Al momento

Primer contacto: Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio, el inicio de una nueva era en el Hermanos Rodríguez

Pasaron muchos años desde la última vez que Alfa Romeo, una marca reconocida por su herencia y pasado de competición, entregó un sedán deportivo con credenciales suficientes para atacar a los mejores productos de Alemania. Pude manejar el Giulia Quadrifoglio, la variante más radical de este auto y un regreso a sus orígenes para la marca, en el mítico circuito de los Hermanos Rodríguez.

En versiones Ti con motor de 280hp, el Giulia es rival directo de Mercedes-Benz C250, BMW 330i, Audi A4, Cadillac ATS e Infiniti Q50. Para poder competir con esos autos de lleno, era necesario que Alfa Romeo entregara también un tope de gama que pudiera dar pelea a los BMW M3 y Mercedes-AMG C63. ¿Lo habrán conseguido?

alfa_romeo_giulia

Hablamos de autos deportivos, es verdad, pero ninguno de ellos es un auto de carreras, al final de cuentas todos son sedanes que deben ser útiles para trayectos citadinos y también para uso familiar. Después de todo, las cuatro puertas no son solamente un adorno y es claro que tienen un fin práctico. El Giulia consigue esa dualidad que se espera en un sedán deportivo y estoy seguro de que, para trayectos urbanos o en autopista, será tan cómodo y práctico como cualquiera de sus rivales. La capacidad en cajuela, por ejemplo, es de 480 litros, idéntica a la del M3; el Giulia en verdad es un sedán deportivo sin compromisos.

El interior es fino y elegante, especialmente el diseño. En este aspecto los italianos saben hacer muy bien las cosas y aunque la ergonomía es extraña, existe sensación de muy alta calidad en cada panel que podemos ver o sentir. La pantalla táctil central se acopla con el resto del tablero de forma armoniosa y solo podría decir que en términos de materiales el Clase C está ligeramente por encima, pero el Giulia cumple con creces.

alfa_romeo_giulia_qv_03

Volvamos a la dinámica, y es que me atrevo a decir que en este aspecto el Giulia es perfecto. Digamos las cosas como son, si Ferrari hiciera un sedán de cuatro puertas probablemente sería muy similar al Giulia, pero mientras eso no suceda (quizá cuando el infierno se congele), el Giulia es lo más cercano que puedes tener a un Ferrari ‘familiar’.

Para el desarrollo del chasis, la marca convocó a los mejores ingenieros de Ferrari y Maserati, y así es como nace el chasis llamado internamente ‘Giorgio’. La potencia va al eje trasero y la distribución de pesos es la óptima, 50 por ciento se ubica sobre el eje delantero y el otro 50 por ciento en el trasero.

alfa_romeo_giulia_qv_04

Este chasis es también el que encontramos en la nueva SUV de la marca, Stelvio, y más adelante se usará en futuros autos de la firma, entre ellos, el nuevo hatchback compacto, un SUV de acceso y otro más con capacidad para 7 pasajeros. Entonces, hay muy buenas noticias para el futuro de la icónica firma italiana.

La dirección es precisa y muy rápida, el volante da solamente dos vueltas de tope a tope, lo que quiere decir que en un circuito técnico como el Autódromo de los Hermanos Rodríguez o bien, en tu camino de montaña favorito, puedes colocar al auto en la curva muy fácilmente. El auto irá a donde tú quieras que vaya sin rechistar gracias a la combinación que dan la rigidez del chasis y la velocidad de la dirección.

alfa_romeo_giulia_qv_19

Cuenta con modos de manejo, y aunque el modo Track apaga las asistencias y endurece la suspensión, en modo normal es tan cómodo como puedes esperar de un sedán de lujo, consiguiendo esa dualidad de la que hablaba. El tercer modo, Dynamic, otorga el mejor balance entre los modos ya mencionados, y mantiene las asistencias alerta para evitar que las capacidades del auto superen a las de un conductor novato. Aún en un circuito complicado, no es difícil manejarlo rápido, muy rápido.

