. El motor ocho cilindros no es otro que el que monta el Mustang GT, el famoso Coyote de 5.0 litros que ahora, se pone a punto con la ayuda de Cosworth para entregar 500 equinos.

El especialista dice que este nuevo deportivo puede hace el 0 a 100 km/h en menos de 4.1 segundos y que su velocidad tope es de 322 km/h. También se presume que la distribución de pesos es exactamente 50 por ciento adelante y 50 por ciento atrás, esto aunque el impulsor está colocado en el eje delantero.

Como equipamiento adicional encontramos rines de 19 pulgadas al frente y de 20 atrás, escapes laterales muy cerca al motor para mejorar el flujo de salida, paneles de fibra de carbono en muchos sectores y un peso en vacío de 1,250 kilogramos.

La producción de este bólido inicia en 2018 y el precio estará cercano a los 2 millones de pesos. Importante mencionar que al día de hoy, todos los ejemplares de lanzamiento y la producción del primer año ya están vendidos.