Al momento

13 cosas que me gustan y no me gustan del Peugeot 3008

La marca francesa se caracteriza por ser una de las más atrevidas del mercado junto con su socio comercial Citroën; no es extraño ver productos que rompen paradigmas, que llevan el diseño más allá o que incluyen innovaciones tecnológicas que no son necesariamente del segmento o que pertenecen a marcas de mucho mayor lujo.

Peugeot 3008 1

Así es Peugeot y así es la nueva 3008. La primera generación de este modelo, fue considerablemente atrevida, con un diseño a medio camino entre miniván compacta, hatchback y camioneta; de los primeros crossovers.

Del mismo modo, ofrecía equipamiento y materiales que solo se veían en marcas de corte Premium. Por si eso fuera poco, gozaba de una calidad y confort de marcha que le hacían una de las mejores opciones familiares del momento.

Echa un vistazo a nuestro análisis de todo el segmento de SUVs del mercado

La segunda generación, como era de esperarse, supera por mucho las sorpresas de la primera.

1. Por fuera. La evolución del producto es ahora hacia el segmento de SUVs, más crossover. El atrevimiento es evidente. Parece más un concept car de los que Peugeot suele presentar en los salones. Echa mano de la última tendencia en faros con cortes que interrumpen las líneas (con tecnología LED y ajustes automático antideslumbramiento), una parrilla muy grande y agresiva de la mano de un cofre alto y robusto.

peugeot_3008_test_09

El lateral apuesta por ofrecer una superficie acristalada muy angosta que se mantiene hasta el final para dar la sensación de un techo flotante. Y como remate las calaveras con tres garras; si bien menos estilizadas, con el detalle característico de la marca.

peugeot_3008_test_16

2. Aunque no lo parezca, es prácticamente del mismo tamaño que una Seat Ateca (4.4m), por lo que este nueva 3008 participa en el segmento de los SUVs compactos. De este modo es rival directo de modelos como Hyundai Tucson o Kia Sportage, lo más pequeños de la categoría.

La visibilidad no es del todo buena pues, aunque rodamos en una posición un poco más alta que en el resto de los SUVs, vamos un poco bajos por tema de diseño de la consola central. Lo bueno es que tenemos las esquinas del auto realmente cerca de las ruedas por lo que no es complicado encontrar de inmediato las dimensiones. A ello sumen un chasis muy ágil que nos permite movernos con soltura en todo tipo de circunstancias.

peugeot_3008_test_35

3. Diseño del otro mundo. La atmósfera que recrea la cabina interior del 3008 es única en el mercado. Me atrevo a decir que me dio la sensación de estar a bordo de un concept car. Revoluciona lo visto en anteriores modelos de la marca, pero mantiene la consola con un cluster de información un poco bajo, lo que obliga a modificar varios elementos: tamaño y reglajes del volante, así como la posición de manejo.

Ahora apuesta por una pantalla central y algunos recursos vistos en modelos de corte Premium, como la palanca de cambios totalmente electrónica, junto con el freno de mano también eléctrico y una perilla para elegir los diferentes modos de funcionamiento del control de estabilidad denonimado “Advanced Grip Control”.

peugeot_3008_test_32

Realmente son pocos los centros de uso que ofrece: volante, palanca y pantalla táctil. Ergonómicamente es una maravilla, todo queda a la mano y es fácil de operar, no así de identificar pues, aunque los botones debajo de la pantalla están identificados hay que echar un par de miradas para reconocer su función.

Todo lo que vemos y tocamos, tiene una propuesta visual y sensitiva. Los asientos, como remate, están forrados en piel, tienen un diseño consecuente con el resto del auto. Por donde se le mire, tiene algo para reconocerle.

peugeot_3008_test_23

4. A ello hay que aplaudirle la combinación de materiales, líneas y superficies es magistral. Hay piel y plásticos de gran calidad y ensamble, además de un atrevimiento bárbaro de mezclar perfiles y superficies complicadas de armar y detalles tan particulares como tela, sí, tela de alto contraste visual. Todo esto en combinación ofrecen la cabina más radical y propositiva que existe hoy día no en el segmento, en el mercado. Hay que subirse para darse cuenta de ello.

