Al momento

A prueba: Mazda CX-5 2018, los campeones no descansan jamás

En el mundo del deporte se dice constantemente que los campeones no descansan jamás, después de alcanzar una de sus metas, saben que pronto llegará el siguiente gran reto y que deben seguir poniéndose a punto para romper récords e impresionar al mundo con su desempeño. Esta filosofía es igual de válida en el mundo de la industria automotriz, especialmente en un segmento que se encuentra encendido a rojo vivo, con mejores y más capaces competidores cada año y una base de compradores potenciales cada vez mayor. Para mediados de la década entrante, es tan posible, como lógico, que este sea el segmento de mayores ventas en el mundo, superando a los sedanes medianos en Norteamérica y a los hatchbacks compactos en Europa.

mazda_cx5_2018_10

La oferta de SUVs compactos en México es variada, con productos que miden entre los 4.4 y 4.7 metros de longitud. Mazda CX-5 es ligeramente más grande que su antecesora, y con 4.55 metros se ubica exactamente en la media del segmento en donde participa.

Los cambios respecto a la anterior generación son notables, palpables, y, a pesar de que aquella camioneta seguía siendo una de las tres mejores de su categoría, Mazda parece tener muy claro lo que afirmábamos anteriormente, que los campeones no descansan; por eso lanza una camioneta totalmente renovada, más refinada y divertida que nunca, que nos transmite sensaciones dignas de un auto Premium.

El exterior es atractivo sin caer en lo extravagante, representa la evolución del diseño Kodo que se estrenó con la primera generación marcando una tendencia dentro de los estudios de diseño de la firma, para luego expandirse al resto de los productos. Esta reinterpretación busca la belleza a través de la pureza y la concepción de las líneas es, según nos comenta la armadora, artesanal. Debemos admitir que durante los días que la tuvimos a prueba en la Ciudad de México, más de uno giró la cabeza mientras pasábamos y otros inclusive se acercaron a nosotros para preguntar si era la nueva CX-5 o qué auto era.

mazda_cx5_2018_06

Los materiales en el interior nos sorprendieron positivamente porque, sin importar en donde pusiéramos las manos, todo lo que se puede tocar o sentir es de muy alta calidad; desde las molduras en el tablero hasta los mandos del sistema de info-entretenimiento, la palanca de cambios y el volante, es una sensación muy similar a la que tuvimos con su hermana mayor, la CX-9, y con este rediseño esas sensaciones y el tacto de los plásticos, pieles y metales la coloca un paso por delante de sus rivales.

Sabemos que los ingenieros de desarrollo de Mazda son obsesivos con el manejo y sensaciones, por eso, esta camioneta lleva una versión modificada del motor SkyActiv con inyección directa de 2.5 litros, con pistones optimizados para una mejor lubricación en la cámara de combustión y la capacidad de alcanzar más altas revoluciones con mayor suavidad. Eso sin contar los pequeños -pero muy útiles- esfuerzos en diversas áreas para reducir los ruidos provenientes del exterior, se modificó el piso del chasis, los limpiaparabrisas ahora se esconden bajo el cofre y el alfombrado es acústico en el compartimento de carga. Antes de pasar a las sensaciones de manejo, les adelantamos que todos esos esfuerzos se notan tras el volante y se agradecen enormemente.

mazda_cx5_2018_19

Al mando: la SUV que soñaba con ser un MX-5

Desde su presentación en el pasado Salón de Los Ángeles sabíamos que, dinámicamente, se había trabajado específicamente en cuatro áreas y esas eran: conseguir un mayor refinamiento y sensación de linealidad al acelerar, mejorar la calidad de marcha, reducir las vibraciones provenientes del compartimento del motor y mantener la precisión y rapidez de la dirección. Tras nuestro tiempo al volante, creemos que todos estos objetivos se alcanzaron con una nota alta.

mazda_cx5_2018_09

La cámara de combustión y los pistones fueron optimizados para lograr que el motor suba de vueltas con mayor suavidad y rapidez tras un cambio descendente. En ciudad percibimos que la reacción del acelerador es casi inmediata, sumando a la sensación de conexión entre hombre y máquina que tanto busca Mazda en sus desarrollos. La dirección es precisa y muy rápida, con el modo Sport activado esta gana peso, pero no de forma dramática. La sentimos orgánica, directa y comunicativa, a diferencia de algunos de sus rivales en donde la asistencia eléctrica se hace muy presente, cosa que no ocurre en la CX-5.

La puesta a punto de la suspensión nos parece la ideal porque filtra las imperfecciones del camino entregando una marcha cómoda aún en caminos accidentados como los que abundan en la Ciudad de México; los amortiguadores fueron retrabajados para lograr una menor fricción y una marcha indulgente, pero no flota, siempre da una sensación de estabilidad y seguridad aún a velocidades altas. Es una de las más firmes del segmento, pero jamás llega a ser incómoda.

mazda_cx5_2018_03

La nueva generación de la CX-5 es el tercer auto de la gama en incorporar el inteligente sistema G-Vectoring Control, tras el Mazda3 y Mazda6 2017. La intención de este sistema es incrementar el agarre en las ruedas delanteras a través de una redistribución del torque en la entrada a una curva y debemos decir que su funcionamiento es menos notorio en este vehículo que en los dos sedanes de la marca. Si entendemos que desde el principio Mazda buscaba esconderlo para brindar mejores sensaciones sin que la conducción se sintiera artificial o antinatural, podemos afirmar que esto es un éxito más en el desarrollo y puesta a punto de la CX-5.

