Al momento

Frente a Frente SUVs Compactas: Ford Escape vs Kia Sportage

Si alguien busca una camioneta para casa, estos dos modelos se encuentran en el top of maind de compra. Ford porque a lo largo de los años ha conseguido colocar a la Escape como una de las referencias por calidad general, equipamiento y motorizaciones. La versión tope con el motor Ecoboost es una referencia en todos estos apartados.

Kia porque ha llegado con una fuertísima estrategia de relación valor/precio poniendo valor justo en donde marca diferencia frente a la competencia.

Así es que ambas son deseadas y buscadas en el segmento, por lo que hemos decidido analizar su foco para resolver la misma necesidad.

sportagevsescape_07

Impecables

Lo primero es el diseño. Sportage apuesta a ser mucho más radical que la Escape, un tanto más conservadora a sus líneas tradicionales. Es curioso cómo a pesar de participar en el mismo segmento ofrecen caras tan diferentes.

Por dentro las cosas también son muy diferentes en términos de diseño, pero en la parte alta del segmento si hablamos de calidad de materiales y ensamble. No les duele nada a ambas.

Escape apuesta por plásticos rígidos en su mayoría pero de muy buena hechura y ensamble. No se perciben baratos. Sportage, por su parte, apuesta por una mezcla con plásticos suaves al tacto. Sin embargo, Ford prefiere un diseño interior más expresivo frente a las líneas más sobrias de Kia; además Escape todo lo corona muy bien con los gráficos que emplea en su sistema de infotenimiento que acepta Apple Car Play y Android Auto en una pantalla touch de 8 pulgadas que, hay que decirlo, a veces no es tan sencilla de tocar por la posición de la misma, como un poco sumida en el tablero. Lo que nos encanta es el SYNC 3 que se opera y se ve tal cual un Smartphone, lo que mejora la sensación de calidad y aporte tecnológico. Mejor aún, su sistema de comandos por voz es por mucho la opción que funciona con mayor efectividad en el mercado; vaya, podemos encontrar una dirección solo pidiéndolo.

Sportage es percibida menos tecnológica, aunque permite controlar Android Auto, tiene pantalla touch y los gráficos son agradables, e incluso suma recarga sin cable para equipos Samsung en la consola central.

En ambas el equipamiento es amplio. En seguridad ofrecen seis bolsas de aire (una más de rodilla para Escape), controles de tracción y estabilidad; donde destaca Kia es en sumar monitor de punto ciego y tracción integral en la versión tope. Los faros de xenón y los LED en las luces diurnas y calaveras también se incluyen en ambas, así como el freno de mano eléctrico.

El techo panorámico y el portón eléctrico —Escape puede abrirse con pasar el pie– son también un elemento importante en su equipamiento junto con asientos forrados en piel (Kia ofrece reglajes eléctricos en conductor y pasajero), así como climatizador bizona con salida de aire para las plazas traseras. Aquí Ford agrega un conector de clavija de 115 Volts mientras que Kia otro tipo encendedor y uno más para carga vía USB. El portón eléctrico se encuenta en ambas aunque Ford suma la opción de abrirlo con el pie; la cámara de reversa también se ofrece en las dos así como una alerta de tráfico posterior, aunque en Ford es mucho más efectivo, avisando con mayor anticipación que en la Kia. Por último la americana ofrece algunos ítems diferenciadores como el sistema MyKey que permite limitar velocidad o volumen de la radio para el uso, por ejemplo, de adolescentes.

sportagevsescape_03

El espacio es bueno para cinco, con un poco mejor de habitabilidad en la Escape esto gracias a unos asientos que se perciben más chicos que en la Sportage. De hecho son asientos más firmes, incluso la piel genera mejor sensación.

La cajuela, un tema sensible en el segmento, es de 971 litros para la americana vs 503 para la representante de Corea.

sportagevsescape_11

Dos focos

La mayor diferencia está en el tema mecánico. Sportage echa mano de uno de los motores normalmente aspirado más potentes del segmento, un 2.4 litros de 181 hp acoplado a una caja de seis cambios que suele ser bastante efectiva, incluso proactiva en el modo Sport.

Del otro lado, Escape hace gala de uno de los propulsores más redondos del mercado: un 2.0 litros Ecoboost de 245 caballos y 270 libras pie. Un verdadero GTI del segmento.

Mejor aún, en nuestras pruebas nos dio mejor consumo este propulsor que el de inyección directa de Kia, 9.1 km/l para Escape vs 6.8 km/l para Sportage, ambos evaluados en ciudad. Creemos que la tracción integral y los enormes rines son los grandes culpables, mientras que en la Escape uno de sus puntos buenos es que agrega sistema start&stop que seguro suma en reducir consumo.

sportagevsescape_08

Ahora bien, del otro lado, dinámicamente la Sportage si la rodamos aprisa y en caminos revirados es muy predecible y ofrece un sabor muy sport. Solo la dirección la sentimos algo sobreasistida o poco fiel, pero de lo demás sin queja alguna.

Escape, del otro lado, tiene una marcha también muy fiel, pero en el límite extrañamos lógicamente la tracción integral de su rival, aunque se percibe más ágil, con una dirección más precisa. En los dos casos contamos con paletas de cambio detrás del volante.

Y si hablamos de las versiones y precios, Ford echa mano de una oferta mucho más amplia que el modelo coreano.

Escape, al momento de la realización de esta comparativa, se ofrece en un rango de precios desde los 369,400 y hasta los 488,400 pesos. Sportage se ubica entre los 345,900 y los 466,900 pesos. Si bien es un rango de precios más bajo, la mecánica de Ford es la que hace la gran diferencia: mientras que el motor de entrada de Kia es un 2.0 litros, el de Ford es un 2.5 que corresponde a la versión tope de la Sportage. Luego llega el Ecoboost que, en la versión Trend con el motor Ecoboost es la joya del segmento, una excelente relación de precio/desempeño que, si bien renunciamos a un techo panorámico o luces diuras de LED, se mantiene mucho del equipamiento de la versión tope con el motor turbo que ha demostrado sus capacidades, que la vuelve verdaderamente una de las mejores compras del mercado.

sportagevsescape_12

Al final, suena a trillado, pero el ganador eres tú. Ambos productos son una verdadera joya. Creo que Escape no tiene el lugar que debería pues no goza de la fama de otros modelos; analizando equipamiento, motorizaciones y precio, nos llevamos una grata sorpresa que sí, puede ser un dolor de cabeza para la que goza de una de las mejores relaciones valor/precio, la Sportage y que se encuentra en este momento en boca de todos.

Ford Escape Kia Sportage
Precio: 488,400 pesos 466,900 pesos
Motor: 4 cilindros, 2.0L, 245 hp y 270 lb/pie 4 cilindros, 2.4L, 181 hp y 175 lb/pie
Caja: Automática 6 vel Automática 6 vel
Consumo oficial mixto: 12 km/l 14.8 km/l
Consumo en pruebas: 9.1 km/l 6.8 km/l
*0 a 100 km/h:
*100 a 0 km/h:
Cajuela: 971 litros 503 litros
Versiones y precios: Versiones y precios:
S: 369,400 pesos 2.0 LX: 345,900 pesos
S Plus: 398,400 pesos 2.0 EX: 385,900 pesos
Trend Advance 2.5L: 418,400 pesos 2.0 EX Pack: 415,900 pesos
Trend Advance Ecoboost: 443,400 pesos 2.4 SXL: 445,900 pesos
Titanium 2.5L: 463,400 pesos 2.4 SXL AWD: 466,900 pesos
Titanium Ecoboost: 488,400 pesos
*Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Race Tools México