Al momento

Daniel Ricciardo ganó en Bakú y por estas razones es un piloto fuera de serie

El australiano del equipo Red Bull consiguió hacerse con la victoria en el revoltoso Gran Premio de Azerbaiyán. Este triunfo representa el quinto en su carrera y aunque aún no ha logrado pelear un campeonato del mundo, es un piloto diferente y admirable en muchos aspectos.

La carrera en Bakú fue complicada y confusa por los diversos accidentes en pista que ocurrieron. También hubo sorpresas, porque además de que Alonso sumó sus primeros puntos con McLaren y Stroll se subió al podio de “chiripa”, Checo Pérez no logró terminar la carrera por un choque con su coequipero, Esteban Ocon. Asimismo, la pelea Vettel Hamilton está más viva que nunca con los encontronazos que vivimos cuando el segundo Safety Car estaba rodando en pista. El australiano de Red Bull, por su parte, fue uno de los más inteligentes del pelotón al mantenerse en perfil bajo y dejar que los demás se equivocaran.

Ricciardo no sólo es fuera de serie por pertenecer al equipo Carsales, Soloautos y Autología, también es un genio para platicar con los medios de comunicación y transmitir toda esa buena vibra que desde categorías menores lo ha caracterizado. ¿Qué piloto actual toma champán de su bota cuando se sube al podio? Exacto. Ricciardo es único allá afuera.

Además de extenderle una gran felicitación de parte de todo el equipo de Carsales LTD, Motoring, Soloautos y Autología por su triunfo en Bakú, también estamos aquí para exponerles las razones por las que Daniel Ricciardo es un piloto único en la parrilla de salida de la Fórmula 1.

 

Buena vibra

El humor que se carga Ricciardo debería ser una constante en todos los pilotos de la categoría. El australiano es todo lo contrario a Kimi Raikonnen en actitud. Hace un par de años tuvimos la oportunidad de entrevistarlo y desde el primer momento, nos transmitió su excelente calidad humana y la facilidad para conservar con los medios de comunicación.

Nunca deja de sonreír

En las pistas lo conocen como el “happy face” porque siempre está sonriendo y normalmente pone buena cara a todas las actividades que tiene fuera de pista. Definitivamente es uno de los que más externa su pasión por las carreras.

Desde la bota sabe mejor

Ya se ha vuelto tradicional su festejo cuando sube al podio. El australiano se quita una bota, sirve champaña en ella y se la toma. Lo peculiar del asunto es que también invita a los entrevistadores a probar de las mieles de la victoria en sus zapatos.

Es fanático de la cultura mexicana

Ha dicho más de una vez que el GP de México es uno de sus favoritos. La temporada pasada probó comida mexicana y fue con su equipo a Xochimilco, donde cantó al ritmo del mariachi. Ricciardo ya ha externado su gusto por la cultura mexicana, de hecho hasta intenta hablar español en sus entrevistas.