Al momento

Con ustedes el Ferrari 335 Sport Scaglietti, el coche más caro de todo el mundo

Se celebró la edición 2017 de la subasta de coches clásicos y de colección organizada en el viejo continente por la empresa Artucurial. El 335 S acaba de sobrepasar el récord de monto pagado en una subasta. Se subastó en 32 millones de euros y se acaba de volver el vehículo de cuatro ruedas más caro en el planeta.

El récord lo tenía otro Ferrari, un 250 GTO que se vendió en 2014 por una cifra final de 28.5 millones de euros. En este caso, el 335 Sport Scaglietti, que formó parte de la colección Bardinon desde 1970, finalmente superó el récord y se colocó oficialmente como el coche más caro de todo el mundo.

Como podrán imaginar, este coche es tan especial que ha sido manejo por algunos pilotos leyendas del automovilismo mundial. Trintignant, Stirling Moss, Von Trips y Mike Hawthorn son algunos de ellos.

ferrari335-autologia-3

Tradición en mil millas

El Scaglietti toma ese nombre gracias al creador de su carrocería. En sus inicios ofrecía un enorme motor, pero su nivel de potencia no era tan elevado para poder ganar competiciones italianas. Después de un tiempo, Ferrari agregó una nueva distribución para el doble árbol de levas que se incluía en cada cabeza de motor. El V12 del 290 S se convirtió en un motor más ligero y potente que finalmente fue puesta debajo del cofre del 335 S. La cilindrada de esta leyenda es de 4,000 centímetros cúbicos y también tenía 12 cilindros en configuración “V”.

La potencia final alcanzaba los 400 caballos gracias a los cuatro árboles de levas, el doble encendido y los carburadores de cuatro tiempos. Aunque se desarrolló por y para la Mille Miglia, este Ferrari debutó por primera vez en las 12 horas de Sebring, donde consiguió un sexto puesto después de ver ganar a Fangio en un Maserati 450 S.

Fue en 1957 cuando este equino se enfrentó a las 1000 Millas más famosas del planeta. Su desempeño fue excelente, pero lamentablemente, a 40 kilómetros de la meta, un neumático explotó e hizo que los pilotos, algunos aficionados y la Mille Miglia no volvieran jamás.