Finalmente hablaremos de la transmisión, todas las versiones a la venta en México usan una caja automática de 6 marchas con modo manual, los cambios son rápidos y la mecatrónica de la transmisión tiene siempre elegida la marcha más adecuada para el tipo de manejo que estemos dándole. Una peculiaridad es que no busca inmediatamente la relación más larga para favorecer los consumos, sino que se ubica en un punto medio para que, si el conductor necesita ganar velocidad rápidamente, baste con un solo cambio hacia abajo para obtener la potencia necesaria para maniobras de adelantamiento o rebases.

Los campeones no descansan jamás porque de hacerlo, dejarían de ser campeones. Mazda CX-5 llega al segmento reinventada, con las mejores sensaciones de manejo por cada peso pagado.

mazda_cx5_2018_18

Precios y versiones

Nosotros probamos la versión tope de la gama de CX-5, denominada s Grand Touring. Es la única que monta el motor de 2.5 litros, dejando para las versiones i al motor de 2.0 litros y 153 caballos de fuerza. El equipamiento es completo, encontramos pantalla táctil de 7 pulgadas con Mazda Connect, climatizador electrónico de doble zona, superficies forradas con piel, control crucero, computadora de viaje, asientos eléctricos, quemacocos, iluminación LED y rines de 19 pulgadas, entre otros detalles.

Si buscas un altísimo nivel de equipamiento, pero no necesitas de la potencia de motor 2.5 litros, creemos que la versión i Grand Touring es una excelente opción, con el mismo equipamiento que la versión que probamos y un motor que pierde potencia, pero gana en consumos.

mazda_cx5_2018_02

Finalmente, encontramos que la versión i Sport es solamente 20,000 pesos más costosa que la variante i de entrada, pero suma encendido por botón, modo Sport y el sistema Mazda Connect. A nuestro juicio, son las versiones i Sport, i Grand Touring y s Grand Touring las que cuentan con una mejor relación valor precio dentro de la gama de la renovada CX-5. Tratándose de un coche familiar, todas las versiones están equipadas con control electrónico de estabilidad, frenos de disco con ABS en las cuatro ruedas y 6 bolsas de aire -frontales (2), laterales lumbares (2) y de tipo cortina (2)-.

Mazda CX-5 2018
Motores: L4 2.0L; 153hp y 148lb-pie
L4 2.5L; 188hp y 185lb-pie
Transmisión Automática; 6 velocidades
Consumo mixto: 15.0|15.4km/L
Observado en prueba: 12.3km/L
Volúmen en cajuela: 875L
Versiones y precios:
i: $379,900
i Sport: $399,900
i Grand Touring: $449,900
s Grand Touring: $469,900
Unidad a prueba
Mazda CX-5 2018 s Grand Touring 2.5L TA: $469,900

Sus rivales en territorio mexicano…

Como ya dijimos, el segmento en donde compite la CX-5 es amplio y muy variado. Existen ofertas capaces de acomodar a 7 pasajeros y otras con un foco más deportivo que familiar. Creemos que la CX-5 se ubica en el espectro más deportivo, aunque no por eso abandona la versatilidad y el espacio. Consideramos que estas son sus principales rivales por manejo, diseño y sensaciones.

ford_escape_2

Ford Escape

Se renovó hace un par de meses y ahora vendrá directamente desde Europa, con una puesta a punto más agresiva y de muy buenas sensaciones. La gran ventaja que tiene Escape en su segmento es que es la única que ofrece un motor turbocargado de más de 240 caballos de fuerza, es la atleta de este segmento.

También destaca por tener muy buenos modales a altas velocidades como se espera de un vehículo de desarrollo europeo, materiales de primer nivel y el sistema Sync 3 de Ford, que incorpora interfaz para teléfonos inteligentes.

honda_crv_2017_test_04

Honda CR-V

Para 2017 recibimos a la CR-V de nueva generación que ahora se monta en la plataforma del más reciente Civic y comparte el novísimo motor turbocargado de 1.5 litros con 188 caballos de fuerza. La calidad de los acabados es comparable con la de la nueva CX-5 y el sistema de entretenimiento con Android Auto y Apple CarPlay nos ha parecido uno de los más intuitivos de la industria.

Checa la prueba que hicimos a la nueva CR-V

Es una de las más flexibles y versátiles, con más de 1,000 litros de capacidad en cajuela y alrededor de un metro de espacio para las piernas en el asiento trasero. Quizá pueda ser considerada la más cercana a CX-5 por sensaciones generales y dinámicas de manejo, aunque creemos que, en este último aspecto, CX-5 sigue estando un paso por delante.

SEAT Ateca

Es la más pequeña del segmento con diferencia, ubicándose por debajo de los 4.4 metros de longitud. Si en algo se asemeja a CX-5 es en las sensaciones de manejo, pues sin contar con los motores más potentes ofrece sensaciones satisfactorias.

Revisa nuestra primer contacto con Seat Ateca

La gama es más sencilla, son solo dos versiones con el motor TSI de 1.4 litros y 150 caballos que conocemos del León y la estupenda caja DSG de doble embrague y 7 marchas. CX-5 lleva la ventaja en cuanto a versatilidad se refiere, pero Ateca es más accesible ya que la variante Excellence con un muy alto nivel de equipamiento se ofrece por menos de 450,000 pesos.

Rivales CX-5 Ford Escape Honda CR-V SEAT Ateca
Motores: L4 2.5L; 168hp L4 2.4L; 184hp L4 1.4T; 150hp
L4 2.0T; 240hp L4 1.5T; 188hp
Volumen en cajuela: 962 litros 1,110 litros 510 litros
Rango de precios: $369,400-$488,800 $389,900-$489,900 $386,900-$444,900