Al momento

Dodge Challenger Hellcat Widebody, nunca es suficiente para SRT y nos encanta

El Hellcat hereda una nueva carrocería ensanchada directamente de su hermano mayor, el Demon. Con este tratamiento visual, que también colabora en desempeño, el “gato del infiero” parece acercarse, por lo menos en estética, al brutal coupé de 840 caballos de potencia.

Hay que ser sinceros, FCA Group nos emocionó a todos con la presentación y las características de su Demon, pero analizando el panorama para nuestro mercado, es muy difícil que alguna de las 3,300 carrocerías llegue a circular en nuestras tierras. No dudamos en que suceda, pero seguramente será en contadas unidades.

Por eso, para acortar un poco la distancia entre el Hellcat y el Demon, Dodge ha decidido dotar el Hellcat con las mismas dimensiones y terminados de carrocería que ofrece el Demon. La marca lo llama Wideboy, aunque si pensamos en un widebody real creado por Rocket Bunny, este es prácticamente un chiste. Por esta razón, nosotros preferimos dejarlo como el tratamiento ensanchado de carrocería del Demon.

2018 Dodge Challenger SRT Hellcat Widebody

Las salpicaderas son trasplantadas directamente del Demon y agregan nueve centímetros extras a los costados del coche, asimismo esta variante ensanchada vendrá con rines de 20 pulgadas con neumáticos Pirelli P Zero en 305/35 R20. Además, encontramos los faros y el divisor frontal del Demon, la tapa del cofre en aluminio y la opción de montar una transmisión manual de seis cambios o mantenerse con la automática de ocho.

Estas modificaciones prometen mejoras en el agarre lateral, en las aceleraciones y en el tiempo de frenado. Aunque el caballaje se queda en 707 HP, se mejora el tiempo de 0 a 100 km/h en una décima para terminar el crono en 3.5 segundos. Por otro lado, encontramos un nuevo sistema de dirección electrónica que se ajusta dependiendo de los modos de los programas de manejo de la bestia.