El motor es de origen Ferrari, de hecho, es básicamente el bloque V8 del California T pero con dos cilindros ‘amputados’, ya que estos comparten diámetro y carrera con el bloque del Cavallino. Los turbocargadores van montados entre los dos bancos de cilindros, lo que permite que el turbo responda casi de inmediato y el retraso sea imperceptible. El V6 biturbo de 2.9 litros entrega 505 caballos de fuerza y 443 libras-pie de torsión, es el más potente de su segmento, por encima del Mercedes-AMG C63 S, que es más pesado.

alfa_romeo_giulia_qv_14

También es uno de los motores más suaves que hayamos probado, los sonidos provenientes del escape son exquisitos, el motor sube de vueltas con gusto hasta pasadas las 7,000 revoluciones sin vibraciones extrañas y la única pega que podríamos ponerle es que el torque tarda en llegar, pero una vez que superamos los 3,000 giros se convierte en un auténtico demonio.

Vaya que es rápido, acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en 3.7 segundos y hasta una máxima superior a los 300 kilómetros por hora. La caja es también sobresaliente, automática de 8 marchas con paletas tras el volante, hace los cambios de rápidamente y avienta las velocidades una tras otra casi con descaro, como creo que debe hacerlo un Alfa Romeo.

La posición de manejo me parece fantástica, para colocar el centro de gravedad lo más abajo posible el conductor va sentado muy cerca del piso, y eso se suma a las sensaciones evidentemente deportivas del auto, dándote la seguridad suficiente para atacar una curva tras otra.

alfa_romeo_giulia_qv_01

El Giulia Quadrifoglio es una alternativa tangible y real a los súper-sedanes alemanes, se vende por 1,850,000 pesos y el que creo es su rival más directo, el Mercedes-AMG C63 S (1,905,000 pesos), es más costoso a pesar de que el Giulia cuenta con mejores prestaciones y dinámica. La ventaja del C63 llega si evaluamos las sensaciones de lujo, pero ese es el punto, como auto deportivo, el Giulia es más capaz.

Frente al M3 hablamos del que el Giulia es más moderno, y aunque el auto alemán es 300,000 más económico, creo que la diferencia en precio puede ser justificada si consideramos las cualidades dinámicas del Giulia.

Alfa Romeo Giulia 2018
Precios:
Ti: 1,095,900 pesos
Quadrifoglio: 1,850,000 pesos
Motor: V6 biturbo 2.9 litros; 505hp y 443 lb-pie
Transmisión: Automática; 8 velocidades
Aceleración 0-100km/h: 3.7 segundos
Velocidad máxima: 308km/h
Volumen en cajuela: 480 litros

Alfa_Romeo_4C_4

La cereza de pastel

Alfa Romeo tuvo disponible a toda la gama, por lo que pude manejar también al 4C. Pocos coches habían puesto una sonrisa tan grande en mi boca por tanto tiempo, sencillamente no quería bajarme.

El auto es un biplaza que pesa apenas 1,100 kilogramos (el monocasco central está hecho en fibra de carbono y pesa 65 kilogramos, menos, mucho menos que un servidor) y está potenciado por un motor turbocargado de 4 cilindros y 1.75 litros que entrega 237 caballos de fuerza al eje trasero a través de una caja automática de doble embrague con 7 cambios.

Alfa_Romeo_4C_2

Es extremadamente ágil, y a pesar de tener ‘solamente’ 237 caballos, saca total provecho a cada uno de ellos gracias al bajo peso del conjunto. Otra gran sorpresa es que la dirección no está asistida, y la sensación es la de manejar un auto que comunica al conductor absolutamente todo lo que ocurre en el pavimento. Ya no existen autos tan mecánicos y análogos como este 4C, y manejarlo fue una muy grata sorpresa.

Estéticamente es muy atractivo, entiendo que este aspecto es totalmente subjetivo, pero independientemente de los gustos particulares no habrá forma de que al pasar con él por la calle no te volteen a ver. El diseño siempre ha sido uno de los puntos que distinguen a Alfa Romeo, todos sus autos tienen una personalidad fuerte y muy propia, y eso lo valoramos.

Concluyendo, Alfa Romeo ha vuelto y creo que sus rivales tienen muchos motivos para estar preocupados. Especialmente si consideramos que el magnífico chasis del Giulia aparecerá muy pronto en nuevos modelos.

Alfa Romeo 4C 2018
Precio: 1,500,000 pesos
Motor: L4 turbo 1.75 litros; 237hp y 258 lb-pie
Transmisión: Automática DCT; 7 velocidades
Aceleración 0-100km/h: 4.1 segundos
Velocidad máxima: 250km/h
Volumen en cajuela: ND