Al momento

Primer contacto: Lincoln Continental, una nueva dimensión del lujo llega a México

El nuevo Lincoln Continental carga una responsabilidad enorme, debe ser el automóvil insignia de una marca icónica, que en algún momento hizo autos de super lujo para presidentes e importantes personalidades de la industria de la música y cine. Más recientemente, la marca dejó de brillar como solía hacerlo, vendiendo productos de Ford rebautizados, pero ahora empieza el renacimiento, y el Continental es uno de los encargados de llevarlo a cabo para regresarle la gloria de los días de antaño a tan emblemática marca.

En este renacimiento, Lincoln tomo una dirección diferente a la de sus rivales y el Continental es prueba de ello, mientras que Cadillac e Infiniti decidieron perseguir a las marcas alemanas para entregar lujo deportivo Lincoln permaneció fiel a sus orígenes, entregando autos con lo que ellos llaman lujo discreto. Este tipo de lujo no depende de récords en pistas importantes o bestiales aceleraciones, es más honesto y sencillo, tratando de hacer todo fácil para el usuario, con espacio, materiales genuinos y soluciones útiles en el uso cotidiano.

lincoln_continental_02

El Continental es un sedán grande, que mide 518 centímetros de largo y 209 de ancho. Generalmente, nunca hablamos demasiado del asiento trasero de un auto, pero nuestro primer contacto fue precisamente ahí, y nos encontramos con materiales de la más alta calidad, piel auténtica ‘Bridge of Weir’ y madera en los revestimientos de las puertas. Entendimos que es un auto para que nos lleven, ya que los asientos traseros son ventilados y calefactables, con controles de clima y para el sistema de sonido desde la consola central trasera, a parte un par de entradas USB y una salida de corriente convencional.

Luego lo condujimos e inmediatamente notamos que es tan cómodo en el asiento trasero como lo es en el del conductor. Encontrar la posición de manejo adecuada es muy sencillo gracias a los ajustes de los asientos multi-contorno. En viajes largos, los asientos son perfectamente tolerables e incluso podemos ajustar la longitud del asiento para obtener el soporte justo para las piernas. Incluso podemos activar la función de masaje a través de la pantalla táctil central.

lincoln_continental_05

El manejo es excepcional, la plataforma del Continental es exclusiva de Lincoln y no comparte absolutamente nada con su antecesor, el MKS. Por su parte, ahora el motor es un 3.0 litros con doble turbocompresor con 400 caballos de fuerza, y aunque el número de potencia es alto, la aceleración es como debería de ser en un Lincoln, contundente pero serena, sin prisa. De hecho, no se siente como un motor biturbo, no encontramos esa patada tradicional al acelerar, sino que es más bien progresivo y lineal.

La transmisión es automática de 6 relaciones, y está engranada de forma óptima para la entrega de potencia del motor. A 100 kilómetros por hora en sexta marcha, el motor gira a menos de 2,000 vueltas y mantiene los sonidos del motor bajos, de forma que mantener una conversación en la cabina no requiere que levantemos el tono de voz. Pronto podría llegar una nueva unidad con 9 relaciones, más adecuada para un automóvil de lujo, pero mientras eso sucede, la unidad de 6 marchas funciona correctamente.

lincoln_continental_03

La suspensión es suave, como decíamos, el auto sabe que jamás va a ser utilizado para manejo en circuito y eso no parece molestarlo en lo más mínimo. No obstante, no brinca y absorbe las imperfecciones del camino con soberbia, manteniendo los movimientos de la carrocería bajo control. La puesta a punto es tan lujosa, que aun a muy altas velocidades, el pasajero trasero pudo reclinarse y disfrutar del camino.

Nos sorprendió la dirección, es muy rápida y da solamente dos vueltas de tope a tope. En el centro es precisa, pero conforme giramos más, en ángulo de las ruedas se multiplica para facilitar las maniobras en espacios pequeños, atributo especialmente útil en un auto de tales dimensiones. No vamos a mentir, al mando del Continental, el auto no esconde sus dimensiones, es sustancial, pero lo entendemos y hasta lo valoramos en un coche con estas pretensiones de lujo.

lincoln_continental_11

Así es como Lincoln ha reinterpretado el lujo, con una filosofía que de momento lo hace único. Logra hacer fácil todo aquello que por momentos puede parecer complicado y creemos que eso es realmente el lujo. Valoramos muy positivamente que Lincoln entregue una alternativa diferente de lujo.

Hablar de sus rivales es difícil, porque entendemos que la compra de un auto de lujo es totalmente pasional y no se estudian otras ofertas como se hace, por ejemplo, cuando se compra un auto citadino. El Continental es para clientes exigentes que busquen un auto confortable, tecnológico y de muy alta calidad.

lincoln-conti-test-02

En ese sentido, se planta en el mercado contra los tres alemanes, BMW 540i, Mercedes-Benz E400 y Audi A6, aparte de que se verá las caras con el Cadillac CTS, Infiniti Q70 y Volvo S90. Creemos que, por enfoque, este último es su rival clavado porque prioriza lo mismo que el Lincoln, lujo y sensaciones antes que el manejo deportivo, aparte de que comparte el arreglo de motor transversal delantero y tracción integral.

Lincoln Continental
Motor: V6 3.0L twin-turbo; 400hp y 400lb-pie
Transmisión Automática; 6 velocidades
Consumo observado: 9km/L
Precio 1,285,000 pesos