Al momento

A prueba: Renault Captur y lo analizamos frente a la competencia más vendida, Chevrolet Trax, Honda HR-V y Nissan Kicks

Renault vuelve a dar un golpe certero en uno de los segmentos más fuertes del mercado con Capture. Concebida sobre la base estructural del Duster, la marca echa mano de una fórmula probada a la que le adereza un diseño superactual y toma los recursos necesarios para mejorar aquellos puntos donde Duster podría verse flaca ante la competencia.

Lo cierto es que la competencia ha mejorado (y mucho), la oferta del segmento, con opciones muy completas en manejo, mecánicas y equipamiento, y la nueva Capture en el resumen final se apega demasiado a la fórmula inicial de Duster que puede no ser suficiente.

renault_captur_test_11

Buen arranque

Visualmente sigue las líneas de la marca a nivel global, es innegablemente francesa lo que le da coherencia a la gama, cosa que no sucedía del todo con la Duster de la filial rumana Dacia. De hecho, es prácticamente igual a la europea que se basa en el Clio, solo que ésta es un poco más grande en su distancia entre ejes y más alta.

Para el segmento en el que participa, se percibe claramente más como un crossover que como un pequeño SUV, lo cual le desmarca claramente y le beneficia. Echa mano de soluciones como el techo bicolor, rines de grandes dimensiones (17 pulgadas) y luces diurnas de LED para apuntalarla, aunque en el tema de contenido, calidad de materiales y manejo se mantiene muy cercana a la Duster.

Echale un ojo al análisis del segmento, con todos los rivales que hay para comprar

El gran valor de aquella era el espacio interior y esa imagen de SUV a un precio considerablemente menor que una camioneta de mayores dimensiones e incluso era la más accesible frente a sus rivales directos. Esto no sucede con Captur. El rango de precios está clavado en el segmento, pero ofrece soluciones veteranas para lo que existe actualmente en los SUVs subcompactos del mercado, además de una percepción general más cercana a la Duster que a la de un crossover o SUV actual.

Cuesta casi 50 mil pesos más que la versión de entrada de Duster y hay modelos más accesibles como la Chevrolet Trax, Hyundai Creta, Kia Soul o Suzuki Vitara. Digamos que el primer punto de diferencia que ofrecía Duster ya no lo tenemos con Captur.

La versión tope se va en la parte alta, con un equipamiento solo suficiente con luces de halógeno con modo de cornering de iluminación en curva, rines de 17 pulgadas, pantalla de 7” táctil con navegador y algunas funciones como computadora de viaje, cámara de reversa, climatizador de doble zona y sensores de lluvia.

renault_captur_test_34

Por dentro, hay mejora en materiales en paneles de las puertas y consola, junto con un diseño mucho más actual. También se perciben materiales mejor ensamblados a pesar de su origen brasileño. Los asientos forrados en piel sintética son excelentes en manufactura y sensación, aunque hay detalles que debería mejorarse, como el descansabrazos para el conductor: caído, poco firme; estorba más que ayudar.

Aunque la posición de manejo es alta, no es fácil de encontrar pues el volante extrañamente solo tiene reglaje en altura y carece de profundidad. Eso limita considerablemente el acomodarse rápido y cómodamente; una solución que ya no va con el segmento.

Retoma el concepto de la tarjeta que popularizara el Mégane de segunda generación como llave pero a mejorado las fallas: ahora siempre la detecta y abre o cierra a la primera presión del control, por lo menos en nuestro modelo de pruebas.

Del mismo modo hay otros puntos raros de acomodo de algunos ítems, como el control de velocidad de crucero escondido debajo de la consola central, aunque el resto de los controles van sobre el volante.

La pantalla central también es mucho más pequeña que el espacio destinado para el sistema de infotenimiento, imaginamos que en el diseño original del modelo europeo es un sistema de mayores dimensiones. Se percibe colocada como aftermarket.

Acertadamente la marca le dota de un buen nivel de equipamiento de seguridad con cuatro bolsas de aire desde la versión de entrada y frenos ABS, así como anclaje Latch para autoasientos infantiles y testigo de cinturones de seguridad puestos. Amaríamos que tuviera ESP pero el segmento es todavía laxo en ese sentido.

renault_captur_test_02

Suficiente

Dinámicamente estamos ante un Duster, con sus pros y contras. Lo que más llama la atención es la dirección, imprecisa, pesada, como se requiere en países sin los mejores pavimentos; a favor para nuestras calles, en contra para un manejo más vivo. El motor tiene buenos números con un 2.0 litros de 133 caballos que le coloca como una de las opciones más potentes del segmento, aunque en la práctica, para la versión tope que tuvimos, se echa mano de una veterana caja automática de cuatro de cambios que dispara consumos (7.1 km/l en ciudad) y no exprime como se debe al propulsor.

