Al momento

Primer vistazo: Jeep Compass Longitude 4×4 turbodiésel, llegará a México muy pronto

Durante el lanzamiento oficial de la nueva Compass en tierras cariocas, nuestros colegas de WebMotors tuvieron oportunidad de ponerle las manos encima al que será el lanzamiento más importante para la firma estadounidense en 2017. Primero que nada, debemos entender que Compass competirá en un segmento en el que Jeep estaba prácticamente ausente ya que el Cherokee que tenemos a la venta en México es un auto de mayor tamaño y precios más altos que compite frontalmente con Ford Edge y Hyundai Santa Fe. Con el paso de los años, el Compass actual ya no resultaba competitivo en un segmento de alto volumen de ventas en el que participan nada más y nada menos que campeones de ventas como Nissan X-Trail, Honda CR-V y Kia Sportage, por nombrar algunas.

El nuevo Compass será un modelo global, ya ha comenzado su producción en Brasil y hacia finales del año en curso también lo hará en la planta de FIAT-Chrysler en Toluca, Estado de México. Compass es tan importante para la marca que su existencia fue un secreto hasta el día en el que se presentó y no hubo filtración de datos o de imágenes. En verdad se trata del futuro de Jeep a nivel mundial, compitiendo en el segmento de las SUVs Compactos, el de mayor crecimiento en México y Estados Unidos y con un despegue importante en el viejo continente en los últimos años deberá elevar las ventas de Jeep en todo el mundo.

compass2017_05

Para el mercado brasileño se ofrecerán dos motores, ambos de 2.0 litros de desplazamiento, pero alimentados por diésel o gasolina. A nuestro país hará su arribo con bloques Tigershark de 2.4 litros e inyección directa con potencias que oscilan los 180hp.

En este caso, la camioneta en cuestión monta el propulsor turbodiésel con 168hp y 258lb-ft de par motor que francamente no creemos que venga, pero nos deja un buen sabor de boca y nos da un adelanto de la puesta a punto del chasis. Sabíamos que FCA había afinado el motor para alcanzar niveles de refinamiento superiores, pero en la prueba se hizo evidente porque los sonidos típicos de un motor diésel se vuelven inexistentes debajo de las 1,000 vueltas, cosa que suma a la sensación de refinamiento y sofisticación de todo el vehículo.

compass2017_03

Con 9 diferentes relaciones para escoger, la mecatrónica de la transmisión puede sentirse indecisa en ocasiones sobre qué marcha debe elegir y apenas soltamos el acelerador comienza a buscar los desarrollos más largos para favorecer los consumos. Los cambios llegan de manera suave y las paletas de cambio tras el volante suman para una experiencia de manejo más divertida. Será interesante ver si esta caja llega a México con la misma programación que busca los desarrollos más largos, entendiendo que probablemente aquí no veamos a la mecánica turbodiésel y que el Tigershark que sí llegará será más potente, pero tendrá considerablemente menos torque.

Llama la atención que los sistemas de estabilidad y tracción se hacen presentes con la más mínima provocación, podríamos llamarlos ‘metiches’ pero se entiende y valora en una camioneta familiar, que busca la mayor seguridad para sus ocupantes. La dirección se percibe demasiado suave, esto se agradece para maniobrar en espacios pequeños, pero puede volverse en contra a velocidades altas en autopistas.

compass2017_02

En la cabina, el Compass se aprecia como un auto de calidad, con buenos materiales y ensambles sólidos, es como su hermana menor, la Renegade también llegará a México pronto, pero llevado a un nivel aún más alto de refinamiento. Los asientos forrados en piel dan una sensación de lujo similar a lo que presenta su hermana mayor, la Grand Cherokee, y junto al quemacocos deberán ofrecerse de serie en las versiones de gama alta cuando la nueva Compass haga su arribo oficial a tierras aztecas.

El equipamiento es completo, pudiendo incorporar arranque y acceso sin llave, asientos eléctricos para el conductor, climatizador de doble zona, control crucero, mandos al volante, centro de información para el conductor, rines de aluminio de hasta 18 pulgadas, vidrios y espejos eléctricos y cámara de visión trasera con sensores acústicos. Adicionalmente equipará todo el kit de seguridad que, aunque en el mercado brasileño es opcional, en México deberá ser de serie para todas las versiones para competir en un segmento en donde todas sus rivales lo ofrecen, con múltiples anclajes ISOFIX y hasta 7 bolsas de aire incluidas dos frontales, dos laterales lumbares, dos de tipo cortina y una más de rodilla para conductor. La pantalla táctil de 8.4 pulgadas incorpora sistema de navegación, aunque pasa de interfaces como Android Auto o Apple CarPlay.

compass2017_04

En conclusión, la nueva Compass hace que olvidemos todo lo que sabemos de la actual generación, merece llevar el logo de Jeep con orgullo gracias a materiales adecuados, mecánicas competentes y el espacio que los clientes de este tipo de automóviles buscan. Está bien equipada y tras el volante las sensaciones son muy positivas. Solamente queda conocer los precios y las versiones con las que llegará a nuestro país. Quédate al pendiente porque tendremos la información más completa sobre su llegada al mercado nacional en el transcurso de las próximas semanas.