Al momento

Salón de Detroit 2017: Toyota Camry 2018, el referente del segmento se reinventa sin olvidar sus raíces

El nuevo Camry fue uno de los lanzamientos más anticipados y esperados en el Salón de Detroit de este año, el sedán mediano de Toyota es el auto de pasajeros más vendido en los Estados Unidos, habiendo colocado cerca de 400,000 unidades durante todo el 2016 solamente en aquel país.

La octava generación del Camry es, como lo había prometido Toyota, un automóvil más emocional y con más carácter en su diseño, tanto interior como exterior. Las dimensiones exteriores han ganado 2 centímetros de longitud y 5 entre ejes, factor que favorece las proporciones del auto y la presencia en el pavimento. El interior es más amplio ya que además del incremento en proporciones, el volante puede ajustarse telescópicamente hacia dentro del tablero para que el conductor se siente más cerca del mismo y deje a los pasajeros traseros con un mayor espacio para piernas.

El nuevo Camry tiene diferentes personalidades con dos versiones, las versiones XLE están enfocadas a un mercado que valora el aspecto elegante y sobrio mientras que las versiones XSE son más extrovertidas y van en busca de clientes más jóvenes con un aspecto claramente deportivo. Un claro ejemplo del foco que tiene esta versión XSE es el interior en piel color rojo y el exterior con pintura en dos tonos. Valoramos positivamente la propuesta, hay dos opciones para preferencias distintas.

img_1908

En un sedán que busca tener un aspecto deportivo, el manejo es vital porque respalda las pretensiones, el nuevo auto utiliza una suspensión de doble horquilla que le permite entregar un manejo más seguro y estable aun altas velocidades con un impacto mínimo en la calidad de marcha que, según declara Toyota, será soberbia, cómoda en caminos irregulares y bien plantada a velocidades altas.

Las sensaciones y dinámicas de manejo fueron una de las prioridades en el desarrollo del nuevo automóvil. El Camry usa el nuevo chasis TNGA que ya estrenó el Toyota Prius hace unos meses y que destaca precisamente por eso, hizo maravillas por el manejo en el Prius e imaginamos que lo mismo ocurrirá con el nuevo Camry.

Tendrá tres motores bajo el cofre, todos ellos de nuevo desarrollo, las versiones de entrada se saltan la moda de los bloques turbocargados de bajo desplazamiento, continúa un motor de 2.5 litros y 4 cilindros, pero, en este caso, la relación de compresión es más alta y echa mano de un sistema de inyección directa de combustible para optimizar los consumos sin perder desempeño.

Algo similar ocurre con las versiones tope de la gama, no hay turbocargador, en su lugar, encontramos un bloque de 6 cilindros y 3.5 litros con inyección directa de combustible. Creemos que mantener los motores es una estrategia inteligente de Toyota porque estamos seguros que los clientes valoran positivamente ese aspecto y los consumos no se ven afectados, serán competitivos en el segmento con los motores más pequeños, diremos que es una relación ganar-ganar.

La tercera opción, que no esperamos en México de inicio es un híbrido con motor de 4 cilindros. Promete consumos cercanos a los del Prius en un auto de mayores dimensiones. Todos los bloques de gasolina van acoplados con una transmisión automática de 8 escalones de nuevo desarrollo que coopera con los motores para entregar consumos competitivos mientras que el híbrido usa una unidad con variador continuo.

También debuta con el nuevo Camry una cabina enfocada al conductor, con tecnologías amigables e intuitivas, la pantalla en el cuadro de instrumentos es de 7 pulgadas que se suma a otra de 10 con head-up display y controles en la consola para el climatizador automático. El sistema de sonido está firmado por JBL y el punto de conexión Wi-Fi es opcional. Destaca que todos los Camry que se produzcan, sin importar el acabado, cuentan con Toyota Sensing, que incluye detector de peatones, mitigación de colisión frontal, alerta de cambio involuntario de carril, control crucero adaptativo y luces altas automáticas.

El nuevo Toyota Camry 2018 estará a la venta en México durante el segundo semestre de 2017 para competir con otros sedanes medianos, principalmente aquellos que aún equipan bloques de 2.5 litros en versiones de entrada y de 6 cilindros en las versiones tope. Volkswagen Passat, Honda Accord y Nissan Altima entre ellos. Los precios y versiones serán develados durante la presentación en tierras aztecas pero esperamos que puedan empezar sobre los 370,000 pesos y hasta los 510,000 para las versiones XSE V6.