5. Cuidado en el detalle. Con todo ello, hay que sumarle, también, que no solo es bonita y tiene buenos materiales, sino que lo que tocamos y percibimos lo podemos esperar en cualquier auto de corte Premium. Si le tapamos el logo, cualquiera diría que se trata de un auto de lujo europeo, pues se percibe sólido y con recursos poco vistos. Hay perfiles en donde hay juntos piel, plástico suave, tela y plástico en imitación aluminio. Fascinante.

peugeot_3008_test_22

6. Ergonomía. Como ya lo mencionamos, el diseño está por encima de la función. Es complicado conseguir un auto muy funcional si no queremos salirnos de la media en diseño y eso pasa con el 3008. El recurso del cluster colocado un poco más debajo de lo normal, obliga que el volante sea más pequeño de lo que nos gustaría (casi como de kart). De hecho, va atachado abajo y arriba para permitirnos mirar el cuadro de instrumentos.

Ello también modifica la posición de manejo, que es más cercana a la de un vehículo de trabajo que a la de un SUV que, aunque la banca debe ir baja y como tampoco podemos acercarnos mucho el volante, las piernas van más recogidas de lo que nos gustaría. El volante va bajo y tenemos que doblar el cuerpo hacía adelante.

peugeot_3008_test_17

7. Espacio interior. Las bancas delanteras gozan de mucho espacio y reglajes. El del conductor eléctrico el de pasajero manual. Como ya mencionamos, vamos un poco tumbados o bien sentados con el cuerpo tirado hacia abajo, por lo que quitamos un poco de espacio para la banca trasera. No hay hueco debajo del asiento para que el pasajero posterior pueda meter sus pies, lo que sacrifica todavía más el espacio. Los autoasientos caben, pero debemos ser cautos con las sillas infantiles grandes, pues quitan cm valiosos a las bancas delanteras. Ahí es donde sale a relucir un poco la plataforma basada en el 308 con esa característica limitación de longitud, aunque favorece al manejo.

Sin embargo, la sensación de habitabilidad es buena y en ello colabora mucho el gigantesco techo panorámico.

peugeot_3008_test_21

8. Equipamiento. Un interminable listado de equipamiento que no vemos siquiera en modelos de tamaño similar y segmento Premium. ¿Qué el viaje ha sido largo y uno conduce cansado? Primero el 3008 nos avisará que es momento de tomar una pausa (después de dos horas de manejo) para estirar las piernas y después podemos elegir alguno de los cinco masajes que ofrecen las plazas delanteras.

peugeot_3008_test_29

Si ello no nos convence, también ofrece hasta cuatro perfiles de usuario en su sistema i-Cockpit en donde se modifica nivel de iluminación interior de LED, posición el asiento, de estaciones o aire acondicionado, así como los colores de la información de cluster digital o pantalla táctil.

También agrega fragancias elegidas por el perfumista Antoine Lie, tres tipos diferentes: a madera, ambiente del campo o de modernista y en tres niveles de intensidad. Para serles honestos, me fue complicado percibirlos, aunque gente del equipo de pruebas, sí lo lograron.

Completan detalles magníficos, como un cluster de 12 pulgadas totalmente digital (oíste eso Virtual Cockpit de Audi), con cuatro estilos de presentar la información y animaciones fascinantes. Es de fácil lectura y aunque tiene mucho contenido (podemos conocer temperaturas de aceite, fuerzas G, % de entrega del turbo y otros detalles) le falta contenido: nos hubiera gustado una computadora de viaje más completa.

peugeot_3008_test_18

También contamos con cámara de reversa con visión de 360 grados, aunque no es la mejor que hemos usado. La calidad es bastante baja. Cuesta trabajo acostumbrarse, pero claro que se agradece contar con ella. Sumen también cargador inalámbrico.

Se incluye control de velocidad adaptativo con función de stop&go y regulación de la distancia respecto al auto que nos precede. También hay sistema de monitoreo de punto ciego, faros de LED adaptativos y antideslumbramiento, así como un control de estabilidad con ajustes variables en cuatro modos: lodo, arena, nieve y deportivo.

peugeot_3008_test_14

9. Tren motor. La mecánica de la que echa mano es la ya conocida 4 cilindros de 1.6 litros con 165 caballos y 177 libras, con función de start&stop. La caja es la autómatica de seis cambios con un funcionamiento manual vía paletas de cambio detrás del volante. Son fijas, lo cual no me encanta, pero se agradecen.

