Al momento

Llega gama Nismo de Nissan desde 437,400 pesos

Nissan fortalece su estrategia de deportividad con la llegada de la gama Nismo a nuestro país. Aunque muchos no lo tengan relacionado, Nissan tiene ya 50 años de experiencia en automovilismo deportivo y, desde 1984, con la división Nissan Motorsport o Nismo.

En México, deportividad no es una palabra muy asociada a la marca, por ello han venido preparando el camino poco a poco. Primero con la GT Academy empezaron a sentar las bases de este panorama que ya va por su cuarta edición, seguida por el lanzamiento en mayo de este año del GT-R.

Ahora, toca el turno y apuesta con Nismo para generar una mayor imagen y, para ello, llegan las versiones de Sentra y 370Z Nismo.

sentra_nismo_03

Sentra Nismo

Los cambios son estéticos y mecánicos, buscando mejorar imagen y desempeño. Se echa mano del mismo propulsor de 1.6 litros turbo con 188 hp y 177 lb/pie de la versión SR (que de hecho dejará de venderse para que solo quede la Nismo como la más deportiva de la gama). La caja es manual de seis cambios con insertos en piel.

Por fuera hay nuevos rines, fascias y emblemas Nismo; se agregan perfiles rojos en el frente, laterales y posteriores. Incluso se echa mano de una tercera luz de freno muy al estilo del 370Z/F1. También hay nuevas luces diurnas de LED, parrilla deportiva, espejos laterales eléctricos con desempañante, luces direccionales y acentos rojos, además de manijas y escape cromado, junto con un alerón posterior.

Por dentro hay mejores materiales e insertos de alcántara en volante y la ya citada palanca con piel, emblemas Nismo, acentos en color rojo, detalles plásticos que asemejan fibra de carbono, tacómetro deportivo y cluster digital de 5” a color. Completan asientos de corte deportivo con alcántara, emblemas y vivos en color rojo. Buen remate el equipo de sonido Bosé de ocho bocinas y la cámara de reversa.

Como detalles de seguridad, frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS, ESP y Control de tracción, junto con seis bolsas de aire.

Dinámicamente el manejo cambia un poco respecto de la versión SR gracias al empleo de unos amortiguadores de mayor dureza ajustados por la división Nismo que permiten al Sentra ser más preciso en curvas. No hay cambios en la arquitectura del eje posterior que sigue una barra de torsión.

Es un auto que presume de mayor precisión sobre todo en curvas. La caja manual permite aprovechar mucho mejor el rango de entrega de torque del motor aunque la dirección la seguimos sintiendo sobreasistida y poco precisa a comunicar lo que pasa en las ruedas.

Sobre los frenos muy efectivos, de buena mordida y, sobre todo, consistentes. Parecen ser resistentes a la fatiga aunque ya lo sabremos a detalle cuando podamos probarlo con nuestros equipos de medición, más adelante.

370z_nismo_04

370Z Nismo

Si ya de por sí este coupé es uno de los deportivos más divertidos y puros de manejar del momento, el ajuste que le hace la división Nismo lo vuelve mucho más agil y rápido de conducir. Lo vuelve imprescindible.

Al igual que con el Sentra, las modificaciones estéticas implican cambios exteriores en espejos retrovisores, rines de diseño específico, emblemas Nismo, escapes específicos, acentos en color rojo y fascias delanteras y traseras también diferentes junto con un discreto pero efectivo alerón. Luce mucho más deportivo y agresivo y eso se transmite también efectivamente al interior.

Los detalles son precisos, con un tuning de esos que agradan: asientos de cubo firmados por Recaro con vestiduras de alcántara y detalles del mismo material en volante y paneles de las puertas. La palanca de cambios (hay manual y automático) está forrada en piel y está modificada ligeramente para que tengamos cambios más rápidos.

Pero no todo es visual. Tuvimos oportunidad de manejar ambas versiones del 370Z y el Nismo presume de ajustes mucho más firmes en la suspensión, además de un sonido de escape mucho, pero muuucho mejor. Las llantas también cambian de medida, de 245 a 285 en el eje posterior. Ello le permite ser mucho más preciso y por ende ágil, efectivo, divertido. Se percibe incluso más crudo, como debe ser un deportivo de este rango.

Va bien plantado y es sorprendentemente obediente. Hacía mucho que no conducía un 370Z y son de esos recuerdos que siempre dejarán una sonrisa por su efectividad. Insisito, sin tanta electrónica aplicada, con los recursos mecánicos suficientes para demandarte buenas manos, porque el eje posterior es juguetón y eso demanda mucha mayor paciencia y precisión para conducirlo. Una delicia.

La gama Nismo ya está a la venta en México desde los 437,400 para el Sentra en una única versión, y desde los 817,900 pesos para el Z manual y 830,900 para el autómatico.