Al momento

Primer contacto: Jeep Renegade 2018, una propuesta diferente en un segmento muy peleado

Finalmente, después de varios meses de esperarla en nuestro mercado, FCA presentó a su nueva SUV subcompacta en pavimento mexicano, y estará a la venta a partir del próximo 2 de mayo. Nosotros ya pudimos probarla en los caminos de Baja California Sur.

Renegade echa mano de un diseño diferente en el segmento, por fuera se percibe utilitaria y las formas cuadradas de la carrocería dan la sensación de que estamos ante un vehículo más grande de lo que la Renegade en verdad es. Con apenas 4.23 metros de largo, se posiciona exactamente en la media del segmento, pero se ve como un SUV concebido desde el inicio como tal, en lugar de quedar parada como un hatchback más alto

Renegade_02

Otro punto que nos pareció peculiar es el cofre largo y con un trazo prácticamente vertical, atributo que los amantes de los SUVs valorarán, especialmente aquellos clientes ya familiarizados con otros productos de la marca.

Si el exterior se percibe robusto, una vez que nos hemos puesto al mando esta sensación se maximiza. Las reacciones a las órdenes del conductor no son inmediatas, y al volante se nota que es una de las ofertas más pesadas del segmento en el cual compite, con casi 1,400 kilogramos de peso. En general, el manejo es muy característico de un deportivo utilitario hecho y derecho.

El motor que montará en nuestro país es de 4 cilindros y 1.8 litros, entregando 130 caballos de fuerza y 138 libras-pie de par, los números son de lo más competitivo en el segmento, posicionándose por encima de Hyundai Creta y Nissan Kicks, pero por debajo de Suzuki Vitara Turbo y Ford Ecosport.

renegade_12

En marcha, el motor aspirado hace sentir el peso de la camioneta, es perfectamente capaz de rodar a velocidades promedio de entre 100 y 120 kilómetros por hora en una autopista, pero los adelantamientos a velocidades más altas le cuestan algo más de trabajo. Para esos adelantamientos la caja es fantástica, con un engranado óptimo para la forma en la que el motor entrega la potencia.

La unidad de 6 velocidades es una de las más intuitivas que hemos probado en un auto de esta categoría y parece que nos leyera la mente. Si frenamos de forma agresiva antes de entrar a una curva, esta inmediatamente hace dos o hasta tres cambios descendentes para colocarnos en el punto en donde el motor gana velocidad con mayor facilidad, preparándose para volver a acelerar en el momento en el que así se requiera.

Renegade_04

Tan buena fue nuestra experiencia con la transmisión que no tuvimos que utilizar el modo manual, que se opera moviendo la palanca de cambios a la ranura lateral, no hay paletas tras el volante y francamente, no las extrañamos. Circulando a velocidades crucero, la caja busca la marcha más larga, para mantener al motor girando en la parte baja del tacómetro y así optimizar el consumo de combustible.

En terracería, la Renegade se comporta como todo Jeep debería hacerlo, a pesar de no contar con tracción 4×4. La altura respecto al suelo es la mejor del segmento y eso se nota, pudiendo pasar por encima de piedras y vados con relativa facilidad. La calidad de marcha en terreno irregular es sobresaliente, más por el largo recorrido de los amortiguadores que por una puesta a punto excesivamente suave, cosa que se agradece. Aun así, el balanceo de la carrocería en curvas es ligeramente mayor a lo que nos hubiera gustado, pero en carreteras convencionales, cumple.

Renegade_01

Lo que nos queda a deber es la dirección, se siente poco precisa al centro y aunque va ganando peso conforme giramos el volante, no es muy rápida, obligándonos a trabajar con las manos para entrar a las curvas más cerradas. Lo que sí hace de maravilla es comunicarnos lo que ocurre entre el pavimento y las llantas, estableciendo cuales son los limites dinámicos del chasis para que no vayamos más allá.

Como ya decíamos, la Renegade que llega a México es brasileña y hubo la preocupación de que pudiera usar materiales de menor calidad que las versiones italianas. No es así, Jeep llevó al lanzamiento una versión Trailhawk hecha en Italia que también pudimos probar, y la sensación de todos los materiales es la misma, con plásticos de tacto suave en la parte alta del tablero y unos rígidos, evidentemente utilitarios y pensados para durar, en la parte baja y en las puertas.

El interior está repleto de detalles ocultos, lo que comúnmente se conoce como easter eggs, que recuerdan al mítico Jeep Willys de la década de 1940. Por ejemplo, hay un Willys escalando por la parte derecha del parabrisas, un mapa del desierto del Moab en la consola central, el logo del modelo en los portavasos, la legendaria parrilla en el bisel de la bocina delantera y un hombre Yeti en el medallón. Haciendo honor al origen italoamericano de la marca, en la parte interior de la tapa de gasolina encontramos una araña con la leyenda ciao baby.

ciao-baby

Probamos la versión Latitude, que se posiciona como la tope de la gama por 414,900 pesos y encontramos que el equipamiento en esta versión es correcto. Todas las versiones cuentan con control electrónico de estabilidad, pero la tope de gama lleva pantalla táctil de 5 pulgadas con sistema de navegación, climatizador automático de doble zona, rines de aluminio de 18 pulgadas, pantalla TFT de 7 pulgadas en el cuadro de instrumentos, volante y asientos forrados en piel, freno de mano electrónico y faros de niebla delanteros y traseros.

Es verdad, no es la más económica del segmento, pero debemos entender que la marca busca posicionarla como una oferta diferente, con algunos detalles que no se encuentran en sus rivales, apelando a una buena calidad de materiales, capacidades todoterreno, completo equipamiento en versión tope y a las sensaciones de manejo más robustas de su categoría.

Quien busque la mejor relación precio beneficio del segmento, probablemente deba echar ojo a Hyundai Creta o Suzuki Vitara, pero para quien quiera un vehículo diferente, lleno de detalles y con un manejo robusto, Renegade es una estupenda opción.

renegade_13

Jeep Renegade 2018
4 cilindros 1.8L 130 hp y 138 lb-pie
Sport $379,900
Latitude $414,900
Transmisión: Automática, 6 velocidades
Tanque de gasolina: 60 litros
Consumo mixto estimado: 13.0 km/L
Cajuela: ND