Al momento

Mazda SkyActiv-X, la estrategia para reducir las emisiones sin olvidarse de la esencia del manejo

Anunciamos hace un par de días que Mazda haría oficial su nueva familia de motores SkyActiv-X de compresión homogénea (HCCI) este mismo mes, y la información llegó antes de lo que imaginábamos. Hoy, la marca dio a conocer la iniciativa sustentable Zoom-Zoom 2030, que no es más que la estrategia que la firma empleará para elevar la eficiencia de sus vehículos sin perder ese manejo ágil y deportivo tan característico que tienen sus modelos.

Lo que resulta inmediatamente notorio de este anuncio, adicional a la familia de motores SkyActiv-X, es la adición de tecnologías eléctricas a la gama, tanto en autos cien por ciento eléctricos como en alternativas híbridas que reduzcan los consumos y las emisiones contaminantes. Hay que resaltar que Mazda se preocupa por todas las emisiones que genera un vehículo, por lo que las unidades eléctricas estarán disponibles solamente en países con un alto índice de producción de energía limpia. Otros países emplearán motores de gasolina extremadamente eficientes, como los SkyActiv-X que se presentan hoy.

mazda_skyactiv_02

Los estándares anticontaminación se vuelven cada año más estrictos en todo el mundo, y aunque otras armadoras han preferido reducir los tamaños de sus motores y agregar turbocargadores, Mazda toma una ruta más compleja pero muy adecuada para su filosofía de Zoom-Zoom, con una familia muy especial de motores de combustión, pionera en la industria.

En esencia, los motores de compresión por ignición funcionan como un diésel, usando la compresión del pistón en lugar de la chispa de una bujía para encender la mezcla de gasolina y combustible. Adicionalmente, Mazda no usará turbocargadores, y en su lugar tendrá bloques supercargados para mantener la entrega inmediata de potencia con un incremento aproximado del 30 por ciento en las cifras de torque.

Actualmente, con compresiones de 14.0:1, los motores SkyActiv-G de Mazda tienen las relaciones más altas de la industria, pero es de esperarse que estos nuevos motores vayan más allá, con relaciones de hasta 18.0:1, tan altas como la de un auto a diésel. El objetivo central es crear un futuro sustentable sin olvidarse de su esencia, autos comunicativos y divertidos de conducir.

En primer lugar, Mazda busca reducir las emisiones de todo el ciclo de vida de un auto, no solamente mientras circula en las calles. Esto involucra reducir las emisiones durante su producción y después de su ciclo útil, cuando deben reciclarse la mayor cantidad de piezas posibles y generando la menor cantidad de desechos. Respecto a los niveles de 2010, Mazda espera reducir las emisiones en un 50 por ciento para el año 2030 y hasta un 90 por ciento para el 2050.

El foco de Mazda en la sociedad pasa por mejorar la seguridad de sus vehículos con la filosofía proactiva, que vas más allá de solamente agregar bolsas de aire. Una mejor posición de manejo puede también hacer la conducción más segura mientras se incrementa el nivel de interacción con el auto, clave para la marca. No importará si el auto en cuestión es ecológico o de cero emisiones, todos los Mazda deberán tener ese foco en el manejo que vemos actualmente. Finalmente, se hace mención del diseño, que seguirá evolucionando con las próximas generaciones de los autos de la marca.