Al momento

McLaren volverá a desarrollar sus motores junto a BMW

La automotriz fundada por Bruce McLaren anunció un acuerdo comercial con la marca alemana BMW para la construcción y asistencia de sus próximos motores. La dupla regresa al juego después de haber producido en conjunto al propulsor V12 del mítico McLaren F1 en la década de los 90s.

La renovación de los productos más longevos de la gama McLaren está cerca de llevarse a cabo. El sucesor del P1 está todavía lejano, pero el relevo del 650S ya se está cocinando en Woking. Los venideros superdeportivos de la marca tendrán un nuevo tratamiento en el apartado mecánico, es justo por eso que se busca el acuerdo de plantas propulsoras con BMW.

En la creación de las nuevas plantas de poder también colaborarán las firmas Grainger y Worral, fabricantes especializados en metales y aleaciones que también surten a Aston Martin. Asimismo, suenan nombres como Lentus Composites, que se encargará de dotar a los nuevos motores de componentes extremadamente ligeros.

La firma británica promete que todo el desarrollo futuro derivará en una nueva tecnología de combustión interna que, planea reducir emisiones y al mismo tiempo, ganar caballos de fuerza y par motor. Sobre las nuevas tecnologías a incorporarse no hay mucha más información.

Por último, la estrategia de McLaren pretende lanzar 15 nuevos modelos en los siguientes cinco años bajo el proyecto denominado Track22. Seguirán existiendo trenes motrices híbridos y probablemente la configuración seguirá los cimientos del 3.8 V8 que actualmente se vende en absolutamente todos los modelos de la marca. Aún falta mucho para vivir las evoluciones de la británica, aunque el primer objetivo estará completado en Ginebra 2017, donde veremos al sucesor del 650S.