Echen en la lista el portón eléctrico posterior con apertura remota y también con el pie si llegamos muy cargados y un climatizador de doble zona.

peugeot_3008_test_31

La caja no permite más que seleccionar D, R, N o P, a la usanza de modelos de alta gama de Audi o BMW. Ofrece modo sport que digamos agiliza un poco los cambios y la marca indica que también mejoras en chasis y motor. Nosotros no notamos grandes diferencias.

peugeot_3008_test_38

El motor turbo le queda de maravilla al 3008. La respuesta es efectiva en el sentido de acelerar de manera constante, sin ser explosivo pero sí consecuente. En nuestras pruebas logramos acelerar desde 0 y hasta los 100 km/h en 11.7 s, mientras que la frenada desde los 100 km/h la conseguimos en 43.1 m. La mordida del sistema de frenos es muy efectiva, de respuesta inmediata y aplica muy bien la distribución de frenado pues no necesitamos hacer correcciones al volante ni notamos un eje posterior nervioso.

El consumo se los vamos a deber no porque no lo hiciéramos, sino porque nos fue imposible encontrar en la computadora de viaje el consumo promedio de nuestras pruebas. El oficial se ubica en 13.6 km/l el urbano y 20.8 el de autopista. La media es de 17.2 km/l.

peugeot_3008_test_07
10. Dinámica. Lo mejor de todo el Peugeot 3008 es la agilidad con que responde a nuestros mandos. No deja de presumir la plataforma de la que parte y es de reacciones muy vivas, inmediatas. A pesar de que el volante no es nuestro hit (el tamaño, no el diseño) y que en ocasiones lo sentimos sobreasistido, la comunicación hacia las ruedas es efectivísima y podemos tener un auto que presume de rodar bien de preferencia en caminos muy revirados. Lo disfruta.

Las suspensiones son firmes, pero no incómodas, con muy buen filtrado. Eso le convierte de esos autos que uno tiene en la mente para rodar eficientemente en ciudad o caminos  de montaña. Una dualidad que solo los europeos y en particular los franceses saben adherir a sus autos.

peugeot_3008_test_39

11. En donde nos queda a deber es en el tema eléctrico. Nuestra unidad de pruebas tuvo algunas fallas en el portón eléctrico aunque se reparó con rapidez en la agencia. También percibimos un ligero retardo en algunas funciones del sistema de infotenimiento; es muy completo pero tarda cuando cambiamos entra algunos menús. Sin embargo, lo que más trabajo nos costó fue entender la lógica del i-Cockpit. Los controles en el volante realmente controlan poco y algunas funcionaes del cluster digital se hacen desde este pero otras desde la pantalla touch. No hay una especie de menú home donde podamos ver todas la funciones del sistema y si bien tenemos las palancas debajo de la pantalla para ingresar a cada función es muy rebuscado el cómo hacer los ajustes. Tardas en acostumbrarte a su lógica. Por ejemplo, contamos con Android Auto y Apple Car Play y aunque lo conectamos, nunca logramos encontrar dentro del menú del 3008 disponerlo.

12. Y ello nos obliga a reflexionar sobre la posición del producto y de la marca. Me parece que es la última frontera que deberá sobrepasar Peugeot para poder ubicarse prácticamente como un producto Premium porque si hablamos de equipamiento, materiales, ensamble y sensación de calidad, lo tiene todo. Solo pequeños detalles que hacen que la experiencia no sea del todo superior, aunque sí está muy, pero muy cercana a ello.

peugeot_3008_test_15

El masaje, el diseño, los materiales y las sensaciones de conducción son un cúmulo de elementos que nos hace de verdad amarla.

Si bien su precio la coloca en la parte alta del segmento, la carga tecnológica y de equipamiento lo justifican. Incluso en la parte de entrada del segmento Premium es muy superior en equipo, aunque no goza del valor de marca que tienen los europeos de élite.

Es una apuesta fuerte, arriesgada, que esperamos sea comprendida.

13. Atrevimiento. Agradecerle a la marca que se atrevan primero, a concebir un producto con tales soluciones de movilidad y confort y, segundo, que lo vean en el mercado mundial como una apuesta suficientemente atractiva. Que una marca como Peugeot eche mano de recursos tan visualmente atractivos y bien ejecutados, siempre será digno de reconocerse.

Escoge entre más de 240 Peugeot de entrega inmediata en soloautos

Peugeot 3008
Motor: 4 cilindros, 1.6L, 165hp y 177 lb/pie
Transmisión Automática 6 velocidades
Consumo oficial: Combinado: 17.2 km/l
Consumo en pruebas: N.D.
Cajuela: 520L
*0 a 100 km/h: 11.7s
*100 a 0 km/h: 43.1m
Versiones y precios:
Allure: 446, 900 pesos
Allure Pack: 489,900 pesos
Allure Pack HDI: 524,900 pesos
GT Line: 579,900 pesos
GT Line HDI: 614,900 pesos
*Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Vbox México