Al momento

Autología Tips: 5 consejos que te damos para que aproveches al máximo los beneficios de tu auto turbocargado y garantices su durabilidad

Los motores turbocargados han comenzado a adquirir popularidad en nuestro país, usados en Europa desde hace más de una década, entonces en México estaban reservados para autos de alto desempeño, sin embargo, recientemente se han popularizado en automóviles compactos y medianos porque igualan el desempeño de bloques más grandes, pero mejoran el consumo de combustible.

VW-TSI

Ford, Chevrolet, Honda, Mazda, Volkswagen, Nissan, FIAT y SEAT solo por nombrar algunas, prácticamente todas las marcas ofrecen este tipo de mecánicas que requieren de ciertos cuidados especiales, creemos que es importante contarte sobre esas cosas que debes tener cuenta para alargar la vida del motor y encontrar lo mejor de los consumos que prometen durante más tiempo.

Usa gasolina Premium

Los motores turbocargados manejan relaciones de compresión muy altas por lo que es necesario usar gasolina de alto octanaje y en este caso, en México la más adecuada es la Premium o como se le conoce también, la ‘roja’. Si no usas este combustible puedes experimentar golpeteo en el motor, aparte de que los consumos serán considerablemente inferiores. Entendemos que el precio de este carburante es más alto, pero al largo plazo, valdrá la pena porque ahorrarás dinero en potenciales reparaciones que no son lo que se dice económicas.

Deja que el motor se enfríe antes de apagarlo

Después de un recorrido largo usando el rango alto de revoluciones del motor el aceite que lubrica la turbina se calienta y si apagamos el motor de forma repentina este puede secarse y quedarse pegado en las paredes del compresor, adicionalmente, el metal del cual está hecho el turbocargador se expande con el calor (como dictan las leyes básicas de la termodinámica) y si lo enfriamos de forma repentina podría no volver a su forma original quedando deforme. Después de un trayecto en autopista, deja que el enfriamiento sea progresivo, antes de llegar a tu destino no revoluciones el motor para que comiencen a perder calor los componentes y antes de apagar el motor déjalo prendido unos 5 minutos en ralentí para que, como te dijimos, se enfríe progresivamente y no inmediatamente.

Turbocargador

Fuente: internet

Para obtener los mejores consumos, deja que el motor funcione abajo del rango donde empuja el turbo

Pongamos un ejemplo, en un motor de 1.2L turbo como el que monta el Volkswagen Polo, se consigue un desempeño de un bloque de 1.6L de cilindrada cuando el compresor comienza a generar presión, pero entonces también se consiguen los consumos de un bloque 1.6L, o sea, mayores. Para conseguir los mejores consumos no lo revoluciones pasadas las 3,000rpm ya que es entonces cuando el turbocargador genera presión y se entregan también los consumos de un motor mayor.

Al encender el auto en frío, espera un par de minutos antes de emprender marcha

Sabemos que en motores atmosféricos esto ya no es recomendable porque solo se gasta gasolina, sin embargo, en motores turboasistidos es recomendable que, si no has usado el coche en unos días o lo vas a arrancar en una de esas gélidas mañanas de invierno, dejes que el aceite entre en temperatura para lubricar la turbina y evitar dañarla.

nivel-aceite

Fuente: internet

Verifica el nivel de aceite constantemente

Los motores turbinados son complejos, por lo tanto, pueden consumir aceite y es normal, no obstante, si no verificas los niveles de aceite al menos una vez al mes cuando el motor se encuentre frío corres el riesgo de usar el auto con un nivel bajo de lubricante, lo cual puede dañar la máquina e incluso desvielarla (se genera un calor tal por la fricción que se funden las vielas) y las reparaciones no son lo que se puede decir económicas.