En una zona de curvas la carrocería rola considerablemente y con una dirección poco precisa, resta confianza. Además, el eje posterior tarda en reaccionar lo que incrementa nuestras dudas, aunque el rin de 17 pulgadas le permite rodar mejor plantada de lo que imaginamos. Los frenos también son mejorables en su resistencia a la fatiga. Obtuvimos 42.3 m de 0 a 100 km/h.

renault_captur_test_06

 

Pero todo ello tiene una razón: es un bastidor más bien sólido, que puede rodar sobre los caminos en peores condiciones sin que ello nos duela o moleste. Su foco es claro: sobrevivir a nuestras calles y eso lo hace como la mejor del segmento. Topes, baches, banquetazos, todo lo superará con efectividad y no habrá quejas.

Así es que Renault ofrece un producto que mejora considerablemente frente al auto que precede en términos de diseño y equipamiento, que la vuelve atractiva a quienes tuvieron una Duster o pensaban en acceder al segmento de los SUVs subcompactos de la mano de la marca francesa. Aunque se queda corta frente a rivales más capaces en términos de manejo, no desmerece la oferta del todo, pues insistimos en un diseño muy atractivo y un equipamiento que cumple.

Renault Captur Iconic Automática
Motor: 4 cilindros, 2.0L, 133hp y 258 lb/ìe
Transmisión Automática, 4 velocidades
Consumo oficial: Ciudad 15.3 km/l
Consumo en pruebas: Ciudad 7.1 km/l
Cajuela: 437L
*0 a 100 km/h: 16.1 s
*100 a 0 km/h: 42.3 m
Versiones y precios:
Intense: 299,900 pesos
Intense Aut: 319,900 pesos
Iconic Aut: 354,900 pesos
*Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Vbox México

Sus rivales top de ventas

Como mencionamos, el segmento es potente con opciones muy variadas de diversas marcas. El top de ventas incluye, en estricto orden alfabético, al Chevrolet Trax, Honda HR-V y Nissan Kicks. Cercana la Hyundai Creta que ha sido una revelación para el segmento más otros modelos que puedes leer en este análisis del segmento

Echale un ojo al análisis del segmento, con todos los rivales que hay para comprar

 

chevrolet_trax_2017_01

Chevrolet Trax

Es la más vendida, casi 12 mil unidades anuales le respaldan. Es de los primeros en ofrecerse en este segmento y la gente lo ha valorado bastante. Está recientemente renovada, con una imagen más actual y con equipamiento como luces diurnas, conectividad de infotenimiento con Apple Car Play y Android Auto, además del sistema OnStar de asistencia en el camino. En términos generales es una compra buena, en el promedio del segmento.

Rango de precios: $292,900-$379,100

Motor: L4 1.8L; 140hp

Consumo mixto estimado: 15.6km/L

Aquí puedes leer la prueba completa del Chevrolet Trax

Honda HR-V

Su imagen es de las más atractivas del mercado. Se ha ganado un lugar gracias a la efectividad de su bastidor y tren motor (basado en el Fit), que le hacen ser uno de los que mejor se conducen del segmento; a ello le sumamos un nivel de equipamiento suficiente desde la versión de entrada, con un rango de precios cuidado para lo que ofrece el mercado.

Rango de precios: $301,900-$347,900

Motor: L4 1.8L; 141hp

Consumo mixto estimado: 16.1km/L

Checa en este link la prueba que hicimos del Honda HR-V y una comparativa vs Suzuki Vitara

Nissan_Kicks_Test_04

Nissan Kicks

Uno de los más nuevos del segmento al que le ha costado trabajo arrancar sus ventas, pues ofrece un rango de precios algo alto para lo que se ofrece en el mercado aunque, por el otro lado, es de los mejores equipados en las versiones tope con la falta de un sistema de infotenimiento más efectivo que el Nissan Connect. Es uno de los mejor pensados y que más propone en términos de diseño.

Rango de precios: $284,900-$358,700

Motor: L4 1.6L; 118hp

Consumo mixto estimado: 14.4km/L

Aquí te ofrecemos la prueba completa que hicimos del Nissan Kicks y una comparativa vs Hyundai Creta